Archivo de la categoría: Cine

Muere Bud Spencer a los 86 años

El actor italiano, cuyo verdadero nombre era Carlo Pedersoli, participó en tres Juegos Olímpicos antes de triunfar en la pantalla junto a Terence Hill

(El actor italiano Mario Girotti, más conocido como Terence Hill, manifestó estar “conmocionado” tras el deceso de Bud Spencer, su compañero de aventuras cinematográficas a quien calificó también como su “mejor amigo”.
“He perdido a mi mejor amigo, me ha impactado”, dijo Terence Hill en declaraciones publicadas por el Corriere della Sera, luego de enterarse de la muerte de Bud Spencer, quien falleció este lunes a los 86 años.
Terence Hill y Bud Spencer compartieron créditos actorales en infinidad de películas, la primera de las cuales fue “Tú perdonas… yo no” donde personificaron a los vaqueros Cat Stevens y Hutch Bessy, respectivamente, que se veían envueltos en cómicas situaciones.)

Medía casi dos metros, pesaba más de 140 kilos y a la mínima sonreía –lo cual escondía aún más sus ojos achinados- y soltaba un rotundo: “Nunca fui actor”. Y efectivamente, cualquier crítico exquisito asegurará que Carlo Pedersoli nunca tuvo talento para pasear por los caminos interpretativos. Pero daba igual: adonde no llegaba su talento alcanzaba su presencia; y él nunca paseó por el cine, sino que conquistó la pantalla a puñetazos. Pedersoli, para los adolescentes de los setenta y ochenta, era un mito, aunque no por ese nombre sino por su seudónimo interpretativo: Bud Spencer. La tarde del 27 de junio, a las 18.15, Pedersoli ha muerto en Roma a los 86 años, como ha anunciado uno de sus hijos, que ha asegurado que su última palabra ha sido “gracias”, y que ha fallecido serenamente, “sin sufrimiento”. En cambio Spencer ha sido, es y será inmortal.

Sin el personaje de Bud Spencer, Pedersoli ya tuvo de por sí una vida fascinante. Nacido en Nápoles en 1929, su familia emigró en 1947 a Sudamérica, lo que le obligó a abandonar la carrera de Química, que había empezado muy temprano por su facilidad para los estudios. Dos años después volvió a su país, impulsado por su capacidad en la piscina. En 1950 se convirtió en el primer nadador italiano en bajar del minuto en los 100 metros libres (fue siete veces campeón nacional de esa distancia), y logró varias medallas en distintos Juegos del Mediterráneo. En los Juegos Olímpicos de Helsinki 1952 y de Melbourne 1956 además de nadar en solitario formó parte del equipo de waterpolo de su país que alcanzó las semifinales en ambos campeonatos, y también compitió en ese deporte en los de Roma de 1960. La leyenda dice que en la piscina conoció a otro nadador, Mario Girotti, con el que muchos años después crearía el dúo Bud Spencer y Terence Hill.

Cuando se retira de la pileta, Pedersoli, de físico hercúleo gracias al cual había participado como extra en Quo Vadis?, trabaja en la construcción de la carretera Panamericana. Incluso vende coches en Caracas a inicios de los sesenta –hablaba seis idiomas, el castellano entre ellos-, antes de que en 1967 les llegue su oportunidad con Dios perdona, yo no. “Me dieron una lista con 20 nombres y 24 horas para escoger uno. Elegí Terence Hill porque sonaba bien”, asegura Girotti, ocho años más joven en su página web oficial. En cuanto a Bud Spencer, el nombre se debe a la cerveza Budweiser, de la que Pedersoli era fan, y a su pasión por Spencer Tracy. “Me casé con María Amato, mi ángel de la guarda, hace 56 años. Fue su padre [Giuseppe Amato, productor de La Dolce Vita o Don Camillo] quien me lo sugirió. Comencé cuando él murió. Necesitaban un grandullón y, aunque al principio no nos pusimos de acuerdo por una cuestión económica, finalmente cedieron y aceptaron porque no encontraron a nadie con mis dimensiones”, contaba en una entrevista a EL PAÍS tras publicar su cuarto libro de memorias.

Y triunfaron. Vaya si triunfaron. Tres años después llega la descomunal Le llamaban Trinidad, de Enzo Barboni, que en 1970 lanza al estrellato a dos vaqueros hermanos que ante las pistolas prefieren los mandobles. “Cuando actúo junto con Bud, es como si algo surgiera entre nosotros y conseguimos ser divertidos”, sostiene Hill. “Terence Hill sí que es actor, porque él estudió, incluso había trabajado antes de conocerme en, por ejemplo, El Gatopardo”, decía por su parte Spencer. “Ese es el motivo por el que nunca hemos discutido, pese a que todas las parejas del cine lo hacen. Él actuaba; yo simplemente curraba. Rodaba tres películas al año tratando de aprender siempre algo de cada una”. Así crean y se especializan en un subgénero de spaghetti western que antepone la comedia, los mamporros y las alubias a la violencia y los tiroteos.

“Yo lo único que siempre quise plasmar en las películas es algo por lo que lucho en la vida real: terminar con la injusticia”

La pareja no para: Seguían llamándole Trinidad, secuela de 1972 de la anterior; Y si no… nos enfadamos, de 1974, con la que se convierten en mecánico y camionero, aficionados a las carreras de coches… Una tras otra, hasta 16, muchas rodadas en Almería. “Yo lo único que siempre quise plasmar en las películas es algo por lo que lucho en la vida real: terminar con la injusticia. Mi violencia siempre fue cómica. Era el brazo ejecutor de todas esas mentes que quieren y no pueden rebelarse contra las barbaridades, contra su jefe en el trabajo, por ejemplo”. Las dos últimas fueron Dos superpolicías en Miami (1985) y Y en Nochebuena… ¡se armó el Belén! (1994). A ambos, en 2010, les concedieron un premio David Di Donatello honorífico en reconocimiento a su trabajo. En el caso de Pedersoli su rostro se vio en más de ochenta películas, la última en la serie I delitti del cuoco (2010), un lustro después de que hiciera una breve incursión en la política de la mano de Silvio Berlusconi.

Guionista de algunos de sus filmes, cantante y productor de documentales antes de que lograra la fama como actor, piloto de avionetas… Algunas de sus últimas películas fueron las españolas Hijos del viento (2000), de José Miguel Juárez, una aventura en tiempos de la Conquista de América, y Al límite (1997), un thriller de Eduardo Campoy, en cuyo rodaje este periodista le intentó explicar a Spencer lo que supuso su cine para los adolescentes españoles de los setenta y ochenta, exploradores de los primeros videoclubs, fans de sus filmes proyectados en sesiones continuas de salas de barrio, pantallas de bibliotecas municipales y sábanas en muchos pueblos. Pedersoli miraba, sus ojos se perdían en su inmenso rostro y se reía. A él siempre le gustaron más los deportes, los aviones, incluso diseñó ropa. “Pero sí, soy Bud Spencer”.

Fuente: elpais.com

El actor nació en Nápoles el 31 de octubre de 1929 en el seno de una familia burguesa. Allí pasó sus primeros años de vida, hasta que se trasladó a Roma y después a Suramérica a causa de la Segunda Guerra Mundial. Vivió su adolescencia en países como Brasil, Venezuela y Argentina, y regresó de nuevo a Italia a principio de la década de los cincuenta. Entonces se convirtió en uno de los deportistas más destacados de su país: fue veinte veces campeón nacional de natación, representó a Italia en los Juegos Olímpicos de Helsinki 52, México 56 y Roma 60, y batió el récord de ser el primer nadador italiano en descender de un minuto en los 100 metros libres.

“En mis recuerdos de niño estás tú. Esos momentos y esas imágenes estarán siempre conmigo”, escribía ayer en Twitter el portero de la Juventus Gianluigi Buffon, pero no refiriéndose al Bud Spencer deportista, sino al actor. Porque, de hecho, el cuerpo escultórico del italiano es lo que le sirvió de carta de presentación inicialmente para entrar en escena. Así logró un papel como soldado imperial en la película Quo Vadis (1951), y Annibale (1959).

Pero el primer éxito de Spencer en la gran pantalla le llegó en 1967 junto a Terence Hill que, a partir de entonces, sería su compañero profesional inseparable. Se complementaban en todo. Uno era rubio, guapo, delgado y holgazán. Otro, Bud Spencer, bonachón, gordo y de golpe fácil. La pareja se convertirían en las estrellas del western cómico, con películas como Dios perdona…¡Yo no! (1967), Los cuatro truhanes (1968) o Le llamaban Trinidad (1970).

“Era un niño grande, una gran persona, muy altruista”, se lamentaba el actor italiano Lino Banfi, tras conocer la desaparición de Carlo Pedersoli. “A menudo hablábamos que teníamos que adelgazar y yo me reía de él porque tenía los ojos un poco desviados y le decía que se tenía que operar”, añadió.

Spencer nunca adelgazó ni se operó la vista, pero sí que hizo muchas películas más que los films del Lejano Oeste. De hecho, su filmografía suma hasta un centenar de cintas, con títulos como El super ‘poli’ (1973), Quien tiene un amigo tiene un tesoro (1981) o Banana Joe (1982).

El actor también hizo sus pinitos con la canción, y en 2005 se presentó a las elecciones regionales con el partido Forza Italia, de Silvio Berlusconi. “Conozco a Berlusconi desde hace tiempo y le quiero desde antes de que hiciera política. Y cuando se quiere a alguien de antes, se le acepta siempre”, justificó entonces Spencer. A buen corazón, no le ganaba nadie.

Fuente: elmundo.es

6 actores que de hecho son Artistas Marciales en la vida real

Hacer el papel de tipo rudo en una película o en la TV no sirve de nada en una pelea real… pero estos seis actores prueban que el hecho de que peleen en pantalla, no quiere decir que sean falsos Artistas Marciales.

Ed O’Neill personificó al icónico Al Bundy de Casados con Hijos, quien probablemente es la persona más alejada de un rudo artista marcial, pero detrás de ese papel se esconde alguien muy atlético.

O’Neill era un prodigio y una promesa del fútbol americano, y asistió a la universidad con una beca deportiva. Incluso firmó por una temporada con los Pittsburgh Steeler como agente libre.

O’Neill se enamoró de las Artes Marciales luego de conocer el mundo del Brazilian Jiu-Jitsu gracias a un amigo. Ed lleva entrenando más de 22 años bajo la tutela del co-fundador del UFC, Rorion Gracie. O’Neill incluso obtuvo el grado de cinturón negro en el 2007 en lo que él llama, “el logro más grande de mi vida después de mis hijos.”

Mickey Rourke tiene 63 años. ¿Sabes qué hace a esa edad? Participa en peleas de Boxeo en Rusia.

Rourke no es un ciudadano promedio, durante décadas ha estado trabajando en sus habilidades de pelea en adición a su carrera como actor. Tiene 30 peleas amateur, y posee un récord invicto en el circuito profesional del Boxeo de 6 victorias y 2 empates.

En el 2014 hizo parte de un combate de exhibición que tuvo lugar en Moscú, allí venció por la vía del TKO a un peleador de 29 años. Rourke no ha peleado desde entonces, pero es un gran fan del UFC y se mantiene en forma entrenando MMA.

Wesley Snipes es una de las figuras más icónicas del cine de acción, y si alguna vez se presentan vampiros verdaderos, entonces él es el hombre al que hay que llamar. Snipes es cinturón negro de quinto grado en karate Shotokan, es cinturón negro en Hapkido, y ha entrenado diversas disciplinas desde la edad de 12.

Incluso durante un tiempo se rumoró que iba a haber una pelea de MMA entre él y Joe Rogan, quien tampoco es un pelele de las Artes Marciales.

Joe Rogan ha pasado varios años como presentador del reality show, Fear Factor, es comediante de stand-up y es comentarista del UFC. Sin embargo, él es más que simplemente un actor.

Rogan es cinturón negro en Taekwondo, y fue campeón de full-contact en Massachusetts durante cuatro años seguidos. Rogan tiene dos cinturones negros de Brazilian jiu-jitsu, uno de manos de Eddie Bravo y otro de Jean Jacques Machado, ambos son íconos en el mundo del BJJ. También tiene un récord de 2-1 en Kickboxing.

Jason Statham es un sujeto que luce intimidante, pero muchos piensan que sólo es así en la pantalla grande. En realidad Statham es capaz de patear traseros al igual que lo hace en sus películas.

Ha estado practicando Artes Marciales desde niño, Karate, Kickboxing e incluso Wing Chun. Hoy en día entrena bajo la mirada de la leyenda de las MMA, Bas Rutten, y practica Brazilian Jiu-Jitsu porque le “trae un poco de paz” a su agitada rutina diaria.

Si eso es ser pacífico, entonces debemos preocuparnos por encontrárnoslo cuando esté molesto!

Ashton Kutcher en realidad nunca ha sido conocido por ser un tipo rudo. Incluso tiende a interpretar papeles de sujetos torpes. Sin embargo, en la vida real, es alguien con quien no quieres pelear!

Con una estatura de 1,89 m, Kutcher es cinturón negro de Brazilian Jiu-Jitsu bajo Ricardo De La Riva (sí, el mismo que inventó la guardia De La Riva). Ahora entrena con otra leyenda del BJJ, Rigan Machado, quien recientemente dijo que apostaría todos los ahorros de su vida a que Ashton Kutcher puede vencer a Conor McGregor en una pelea!

Fuente: mma.uno

La campeona de MMA y actriz de acción Gina Carano es la nueva incorporación en la película Deadpool

La campeona de MMA y actriz de acción Gina Carano es la nueva incorporación en la película Deadpool (2016), que tiene a Ryan Reynolds en el papel principal, además de las actuaciones de T.J. Miller y Ed Skrein.

Esta película sigue la historia del personaje que interpretó el propio Reynolds en X-Men Origins: Wolverine en el año 2009, con algunas modificaciones importantes en la historia. Ahora, Wade Wilson, un hombre con cáncer obtiene poderes increíbles al ser objeto de un experimento del gobierno. Así se convierte en Deadpool, un héroe poco común que utiliza armas y artes marciales para combatir a los criminales.

El papel de Gina Carano en la película será el de Angel Dust, una mutante que pierde sus poderes pero no sus habilidades de combate, y será de gran ayuda para Deadpool.

Deadpool tiene el estreno programado para el 12 de febrero de 2016.

Fuente: cinemarcial.blogspot.mx

Los estilos del sable laser. Artes Marciales en Star Wars

artes
Desde la fundación de la Orden Jedi se han perfeccionado siete formas de combate con espadas de luz. Cada una de ellas representa una filosofía distinta y tiene sus puntos fuertes particulares. Los Jedi pueden especializarse en una en concreto o conseguir un estilo de lucha propio con elementos de varias formas, aunque para ello se requiere una disciplina especial.

La espada de luz está provista de una célula de energía que puede durar cientos de años. Sin embargo, lo que genera la hoja de luz de la espada es un cristal. El color del cristal determinará el color de la hoja de la espada; éste puede ser: Azul, Amarillo, Verde, Púrpura, Naranja, Rojo. En el caso de los cristales sintéticos, la hoja solo puede ser roja (los cristales sintéticos producen una hoja de luz más poderosa para los usuarios del lado oscuro de la fuerza) Los cristales específicos pueden ser hallados en cavernas como la del planeta Illum, que son mantenidos en secreto por los Jedi.

Las siete formas de esgrima Jedi

marciales

Forma I: Shii-Cho Los Younglings (primer rango de los Jedi) aprenden primero la Forma I antes de convertirse en el Padawan de un maestro Jedi. A los Younglings se les enseña Shii-Cho más que nada por su versatilidad. Está basada probablemente en técnicas parecidas al kendo.

Esta forma de combate es a veces llamada “La forma ideal” utiliza barridos horizontales y parries (bloqueos) con el sable láser sostenido en posición vertical para repeler los ataques laterales. Por ejemplo, si el aprendiz recibe un ataque vertical a la cabeza, la Forma I simplemente realiza el movimiento de reversa, con el sable láser colocado en forma horizontal para reflejar el ataque.

Todas las maniobras básicas de ataque, bloqueo, ataques a una zona específica, y movimientos de práctica fueron creados basándose en la Forma I. Podemos observar al maestro Yoda enseñando Shii-Cho a los Younglings en el Episodio II: El ataque de los clones.

laser

Forma II: Makashi Después de la proliferación de la Forma I de combate, la Forma II fue creada para duelos. Es descrita como una forma muy elegante, poderosa, que requiere precisión extrema, permitiendo a su practicante atacar y defender con un esfuerzo mínimo, para provocar que el oponente se canse primero. Esta forma está basada en parries, empujones y pequeños pero precisos cortes, al contrario de los bloqueos y sacudidas de las otras formas de combate. Se necesita una gran habilidad para manejar el sable láser si se utiliza esta forma de combate, requiere mucha refinación y mucho enfoque pero sus resultados son extremadamente efectivos. Sin embargo esta forma de combate es inútil en un enfrentamiento contra varios oponentes a la vez, no defiende de las armas de largo alcance (como pistolas láser).

Esta forma de combate está basada en un estilo de esgrima español llamado “La verdadera destreza”. Darth Tyranus es uno de los mejores combatientes utilizando Makashi, pues ha masterizado esta técnica en un alto grado, podemos a ver a Darth Tyranus (también conocido como Conde Doku) peleando en el episodio II: El ataque de los clones y el principio del episodio III: La venganza de los sith.

wushu

Forma III: Soresu La Forma III es la forma más defensiva de todas; fue desarrollada para contrarrestar la nuevas tecnologías de pistólas láser, pues la mayoría de los oponentes de los Jedi en tiempos de la República pelean utilizando pistolas. Esta forma utiliza movimientos muy pegados al cuerpo para lograr la mejor protección, además de gastar la menor energía posible utilizando estos movimientos. Esta técnica intenta exponer lo menos posible el cuerpo de su practicante, lo que vuelve a un practicante bien entrenado casi invencible. Esta forma utiliza movimientos del Kendo, Wusho y esgrima, convirtiéndola en una forma muy elegante y agraciada.

Contrario a la forma II; la cual se enfoca en el combate entre sables láser, Soresu es la más efectiva para reflejar los ataques con pistola láser. Requiere rápidos reflejos y cambios de posición para poder superar la velocidad a la cual una pistola puede ser disparada. Es esencialmente una forma de combate defensiva, que enfatiza la filosofía “de no agresividad” de los Jedi. Los practicantes de Soresu esperan pacientemente en defensa hasta que su oponente cometa un error, solo entonces, atacan agresivamente, es por ello que que es una forma de combate pasiva utilizada por maestros muy pacientes. Los practicantes de Soresu no desean pelear o herir, aún en medio de una batalla ellos permanecen en forma defensiva y atacan solo cuando sea necesario.

El legendario Obi-Wan Kenobi es el maestro más grande de Soresu (y uno de los mejores combatientes con sables de luz en toda la galaxia) después de los resultados de la pelea entre Darth Maul y Qui Gon Jin en el episodio I, Obi Wan dejó de practicar la Forma IV (que fue la que aprendió de su maestro) para empezar a practica Soresu. Ya en el episodio III Obi-Wan se ha convertido en todo un maestro del Soresu.

sables

Forma IV: Ataru Los maestros practicantes de la Forma IV utilizan maniobras acrobáticas en demasía ayudándose de la fuerza para ello. Es algo parecida a un arte marcial llamada Wushu. La mayoría de las técnicas de Kung-fu con espada son utilizadas para Ataru, las cuales posiblemente fueron incorporadas por sus primeros practicantes, su desventaja es que no ofrece mucha protección al cuerpo de su practicante.

Es relativamente una forma “moderna de combate” entre los Jedis que requiere mucha fuerza acrobática y fuerza con la espada láser, detalles que muchos maestros Jedi tradicionalistas no tomaban mucho en cuenta pero muy popular entre los aprendices Padawan jóvenes.

Debido a la gran velocidad, grandes saltos y demás, los maestros de Ataru a veces parecen solo “manchas” a la hora del combate, todas estas acrobacias son posibles solamente utilizando la fuerza, los practicantes de Ataru deben dejar fluir la fuerza a través de su cuerpo con la cual los vuelve capaces de superar los límites de su condición física o de su edad.

Ataru está enfocada para combates uno contro uno debido a su naturaleza agresiva, y tiende mucho a abrir la defensa, lo que fuerza al usuario a atacar constantemente sin darle tiempo al oponente para responder. Esta forma es más útil combatiendo en espacios abiertos, pero no en lugares cerrados. Finalmente debido al extensivo uso de la fuerza, es necesario que el practicante deje libres a sus emociones, lo cual es un tanto arriesgado debido al lado oscuro.

Esta es la forma de combate que utilizan dos Jedi legendarios, Qui-Gon jinn y el Maestro Yoda. Yoda se ve muy beneficiado con esta técnica pues utilizando la Ataru a gran velocidad aunado a su pequeño tamaño hace difícil el trabajo de encontrar puntos débiles en él.

Obi-Wan aprendió Ataru por su maestro Qui-Gonn, sin embargo abandonó su práctica para adoptar el Soresu.
Yoda es el más grande maestro en esta técnica, podemos ver a Yoda utilizar Ataru en los episodios II y III, y a Qui-Gon en el episodio I. En Star Wars: Guerras Clónicas se puede ver un combata entre Anakin y Ventress en el cual ambos utilizan este estilo siendo ambos muy hábiles.

star
Forma V: Shien/Djem So La forma V fue creada por los maestros Jedi que sentían que la Forma III era demasiado pasiva y que la forma II no era lo suficientemente poderosa. Extrañamente esto unió también los defectos de ambas formas de combate, provocando una extraña situación en la cual un jedi aunque podía ser invencible ante su enemigo, este tampoco podía ganarle a él. Entre los muchos aspectos únicos de la Forma V, fue el desarrollo de técnicas en las cuales el sable láser era usado para reflejar el fuego enemigo directamente hacia él con la intención de dañar al oponente.

La Forma V es un poderoso estilo desarrollado por los practicantes de Soresu que preferían un estilo más agresivo. La naturaleza defensiva de Soresu llevaba a una pelea peligrosamente larga en muchas ocasiones. Este estilo proviene de la combinación entre las Formas II y III de combate, combinando las habilidades defensivas propias de la Forma III, pero canalizado todo el poder defensivo para aprovecharlo en el ataque por ejemplo reflejando los disparos láser hacia el oponente, utiliza además los bloqueos de la forma II, permitiendo detener los ataques del enemigo para después contraatacar. Sin embargo, aunque la Forma II se enfoque en bloques precisos y elegantes, la Forma V bloquea y repele los ataques utilizando fuerza bruta corporal y La Fuerza.

Esta forma de combate levanta gran polémica entre los Jedi, pues aunque algunos la consideran un buen método para estar preparado ante cualquier amenaza para otros es un método demasiado agresivo e inapropiado para dominar a los demás. La filosofía agresiva de esta forma de combate ha sido la causa de la desaprobación de muchos Jedis.

Con los movimientos ofensivos de Makashi y la defensa de Soresu, la forma V ha comprobado ser un estilo muy efectivo. La Forma V utiliza las emociones de su practicante para potencializar su fuerza, los practicantes de la forma V pueden describirse como personas confiadas, poderosas y sin temores, ellos no tienen miedo de reflejar sus emociones para ayudarse en el combate aún a pesar del riesgo de caer en el lado oscuro. Un maestro de la Forma V será capaz de salvarse de caer en el lado oscuro como Luke lo hizo en su pelea contra Darth Vader en el episodio VI, aunque esto no siempre pasa.

Anakin Skywalker (Darth Vader) y Luke Skywalker son personajes que utilizan la Forma V como su método preferido de combate.

wars

Forma VI: Niman La forma VI era el estilo estándar utilizado por la mayoría de los Jedis en el periodo de las guerras clónicas ocurridas entre los episodios II y III, es conocida como “La forma diplomática”. Niman intenta balancear todos los aspectos de combate con sable láser, creando combatientes con conocimientos moderados en cada uno de los aspectos individuales, pero no necesariamente buenos para ninguno, conocida como una técnica “milusos”, sin maestría en ningún aspecto pero competente para todo.

Esta forma de combate era utilizada por muchos Jedis diplomáticos, los cuales primero intentaban utilizar sus estrategias políticas y negociar, para alcanzar un acuerdo pacífico con el mínimo derramamiento de sangre. Muchos Jedi habilidosos en la sexta forma tuvieron primero que haber practicado las primeras cuatro formas de combate primero hasta por 10 años, un aspecto considerado por muchos maestros Jedi como demasiadas exigencias y pocos beneficios en el campo de batalla.

kendo

Forma VII: Juyo El estilo Juyo era algo muy inexacto que llevaba gestándose milenios. El estilo Vaapad del Maestro Mace Windu terminó definiendo el Juyo y a la Forma VII. La Forma VII necesitaba mucha experiencia, destreza, práctica, poder, fuerza e incluso ira. Se acercaba a los modos de combate Sith y al Lado Oscuro. Pocos la conocían. Entre los privilegiados estaban el Maestro Sora Bulq aunque este solo tenía pocos conocimiento del Vaapad ya que al poco tiempo de empezar a estudiarlo caería al Lado Oscuro y el Maestro Quinlan Vos que aprendió lo que sabia de Sora Bulq, también se acercaría al Lado Oscuro.

Artes Marciales en Star Wars [Interesante]

Las posturas de apresto

Con una postura de apresto, el Jedi está listo para el combate. Hay muchas formas y la más conocida es la “Jedi listo”: con el pie dominante atrás, la hoja se sostiene en posición de defensa en el costado dominate.

Neutral defensiva: En esta postura los pies se colocan en paralelo y la espada de luz se sostiene erecta ante el cuerpo. Así se saca el máximo partido de la hoja para rechazar golpes o rayos y se aprovecha plenamente su impacto visual contra un oponente a modo de advertencia (el Jedi busca siempre evitar todo conflicto.)

Neutral agresiva: En esta postura, con los pies en paralelo, se sitúa la punta de la hoja lo más cerca posible del enemigo. Así se presenta un objetivo visual mínimo de cara al atacante.

Las zonas corporales

Las posiciones de ataque y de defensa se describen en función de la zona del cuerpo a la que hacen referencia. Las zonas de ataque son las que uno ve y las zonas de defensa corresponden al propio cuerpo.

Forma ideal: En la forma ideal, los ataques son golpes horizontales de lado y las defensas se realizan con la espada erguida, desviando la punta de la hoja del contrincante. En el ataque y la defensa de la cabeza, el atacante golpea hacia abajo y el defensor sostiene la hoja paralela al suelo

Las velocidades: Para desarrollar unos reflejos rápidos como un rayo y un control férreo, los Jedi se enfrentan en simulacros llamados velocidades. La décima secuencia de velocidad es una serie de ataques y defensas que va repitiéndose cambiando los papeles y cada vez a mayor velocidad hasta que uno de los Jedi es derribado o abandona al grito de “¡Jeta”

marciales

Las bases

Durante la formación de los Jedi repiten las velocidades de la espada de luz una y otra vez para mejorar su dominio y su resistencia. A partir de esas bases, pueden ir más allá de lo físicamente posible dejando que La Fuerza fluya en su interior. Los aprendices padawan practican para las pruebas iniciáticas mediante dulon, que son secuencias de movimientos en solitario en las que el contrincante es imaginario. Las pautas de las velocidades y de los dulon preparan a los jedi para el combate real, sumamente imprevisible.

La forma de combate real: En contraste con la forma ideal, en el combate real la posición de la hoja en el ataque suele ser descendente para reducir al mínimo el movimiento corporal y aumentar la rapidez. Tener presente la distinción ideal entre las posiciones de ataque y defensa permite mejorar la precisión. En el combate avanzado, La Fuerza es más importante que la destreza. Los combatientes utilizan el poder de La Fuerza en el ataque y en la defensa, mientas que los Sith intentan romper la fortaleza interior de los Jedi.

Kai-kan: Los maestros de las espadas han estudiado los grandes duelos de la historia. Los kai-kan son peligrosas reconstrucciones de esos enfrentamientos que solo pueden emprender los Jedi bien preparados.

Leivodaq: Se pensaba que no existía pero solo un Jedi lo ha utilizado, Gon-Nog-Arr quien fue entrenado por 900 años, y antes de morir, con esa fase de pelea, pudo volver a ser joven, derroto al Hombre de metal, un antiguo Sith, y después de esto se volvió del lado oscuro, convirtiéndose en un maestro, ningún maestro lo ha derrotado jamas, y recientemente uno de los Jedi le cercenó del codo derecho para abajo, convirtiéndose en una máquina de destrucción.

laser

Los pasos de los Jedi

Jung: giro de 180 grados.
Jung ma: vuelta de 360 grados para atacar.
Sai: salto con la ayuda de La Fuerza para evitar un ataque.
Shun: vuelta de 360 grados de la espada de luz, empuñada con una sola mano, para ganar velocidad para un ataque.
Shun win: vuelta de 360 grados con giro en el aire(backflip) y lanzando la espada con fuerza (solo para Jedis con espada doble)

‘Suffrajitsu’: cómo las sufragistas se defendieron dándole a las artes marciales

Sufragette

Quemaban casas abandonadas, reventaban escaparates, hacían escraches a las puertas del Parlamento y le daban a las artes marciales. Las sufragistas británicas, que ahora reivindica la superproducción ‘Suffragette’, radicalizaron el discurso pacifista que habían iniciado las feministas de finales de XIX para alcanzar el derecho al voto femenino.

Entre ese grupo de seguidoras de Emmeline Pankhurst destaca Edith Margaret Garrud, una mujer pequeñita pero matona. Medir metro y medio de altura no le impidió convertirse en instructora de jiu-jitsu de la Women’s Social Political Union (WSPU) para enseñar a sus compañeras a defenderse de los ataques cuando eran arrestadas por la policía. Garrud apostaba por el antiguo arte marcial japonés y centraba sus enseñanzas en canalizar la fuerza para poder tumbar a hombres que les sacaban unas cuantas cabezas.

La prensa de la época pronto empezó a hablar de las armas de defensa personal de estas mujeres y el término ‘suffrajitsus’ se hizo de uso común. “La policía sabe jiu-jitsu. Te aconsejo que lo aprendas. Las mujeres deben practicarla, así como los hombres”, dijo Sylvia Pankhurst, hija de Emmeline, en un discurso 1913.

Ahora la BBC recupera varias imágenes de las lecciones magistrales de la primera mujer experta en artes marciales y dedica un extenso artículo a las ‘suffrajitsus’ que puedes leer aquí.

Fuente: elpais.com

Cover of

Artes Marciales en Star Wars

Los estilos del sable laser.

artes
Desde la fundación de la Orden Jedi se han perfeccionado siete formas de combate con espadas de luz. Cada una de ellas representa una filosofía distinta y tiene sus puntos fuertes particulares. Los Jedi pueden especializarse en una en concreto o conseguir un estilo de lucha propio con elementos de varias formas, aunque para ello se requiere una disciplina especial.

La espada de luz está provista de una célula de energía que puede durar cientos de años. Sin embargo, lo que genera la hoja de luz de la espada es un cristal. El color del cristal determinará el color de la hoja de la espada; éste puede ser: Azul, Amarillo, Verde, Púrpura, Naranja, Rojo. En el caso de los cristales sintéticos, la hoja solo puede ser roja (los cristales sintéticos producen una hoja de luz más poderosa para los usuarios del lado oscuro de la fuerza) Los cristales específicos pueden ser hallados en cavernas como la del planeta Illum, que son mantenidos en secreto por los Jedi.

Las siete formas de esgrima Jedi

marciales

Forma I: Shii-Cho Los Younglings (primer rango de los Jedi) aprenden primero la Forma I antes de convertirse en el Padawan de un maestro Jedi. A los Younglings se les enseña Shii-Cho más que nada por su versatilidad. Está basada probablemente en técnicas parecidas al kendo.

Esta forma de combate es a veces llamada “La forma ideal” utiliza barridos horizontales y parries (bloqueos) con el sable láser sostenido en posición vertical para repeler los ataques laterales. Por ejemplo, si el aprendiz recibe un ataque vertical a la cabeza, la Forma I simplemente realiza el movimiento de reversa, con el sable láser colocado en forma horizontal para reflejar el ataque.

Todas las maniobras básicas de ataque, bloqueo, ataques a una zona específica, y movimientos de práctica fueron creados basándose en la Forma I. Podemos observar al maestro Yoda enseñando Shii-Cho a los Younglings en el Episodio II: El ataque de los clones.

laser

Forma II: Makashi Después de la proliferación de la Forma I de combate, la Forma II fue creada para duelos. Es descrita como una forma muy elegante, poderosa, que requiere precisión extrema, permitiendo a su practicante atacar y defender con un esfuerzo mínimo, para provocar que el oponente se canse primero. Esta forma está basada en parries, empujones y pequeños pero precisos cortes, al contrario de los bloqueos y sacudidas de las otras formas de combate. Se necesita una gran habilidad para manejar el sable láser si se utiliza esta forma de combate, requiere mucha refinación y mucho enfoque pero sus resultados son extremadamente efectivos. Sin embargo esta forma de combate es inútil en un enfrentamiento contra varios oponentes a la vez, no defiende de las armas de largo alcance (como pistolas láser).

Esta forma de combate está basada en un estilo de esgrima español llamado “La verdadera destreza”. Darth Tyranus es uno de los mejores combatientes utilizando Makashi, pues ha masterizado esta técnica en un alto grado, podemos a ver a Darth Tyranus (también conocido como Conde Doku) peleando en el episodio II: El ataque de los clones y el principio del episodio III: La venganza de los sith.

wushu

Forma III: Soresu La Forma III es la forma más defensiva de todas; fue desarrollada para contrarrestar la nuevas tecnologías de pistólas láser, pues la mayoría de los oponentes de los Jedi en tiempos de la República pelean utilizando pistolas. Esta forma utiliza movimientos muy pegados al cuerpo para lograr la mejor protección, además de gastar la menor energía posible utilizando estos movimientos. Esta técnica intenta exponer lo menos posible el cuerpo de su practicante, lo que vuelve a un practicante bien entrenado casi invencible. Esta forma utiliza movimientos del Kendo, Wusho y esgrima, convirtiéndola en una forma muy elegante y agraciada.

Contrario a la forma II; la cual se enfoca en el combate entre sables láser, Soresu es la más efectiva para reflejar los ataques con pistola láser. Requiere rápidos reflejos y cambios de posición para poder superar la velocidad a la cual una pistola puede ser disparada. Es esencialmente una forma de combate defensiva, que enfatiza la filosofía “de no agresividad” de los Jedi. Los practicantes de Soresu esperan pacientemente en defensa hasta que su oponente cometa un error, solo entonces, atacan agresivamente, es por ello que que es una forma de combate pasiva utilizada por maestros muy pacientes. Los practicantes de Soresu no desean pelear o herir, aún en medio de una batalla ellos permanecen en forma defensiva y atacan solo cuando sea necesario.

El legendario Obi-Wan Kenobi es el maestro más grande de Soresu (y uno de los mejores combatientes con sables de luz en toda la galaxia) después de los resultados de la pelea entre Darth Maul y Qui Gon Jin en el episodio I, Obi Wan dejó de practicar la Forma IV (que fue la que aprendió de su maestro) para empezar a practica Soresu. Ya en el episodio III Obi-Wan se ha convertido en todo un maestro del Soresu.

sables

Forma IV: Ataru Los maestros practicantes de la Forma IV utilizan maniobras acrobáticas en demasía ayudándose de la fuerza para ello. Es algo parecida a un arte marcial llamada Wushu. La mayoría de las técnicas de Kung-fu con espada son utilizadas para Ataru, las cuales posiblemente fueron incorporadas por sus primeros practicantes, su desventaja es que no ofrece mucha protección al cuerpo de su practicante.

Es relativamente una forma “moderna de combate” entre los Jedis que requiere mucha fuerza acrobática y fuerza con la espada láser, detalles que muchos maestros Jedi tradicionalistas no tomaban mucho en cuenta pero muy popular entre los aprendices Padawan jóvenes.

Debido a la gran velocidad, grandes saltos y demás, los maestros de Ataru a veces parecen solo “manchas” a la hora del combate, todas estas acrobacias son posibles solamente utilizando la fuerza, los practicantes de Ataru deben dejar fluir la fuerza a través de su cuerpo con la cual los vuelve capaces de superar los límites de su condición física o de su edad.

Ataru está enfocada para combates uno contro uno debido a su naturaleza agresiva, y tiende mucho a abrir la defensa, lo que fuerza al usuario a atacar constantemente sin darle tiempo al oponente para responder. Esta forma es más útil combatiendo en espacios abiertos, pero no en lugares cerrados. Finalmente debido al extensivo uso de la fuerza, es necesario que el practicante deje libres a sus emociones, lo cual es un tanto arriesgado debido al lado oscuro.
Esta es la forma de combate que utilizan dos Jedi legendarios, Qui-Gon jinn y el Maestro Yoda. Yoda se ve muy beneficiado con esta técnica pues utilizando la Ataru a gran velocidad aunado a su pequeño tamaño hace difícil el trabajo de encontrar puntos débiles en él.

Obi-Wan aprendió Ataru por su maestro Qui-Gonn, sin embargo abandonó su práctica para adoptar el Soresu.

Yoda es el más grande maestro en esta técnica, podemos ver a Yoda utilizar Ataru en los episodios II y III, y a Qui-Gon en el episodio I. En Star Wars: Guerras Clónicas se puede ver un combata entre Anakin y Ventress en el cual ambos utilizan este estilo siendo ambos muy hábiles.

star
Forma V: Shien/Djem So La forma V fue creada por los maestros Jedi que sentían que la Forma III era demasiado pasiva y que la forma II no era lo suficientemente poderosa. Extrañamente esto unió también los defectos de ambas formas de combate, provocando una extraña situación en la cual un jedi aunque podía ser invencible ante su enemigo, este tampoco podía ganarle a él. Entre los muchos aspectos únicos de la Forma V, fue el desarrollo de técnicas en las cuales el sable láser era usado para reflejar el fuego enemigo directamente hacia él con la intención de dañar al oponente.

La Forma V es un poderoso estilo desarrollado por los practicantes de Soresu que preferían un estilo más agresivo. La naturaleza defensiva de Soresu llevaba a una pelea peligrosamente larga en muchas ocasiones. Este estilo proviene de la combinación entre las Formas II y III de combate, combinando las habilidades defensivas propias de la Forma III, pero canalizado todo el poder defensivo para aprovecharlo en el ataque por ejemplo reflejando los disparos láser hacia el oponente, utiliza además los bloqueos de la forma II, permitiendo detener los ataques del enemigo para después contraatacar. Sin embargo, aunque la Forma II se enfoque en bloques precisos y elegantes, la Forma V bloquea y repele los ataques utilizando fuerza bruta corporal y La Fuerza.

Esta forma de combate levanta gran polémica entre los Jedi, pues aunque algunos la consideran un buen método para estar preparado ante cualquier amenaza para otros es un método demasiado agresivo e inapropiado para dominar a los demás. La filosofía agresiva de esta forma de combate ha sido la causa de la desaprobación de muchos Jedis.

Con los movimientos ofensivos de Makashi y la defensa de Soresu, la forma V ha comprobado ser un estilo muy efectivo. La Forma V utiliza las emociones de su practicante para potencializar su fuerza, los practicantes de la forma V pueden describirse como personas confiadas, poderosas y sin temores, ellos no tienen miedo de reflejar sus emociones para ayudarse en el combate aún a pesar del riesgo de caer en el lado oscuro. Un maestro de la Forma V será capaz de salvarse de caer en el lado oscuro como Luke lo hizo en su pelea contra Darth Vader en el episodio VI, aunque esto no siempre pasa.

Anakin Skywalker (Darth Vader) y Luke Skywalker son personajes que utilizan la Forma V como su método preferido de combate.

wars

Forma VI: Niman La forma VI era el estilo estándar utilizado por la mayoría de los Jedis en el periodo de las guerras clónicas ocurridas entre los episodios II y III, es conocida como “La forma diplomática”. Niman intenta balancear todos los aspectos de combate con sable láser, creando combatientes con conocimientos moderados en cada uno de los aspectos individuales, pero no necesariamente buenos para ninguno, conocida como una técnica “milusos”, sin maestría en ningún aspecto pero competente para todo.

Esta forma de combate era utilizada por muchos Jedis diplomáticos, los cuales primero intentaban utilizar sus estrategias políticas y negociar, para alcanzar un acuerdo pacífico con el mínimo derramamiento de sangre. Muchos Jedi habilidosos en la sexta forma tuvieron primero que haber practicado las primeras cuatro formas de combate primero hasta por 10 años, un aspecto considerado por muchos maestros Jedi como demasiadas exigencias y pocos beneficios en el campo de batalla.

kendo

Forma VII: Juyo El estilo Juyo era algo muy inexacto que llevaba gestándose milenios. El estilo Vaapad del Maestro Mace Windu terminó definiendo el Juyo y a la Forma VII. La Forma VII necesitaba mucha experiencia, destreza, práctica, poder, fuerza e incluso ira. Se acercaba a los modos de combate Sith y al Lado Oscuro. Pocos la conocían. Entre los privilegiados estaban el Maestro Sora Bulq aunque este solo tenía pocos conocimiento del Vaapad ya que al poco tiempo de empezar a estudiarlo caería al Lado Oscuro y el Maestro Quinlan Vos que aprendió lo que sabia de Sora Bulq, también se acercaría al Lado Oscuro.

Artes Marciales en Star Wars [Interesante]

Las posturas de apresto

Con una postura de apresto, el Jedi está listo para el combate. Hay muchas formas y la más conocida es la “Jedi listo”: con el pie dominante atrás, la hoja se sostiene en posición de defensa en el costado dominate.

Neutral defensiva: En esta postura los pies se colocan en paralelo y la espada de luz se sostiene erecta ante el cuerpo. Así se saca el máximo partido de la hoja para rechazar golpes o rayos y se aprovecha plenamente su impacto visual contra un oponente a modo de advertencia (el Jedi busca siempre evitar todo conflicto.)

Neutral agresiva: En esta postura, con los pies en paralelo, se sitúa la punta de la hoja lo más cerca posible del enemigo. Así se presenta un objetivo visual mínimo de cara al atacante.

Las zonas corporales

Las posiciones de ataque y de defensa se describen en función de la zona del cuerpo a la que hacen referencia. Las zonas de ataque son las que uno ve y las zonas de defensa corresponden al propio cuerpo.
Forma ideal: En la forma ideal, los ataques son golpes horizontales de lado y las defensas se realizan con la espada erguida, desviando la punta de la hoja del contrincante. En el ataque y la defensa de la cabeza, el atacante golpea hacia abajo y el defensor sostiene la hoja paralela al suelo
Las velocidades: Para desarrollar unos reflejos rápidos como un rayo y un control férreo, los Jedi se enfrentan en simulacros llamados velocidades. La décima secuencia de velocidad es una serie de ataques y defensas que va repitiéndose cambiando los papeles y cada vez a mayor velocidad hasta que uno de los Jedi es derribado o abandona al grito de “¡Jeta”

marciales

Las bases

Durante la formación de los Jedi repiten las velocidades de la espada de luz una y otra vez para mejorar su dominio y su resistencia. A partir de esas bases, pueden ir más allá de lo físicamente posible dejando que La Fuerza fluya en su interior. Los aprendices padawan practican para las pruebas iniciáticas mediante dulon, que son secuencias de movimientos en solitario en las que el contrincante es imaginario. Las pautas de las velocidades y de los dulon preparan a los jedi para el combate real, sumamente imprevisible.

La forma de combate real: En contraste con la forma ideal, en el combate real la posición de la hoja en el ataque suele ser descendente para reducir al mínimo el movimiento corporal y aumentar la rapidez. Tener presente la distinción ideal entre las posiciones de ataque y defensa permite mejorar la precisión. En el combate avanzado, La Fuerza es más importante que la destreza. Los combatientes utilizan el poder de La Fuerza en el ataque y en la defensa, mientas que los Sith intentan romper la fortaleza interior de los Jedi.

Kai-kan: Los maestros de las espadas han estudiado los grandes duelos de la historia. Los kai-kan son peligrosas reconstrucciones de esos enfrentamientos que solo pueden emprender los Jedi bien preparados.
Leivodaq: Se pensaba que no existía pero solo un Jedi lo ha utilizado, Gon-Nog-Arr quien fue entrenado por 900 años, y antes de morir, con esa fase de pelea, pudo volver a ser joven, derroto al Hombre de metal, un antiguo Sith, y después de esto se volvió del lado oscuro, convirtiéndose en un maestro, ningún maestro lo ha derrotado jamas, y recientemente uno de los Jedi le cercenó del codo derecho para abajo, convirtiéndose en una máquina de destrucción.

laser

Los pasos de los Jedi

Jung: giro de 180 grados.
Jung ma: vuelta de 360 grados para atacar.
Sai: salto con la ayuda de La Fuerza para evitar un ataque.
Shun: vuelta de 360 grados de la espada de luz, empuñada con una sola mano, para ganar velocidad para un ataque.
Shun win: vuelta de 360 grados con giro en el aire(backflip) y lanzando la espada con fuerza (solo para Jedis con espada doble)

_________________________________________________

¿Crees que los sables laser son pura ficcion?

Para crear una espada de luz se podría construir un campo de plasma contenido por un campo magnético. Se podría contener al plasma en la empuñadura, cuando el interruptor se activa el campo electromagnético se vigoriza y el plasma se eyecta dentro de él. Aunque para conseguir las altas temperaturas requeridas por el plasma sería necesario un enorme suministro de energía, la espada de luz actuaría tal cual lo hace en las películas, y técnicamente no resulta imposible.

Espadas de luz hechas de rayos de luz etéreos, no deberían emitir ningún sonido al entrechocarse. Además, los rayos láser se propagan en una línea recta continuamente mientras no encuentren algún obstáculo, por lo tanto científicamente la hoja de un sable de luz cortaría inevitablemente el casco de una nave.

En lugar de un dispositivo basado en el láser, el mejor diseño creíble con los conocimientos actuales para un artefacto parecido utilizaría el plasma confinado en un campo magnético. El plasma es un gas sobrecalentado, el color y la luminosidad varían dependiendo de la temperatura y la composición de éste.

Para mantener un gas en estado de plasma requiere una energía considerable: 40 kW son requeridos para un sable de unos 10 cm a 10.000 °C. Por el momento, sería difícil encajar el generador necesario en la empuñadura del sable. Para aumentar la longitud de la hoja, el plasma tendría que ser confinado dentro de un campo magnético. Aunque este diseño se comportaría como un sable de luz de las películas de la Guerra de las Galaxias, es considerado temerario recluir el plasma magnéticamente. Bastaría un puñado de imanes para interrumpir el campo de confinamiento, y el plasma se desprendería en el usuario del sable.

Las partes básicas de que se suele componer una espada de luz son las siguientes:

Un anillo magnético de estabilización con pestaña de afinación.
Un controlador de longitud del rayo.
Un controlador de potencia del rayo.
Circuitos de modulación de energía.
Proyectores de energía de campos cíclicos.
Cristales naturales irregulares de enfoque.
Un cristal principal (el corazón de la espada de luz).
Una montura de un metal capaz de sostener el cristal ante la excitación de los átomos (en el caso de un Kaiburr, similar al rubí, dichos átomos asemejan la estructura atómica del cromo); una buena opción es el acero Mandaloriano (lo más semejante en el planeta Tierra es el titanio).
Una célula energética de diatio.
Un conductor del campo de potencia.
Un activador del cristal de enfoque.
Unos portales de energía que rodean el cristal principal (similar a un tubos de destellos en espiral o varios tubos en paralelo).
Un anillo de la corriente de potencia.
Un aislante de potencia inerte que protege la empuñadura de la energía interna de la célula energética de diatio.
Un protector de emisión del rayo que se ubica en la parte superior junto al anillo magnético de estabilización.
Un cilindro catalizador del rayo, ubicado bajo el anillo magnético de estabilización.
Un sistema de fijación de la empuñadura.
Un anillo para colgar el arma al cinturón.
También se debe resaltar el hecho que la espada corta prácticamente todo metal, madera, rocas, etcétera, puede incluso hacer rebotar los disparos de los desintegradores.