Archivo de la categoría: Seguridad

Cómo enfrentar un acto violento: Los siete componentes para la defensa

Las estrategias y las tácticas para prevenir y enfrentar actos violentos

Componente 1: Psicología de supervivencia
La necesidad de sentirse a salvo y seguro está arraigada en todos nosotros. Muchos psicólogos consideran que el miedo a la violencia interpersonal en una “fobia universal humana”.

 
El pensamientos de convertirse en víctima de un criminal o de una acto violento es desasosegante. El miedo sin cortapisas y una sensación de inevitabilidad pueden erosionar nuestra salud y la calidad de nuestras vidas.

Ser consciente de la seguridad no significa ser miedoso, paranoico o temeroso de salir de casa. Al contrario, el conocimiento y las habilidades de la defensa personal construyen un sentimiento de control que es esencial para sentirnos seguros y bien.

La psicología de la supervivencia consta de tres amplias áreas:

1. Entender y controlar el MIEDO.

2. Motivarse para ser “RESPONSABLE” de tu seguridad personal a través del entrenamiento y el estudio; y

3. Entender el impacto que la AUTOESTIMA tiene en la resistencia emocional, la respuesta en una crisis y la selección de víctimas.

Componente 2. Inteligencia de supervivencia


El arma mas poderosa de que dispones es tu cerebro. Entender la dinámica de las confrontaciones puede tener una gran importancia en tu capacidad para reconocer, evitar o responder efectivamente a la violencia.

La inteligencia de supervivencia es el cultivo del conocimiento, la intuición, la observación del medio y la evaluación de capacidades. Toda situación violenta es precedida por incidentes que dan pistas. Saber como reconocerlos y responder a ellos es la esencia de una defensa personal efectiva.

Componente 3. Entender la selección de víctimas


Los psicólogos pusieron una cinta a presos penitenciarios condenados por crímenes violentos. La cinta mostraba varias personas en sus actividades diarias. Los presos tenían que indicar a qué personas de la cinta seleccionarían ellos como víctimas.

Los investigadores se sorprendieron de la consistencia de las elecciones. Un análisis de los resultados identificó rasgos únicos comunes en todos aquellos que fueron seleccionados y en los que fueron obviados.

No todo el mundo se convertirá en una víctima de un crimen violento. De hecho, por cada víctima, hay docenas de personas más que son evaluadas y no atacadas.
Al saber que lo primero es el proceso de selección, y al entender los criterios de un “objetivo deseable”, puedes influir en el mismo.

Las personas que entrenan artes marciales raramente son enfrentadas. Su consciencia del medio y sus habilidades (movimiento, posición, etc) proyectan señales inconscientes a los predadores de que no son un blanco fácil. Los predadores buscan en otro lado.

Componente 4. Reconocer comportamientos predatorios


No hay unas características físicas que separen a las personas que victimizan a otras de las que no. Normalmente son iguales que cualquier otra persona. Sin embargo, su comportamiento es otra cosa. La mayor parte de la comunicación es no verbal. Transmitimos mucho de lo que pretendemos en la forma de comunicarnos y comportarnos.

Hay esencialmente dos tipos de “chicos malos” de los que hay que estar prevenidos. El predador, que sale deliberadamente a localizar, seleccionar y atacar una víctima conveniente, y la bomba de tiempo andante. El segundo es inestable emocionalmente y tiende a tener explosiones violentas. Al contrario que el predador, que es más metódico en su acercamiento, la bomba de tiempo estallará con cualquiera que se encuentre en su camino.

Al entender los métodos de selección y ataque predatorios, serás capaz de reconocerlos y evitarlos. Esto conlleva aprender a detectar y reconocer los indicios que identifican a un asaltante potencial antes de que el proceso de selección se haya completado.

Componente 5. Teoría de la opción de respuesta


Es peligroso y negligente implicar que hay una una única solución a TODAS las situaciones amenazantes. Hay, de hecho, un rango de respuestas disponibles. La situación y las circunstancias dictarán cual de ellas es la mas apropiada.

Al aprender un sistema de responder, debes considerar también las consecuencias legales de tus acciones. Todos tenemos el derecho legal a defendernos. Sin embargo, ¿en qué punto se convierte la respuesta en excesiva? ¿Cómo sabemos cuanta fuerza usar para defendernos? Cualquier programa de defensa personal debe tratar el tema del derecho legal a la defensa, como responder apropiadamente y como justificar tus acciones.

Hay cinco categorías de respuestas relevantes en situaciones de enfrentamiento. Son:

– Acatamiento
– Escapar
– Disminución de la intensidad
– Firmeza
– Pelear

Cual es la más apropiada depende de las circunstancias y la naturaleza de la confrontación. Debes poseer habilidades en cada categoría de respuesta así como conocimientos acerca de cuando debe aplicarse cada una.

Componente 6: Prevenir siempre que sea posible


Los consejos sobre prevención son pasos simples y precauciones que debes tomar en cuenta para reducir la posibilidad de convertirte en víctima de un crimen. De todas formas, estas listas pueden enumerar cientos de cosas a hacer o no hacer.

No es probable que las recuerdes todas. Tampoco lo necesitas. Si entiendes los principios que operan tras ellos, podrás improvisar tácticas de seguridad en el momento. Armado de este conocimiento y tu sentido común, puedes incorporar aquellas precauciones con las que te sientas cómodo y que concuerden con tu estilo de vida.

Casi todos los sitios de defensa personal y policía sobre prevención de crímenes tienen una lista de consejos para reducir el riesgo de un encuentro violento o criminal. Su número puede ser descorazonador. ¿Por dónde comenzar?

Una aproximación más práctica para incorporar los consejos sobre prevención es entender los principios en los que se basan. Si entiendes los fundamentos serás capaz de improvisar estrategias de seguridad que sirvan a tus necesidades.

Todos somos diferentes y tenemos diferentes preocupaciones y necesidades. El grado en el cual incorporas los consejos de seguridad depende de tus circunstancias, el ambiente en el que te mueves, el riesgo potencial e incluso tu personalidad.

En este artículo te proveeré las cinco categorías de estrategias de prevención. Entonces será cuando te de las ideas específicas para ayudarte a entender como se aplican los fundamentos. No te preocupes con memorizarlas. Intenta entender cómo funcionan. Decide si el consejo tiene sentido y si te es útil.

Estrategias para prevenir actos violentos



1. Detección

Los delincuentes no quieren que les cojan. Incrementando tu visibilidad ante testigos o llamando la atención sobre un asaltante es menos probable que se inicie una confrontación. Las estrategias para tomar conciencia del medio y los dispositivos de detección entran en esta categoría.

2. Intrusión

Un delincuente no puede asaltarte si antes no llega físicamente a ti. Estas tácticas conllevan asegurar tu medio para inhibir el acceso del asaltante. Mantener a personas indeseadas fuera de tu hogar y vehículo, o interponer una barrera entre tú y tú atacante son ejemplos de este principio.

3. Aislamiento

Lo más probable es que un delincuente te ataque cuando estás solo. El 96 % de los violadores comprueban que su supuesta víctima está sola antes de atacar. Cuanto mas probable sea que el asalto se vea interrumpido o sea visto, menos probable es que se inicie.

4. Respuesta

Responder para evitar un ataque es muy superior a reaccionar ante él una vez se ha iniciado. Las habilidades de respuesta comienzan por prestar atención a lo que te rodea y ser capaz de detectar y reconocer cuando estás siendo evaluado como potencial víctima. Esta estrategia se centra en localizar e identificar peligros potenciales y responder de manera tal que desbarate las situaciones volátiles.

5. Reacción

La reacción implica la toma inmediata de acciones físicas una vez has confirmado que estás siendo atacado. Cuanto más sabes sobre lo que tienes que hacer para evitar un ataque físico, y lo antes que planees esas acciones, mas probable es que tengas éxito al defenderte y ponerte a resguardo.

Tácticas para prevenir actos violentos



Las tácticas de prevención se basan en una o más de las estrategias ya citadas. Estas tácticas se organizan según la situación y el medio. Tienes que identificar los principios subyacentes en los que se basa cada una y considerar con cuales estarás más cómodo al incorporarlas a tu vida.

A continuación se van a enumerar una serie de tácticas para esas situaciones en las que te encuentras en una situación incontrolada, como cuando vas o vienen de casa, del trabajo, etc. Aunque es preferible evitar áreas de riesgo, esto no es siempre posible.

– Evita los lugares aislados con pocas personas. Si estás solo es mas probable que seas objeto de un asalto.

– La hora del día es un factor importante. A altas horas de la noche hay menos tráfico y un asaltante tiene menos posibilidades de que le cojan o le vean. Un lugar que puede ser seguro de día puede ser todo lo contrario de noche.

– Cuando estés en la calle, asegúrate de que ejercitas tu capacidad de observación. Se consciente de lo que te rodea. Mira sobre tu hombro de vez en cuando y evita sitios aislados y escondrijos potenciales.

– Cuando camines, hazlo por calles bien iluminadas y mucho tráfico o gente. Si no hay acera, considera el caminar por el lado izquierdo de la carretera, dando la cara al tráfico. Esto dificultará que un coche te siga sin ser detectado.

– En la ciudad, camina por el lado de lado de la acera que da al asfalto. Hará mas complicado que alguien que se esconda tras una esquina o en un portal te agarre antes de que puedas reaccionar.

– Si crees que te están siguiendo y tus sospechas se confirman al cruzar la calle, grita y corre a un lugar público. Considera también el colocar un obstáculo entre tú y tú perseguidor.

– Si vas a pasear, correr o a la parada del transporte público, intenta ir con un amigo. Cuando vayas a correr no lleves auriculares. Reduce la capacidad de detectar a un atacante que se acerque por detrás.

– Evita pasear solo y de noche cuando estés enfadado o hayas bebido, pues tus niveles de conciencia serán bajos.

– Conoce el área y las rutas de escape. Familiarízate con las tiendas, gasolineras y otros lugares que estén abiertos a la hora en que viajes. Si no conoces la zona, evita los atajos, puedes acabar en un callejón sin salida o aislado.

– Apréndete el horario del autobús para no tener que esperar mas de la cuenta.

– Si sabes que te están siguiendo, date media vuelta y mira al perseguidor. Proyecta una actitud asertiva, toma nota de su descripción y características físicas. Si lo puedes evitar, no vayas directamente a tu casa. El perseguidor sabría entonces dónde vives y podría intentarlo en otro momento.

– Ten las llaves a mano al acercarte al portal o al coche, e incluso al dar un paseo. Si ves un asaltante potencial, puedes entrar sin demora en el portal o coche. Las llaves pueden ser además un arma de defensa personal efectiva, que sería inútil en el fondo del bolso o bolsillo.

– Si ves a una persona o grupo de gente sospechoso, rodéalo o cruza la calle.

– Ten en cuenta tu ropa y calzado por sus posibilidades de defensa y escape.

– Evita mostrar públicamente dinero en cajeros automáticos, tiendas, bancos, al subir al autobús…

– Si llevas bolso, apriétalo firmemente bajo la axila o llévalo cruzado en bandolera. Si alguien te da un tirón, déjalo ir. Lo que lleves dentro no merece los daños que puedas sufrir.

– Intenta aparcar el coche en un aparcamiento vigilado o en una zona bien iluminada y animada.

– Cierra las puertas del coche, tanto si estás dentro como no. Si vas por un área urbana, lleva las ventanas tan subidas como te resulte cómodo.

– Si tienes varios paquetes o bolsas, cierra primero el auto y organízalos después.

– Cuando acompañes a un amigo, espera hasta que esté dentro del portal o del coche antes de irte. Pide a tus amigos que hagan lo mismo.

– Lleva dinero de “emergencia” para el autobús, taxi, una llamada, etc.

Componente 7. Métodos de entrenamiento



La competencia resulta de la combinación de tu condición física, habilidades y actitudes. Las habilidades de defensa personal efectivas son el resultado de incorporar gradual y coherentemente hábitos de seguridad en tu vida diaria. Para aquellos que toman el tiempo de apuntarse a una clase de defensa personal, recordar que sin revisión y práctica, el 70% de lo que aprendas será olvidado.

Hay muchos aspectos positivos en adoptar el estudio y la práctica de la defensa personal en tu régimen. Puede usarse para mejorar la forma física, liberar estrés y crear hábitos mas seguros que reduzcan el potencial de ser abordado o atacado.

Fuente: combatargentinadefensetactics.blogspot.com

Las Artes Marciales y los Adolescentes

https://i2.wp.com/www.elreferente.es/upload/noticia/21031/Enjaulados%20MTV%20I.jpg

Es común y habitual recibir en la vía pública volantes entregados en mano, los cuales muchas veces contienen una publicidad de los horarios de un instituto de artes marciales. Estos volantes han cumplido la mayor parte de las veces la función de ser un disparador para que una persona se lance a comenzar la práctica de un determinado arte marcial. Los volantes, que son de una calidad siempre fluctuante y dispar, brindan un mínimo de información sobre el instituto de práctica, estando dirigidos -según palabras textuales- a “Infantiles y Adultos”, encontrando rara vez la palabra adolescentes.

Por otra parte, si a cualquier persona llega un ejemplar de una revista de artes marciales, en la misma no es infrecuente encontrar notas referidas a “El taekwon-do y la tercera edad”, “beneficios del Kung-fu para los niños”, “el Karate y el padre de familia”, etc., desprendiéndose de todas ellas que el adolescente es siempre el gran ausente en las mismas. Por la palabra “adolescencia”, cualquier diccionario nos informará que es “la edad que sucede a la infancia y precede al estado adulto”. Esta etapa “intermedia” se caracteriza no solo por los rápidos cambios hormonales que se producen en el varón y la mujer, sino principalmente por el radical cambio de conducta de los mismos. Dado la velocidad con que se desenvuelve la sociedad en nuestros tiempos, donde la persona no esta exenta de males actuales como el stress y el agotamiento físico, no es fácil para ellas enfrentar situaciones de “individuos en etapa de transición”, reaccionando la mayoría de las veces con actitudes de total indiferencia. Esta indiferencia, incide notablemente en esta etapa, donde mas que nunca el adolescente requiere un trato y una comprensión por demás especiales. A los varones y las mujeres por ejemplo no les es grato ni beneficioso escuchar constantemente comentarios referidos a que son chicos para realizar algunas actividades, o que por el contrario ya están “grandes” como para tener una determinada conducta o actitud, creando inconscientemente en ellos la idea de que no encajan en ningún eslabón de nuestra sociedad.

La adolescencia tradicionalmente se afirma que está comprendida entre los 13 y los 21 años, pudiendo según la opinión de algunos analistas extenderse hasta los 25. En este periodo, el cuerpo experimenta un cambio producto del desarrollo del aparato sexual reproductor, segregando las glándulas de dicho aparato una gran cantidad de hormonas que producen un estímulo al que se debe responder. Este estímulo provoca según los médicos excitación y cuenta con gran energía. El no tratar de canalizar los efectos de esos estímulos, producen en los adolescentes conductas y actitudes que los hacen vulnerables a males tales como la drogadicción, el pandillaje, el embarazo no deseado, el abandono escolar y el SIDA, entre otros. Es aquí que entra en esta parte del análisis la práctica de las artes marciales.

Es frecuente escuchar de boca de los padres expresiones tales como “es lo último que mi hijo podría aprender, dado su ocupada agenda de actividades”, o “él tiene problemas de agresividad en el colegio secundario”, como también “no quiero que después encima me mate a alguien”.

En Oriente, la figura del maestro es entendida como complementaria de la de los padres, ya que estos últimos son quienes los crían, siendo el maestro quien los educa. En nuestra sociedad, la figura docente de cualquier rubro esta tan desprestigiada, que intentar paliar el estado de ignorancia que padece gran parte del público con respecto a las artes marciales, se puede convertir para muchos en un objetivo de casi imposible cumplimiento.

En primer lugar, los padres de los adolescentes, que por suerte cada vez comprenden un poco más los beneficios de las artes marciales tanto para los niños como para los adultos, tienen que poder apreciar que esos mismos beneficios son extensibles al cuestionado público adolescente. El deporte es indicado para ellos como una actividad casi obligatoria por parte de muchos psicólogos, por lo tanto, la combinación de entrenamiento de la parte externa como interna de la persona, que ofrecen las artes marciales provenientes de oriente, lejos puede perjudicar la salud emocional de un joven, sino que por el contrario, le brindará una visión de ciertos aspectos de la vida por sobre la media común de sus pares.

No podemos dejar de traer a colación otro infundado comentario referido a que las artes marciales tienden a formar una personalidad individualista. Nada más lejos de la realidad. El estudiante que se encuentra bajo la guía de un profesional, rápidamente y en virtud al clima creado en la clase por este último, apreciará e incorporará valores tales como el respeto al prójimo, la auto confianza, la perseverancia, el auto control, el espíritu de superación, la camaradería y el criterio propio, por enunciar tan solo algunos. Basta apreciar las reuniones a la salida del horario de práctica del adolescente con sus compañeros, en las cuales brillan por su ausencia el alcohol, o sino también comprobar el espíritu de apoyo y colaboración que se encuentra en un torneo cuando un compañero del instituto de práctica decide competir, para demostrar que las artes marciales lejos están de producir eremitas o inadaptados sociales.

Las espectaculares peleas entre artistas marciales en la vía pública que vemos en el cine, son inexistentes en la actualidad, ya que si recurrimos a las estadísticas policiales, son contadas con los dedos de una mano las situaciones en las cuales se enfrentaron practicantes avanzados de artes marciales. Por el contrario, el adolescente que practica un arte marcial, tiene un cierto sentimiento de seguridad producto de sus habilidades defensivas adquiridas tras largas horas de práctica, lo que llevará a que en una eventual agresión verbal no responda con una innecesaria violencia física.

Por último, y haciendo a un lado la enunciación de la positiva influencia de la práctica en la formación del cuerpo del adolescente, no está de mas hacer referencia a un sentimiento que se cultiva y crea en los practicantes, como es el sentido de pertenencia a “algo”, que en el caso de los adolescentes brinda no pocos frutos que lo llevaran inevitablemente a alejarse de compañías cuyo único sentido de pertenencia, está lamentable y tristemente determinado por la afición al alcohol o la dependencia a los estupefacientes.

Si esta nota es leída rápida y someramente, no sería extraño que el lector adolescente llegue erróneamente a la conclusión que, quien esto escribe, nuevamente cae en la tendencia adoptada por la sociedad, respecto a que ellos son “cobayos de indias” ideales para ser utilizados para estudios estadísticos. Nada mas alejado de la realidad. Quien esto lee, si es una persona comprendida en ese hermoso período de la vida, período que no es extraño que provoque nostalgia y por que no un dejo de envidia en la persona adulta, a él lo insto a que se sumerja en un fascinante mundo, el de las artes marciales, que a diferencia de otros, no es excluyente sino complementario de todas las actividades normales que en esa etapa generalmente se realizan, como ser estudiar, salir con amigos, estar de novio/ novia, viajar, ir a bailar, leer, escuchar música, navegar por Internet, practicar deporte, ir a fiestas y reuniones, etc.

La gran mayoría de los instructores de todas las artes marciales, tienen que tomar conciencia que, en algunos casos, están en deuda con respecto a erradicar el estado de confusión de los padres sobre los rápidos e inmejorables beneficios que ofrecen las artes marciales al gran caudal de público adolescente.

Fuentes:
Autor: Gabriel A. Preci/jlgarcia.galeon.com

Las artes marciales cambian la vida de adolescentes en Brasil

 https://i2.wp.com/amqueretaro.com/wp-content/uploads/2014/02/jiu-jitsu2.jpg
En la ciudad brasileña de São Paulo han encontrado la manera de cambiar la vida de los adolescentes que provienen de las favelas, donde dedicarse al crimen es lo más usual. Un centro de artes marciales se hace cargo de esta labor.

“La idea es enseñar artes marciales a los niños para apartarlos de la criminalidad, de la calle, de las drogas, de la prostitución”, dice el presidente del Pamplona, Sergio Souza.  “Las academias aspiran a formar campeones, pero nuestro principal objetivo es formar a ciudadanos”.

Es por eso que aquí no solo se enseñan artes marciales, sino que también hay talleres sociales y sesiones con psicólogos juveniles. En todo se observa el lema oficial de la fundación: “Igualdad para todos”. Uno de los requisitos imprescindibles para poder apuntarse al proyecto es asistir a una escuela.

“Tienen que presentar el registro de escolaridad. Acompañamos la evolución de los jóvenes en la escuela, tienen que ir bien”, explica Souza. Es un trabajo difícil porque no hay una estructura de asistencia social, pero la idea es, en un futuro, incluso acompañar la situación en las familias”.

Un alumno del gimnasio, Pedro, quiere ser fuerte y seguir recibiendo educación física cuando esté en la universidad, porque cree que con esfuerzo y dedicación se pueden ir derribando muros. “Humildes, sí, todos venimos de la misma clase, uno es de aquí al lado, otro de allá, todos somos la misma gente”, dice a RT.

Crecer en una favela es enfrentarse a una carrera de obstáculos, y muchos jóvenes acaban siendo víctimas de crímenes y abusos. A muchos de ellos, practicar las artes marciales les da algo más, algo de incalculable valor en Sudamérica: la oportunidad de soñar.

 

Ver el video:

http://actualidad.rt.com/sociedad/view/139460-artes-marciales-cambio-vida-adolescentes-brasil

 

Fuente: http://actualidad.rt.com

Grupo de ladrones se mete con el tipo equivocado (video)

Al final, los asaltantes sólo se llevaron muchos golpes. (Imagen: Youtube)

Un campeón de artes marciales mixtas auxilió a su compañero de trabajo que era asaltado al regresar de un banco.

Un grupo de ladrones se llevó una buena golpiza al intentar asaltar a un trabajador de una gasolinera que volvía del banco, en Houston, Texas.

En un video difundido en Youtube por la cadena KPRC 2 de esa ciudad, se aprecia cómo al bajar del auto, los hampones comienzan a golpear a un hombre para despojarlo del dinero, pero su compañero aparece inmediatamente para repartir golpes y patadas.

El héroe en cuestión se llama Mayura Dissanayake, un inmigrante de Sri Lanka que ha sido campeón de artes marciales mixtas cinco años consecutivos en su país.

Tras darse cuenta que no podían con Mayura, los asaltantes emprendieron la huída pero uno de ellos quedó tendido en el suelo y sometido hasta que llegó la policía a realizar el arresto.

Supera a todos tus rivales: Cómo dominar en las luchas de brazo

Las luchas de brazo (también conocidas como “pulso” o “vencidas”). Son solo una de las tantas pruebas de fuerza que un hombre debe afrontar a lo largo de su vida. Nunca sabrás cuando tendrá que demostrar tu fuerza de hombre, por tal motivo debes estar listo para poner tu brazo sobre la mesa en cualquier momento. Contrario a la creencia popular, no es necesario tener balas de cañón en los bíceps o antebrazos como los de Popeye para ganar una lucha de brazo; sin embargo, estas dos cosas ayudarían bastante. Con tan solo un poco de técnica rapidez y estrategia, puedes derrotar oponentes más fuertes que tu. En este artículo, ilustraremos técnicas y consejos heredados de campeones en la lucha de brazo de antaño, para que la próxima vez que alguien te rete a una partida de vencidas puedas aplastar su mano contra la mesa.

Técnicas de las luchas de brazo

Existen dos técnicas que al ser combinadas con un movimiento fuerte para finiquitar te harán virtualmente imbatible en las luchas de brazo: El “redoble superior” y el “gancho.” Idealmente, cuando utilices estas técnicas debes ser rápido y mortal, como un ninja de las luchas de brazo.

El redoble superior

El redoble superior es la técnicas más efectiva de la lucha de brazo. Al aplicar esta técnica, la lucha de brazos pasa de ser una competencia de bíceps y antebrazo, a ser de habilidad en la mano, dedos y muñeca. La clave es posicionar tu mano de modo que quede arriba de la de tu oponente. Tu meta es lograr tener tu mano sobre la parte superior de su mano, y que la mano de tu oponente quede agarrada de la parte inferior de tu mano. Para lograr alcanzar esta posición, debes empezar a trabajar tan pronto como empiece la competencia. Tira con fuerza para acercar tu mano a tu cuerpo, forzado a tu oponente a alejar su mano de su cuerpo. Esto le dificultará hacer apalancamiento y mejorará el tuyo. Notarás que la fuerza de tu oponente empieza a disminuir. Tan pronto notes esto, empieza a mover tu agarre hacia la parte superior de su mano. Continua haciendo esto hasta que tu mano quede tan alto como sea posible. Tan pronto alcances este punto, estás listo para terminar la partida.

El gancho

El gancho es una técnica simple y puede ser combinada con el redoble superior. La meta del gancho es torcer la mano de tu oponente hacia él. Tan pronto comience la competencia, debes forzar la mano de su oponente hacia sí mismo, exponiendo su muñeca al girar la tuya hacia ti. Cuando tengas a tu oponente en esta posición, estás listo para terminar la partida.

Acábalo!

A veces, la parte más difícil de una lucha de brazos es terminar con tu oponente. Ten por seguro que un hombre siempre va a tratar de exprimir sus músculos por completo antes de dejarte golpear su mano contra la mesa.

Suele suceder que las luchas de brazo se convierten en un interminable vaivén entre ambos competidores, con la mano de un hombre flotando sobre la meza, mientras el otro hombre trata de reunir toda la fuerza en su antebrazo para finiquitar a su oponente. A continuación explicamos como evitar esta situación:

Cuando te sientas listo para acabar a tu oponente, gira tu cuerpo para que tu hombro quede alineado con la dirección en la que quieres llevar tu brazo. Esto permitirá que ejerzas mayor fuerza con los músculos de tu hombro y utilices tu peso corporal. A menos que tu oponente tenga fuerza sobrehumana, va a ser muy difícil que evite la derrota.

Quiero hacer énfasis en lo importante que es aplicar estas técnicas rápida y eficazmente. Entre menos tiempo tenga tu oponente para responder, mejor. Sobra decir que estas técnicas requieren muchas practica y por supuesto, derrotas.  Si tu ego no puede soportar la derrota, puedes retar a tu sobrino de 11 años. Claro, nos burlaremos del hecho que tengas que retar a un niño prepuberal con  brazos como fideos solo porque no sabes perder. Lo que nos lleva a…

Perder con la frente en alto

Te retan, aceptas el reto y pierdes. No te preocupes. Le pasa incluso a los mejores. Puede que la lucha de brazo no sea un indicador acertado de tu virilidad. Cuando tu mano toque la mesa, musita un “Oh! Rayos”, dale a tu oponente un apretón de manos, unos golpes en la espalda y con una sonrisa encantadora en los labios, dile que ha hecho un gran trabajo y que quieres la revancha cuando hayas gastado un par de meses en el gimnasio. Recuerda que la masculinidad no se basa únicamente en una partida de lucha de brazos, y si pierdes no es necesario que te redimas demostrando masculinidad caricaturesca. Ya sabes a que me refiero: decir groserías, beber cerveza desenfrenadamente, exigir revanchas, insultar a tu oponente, etc. Esos hombres son verdaderos cabezas de chorlito.

Además, si estás en una posición en la que inminentemente vas a perder, no seas mal perdedor y evita ladear tu mano para que a tu oponente le sea casi imposible derrotarte, prolongando lo inevitable al permanecer en esa posición por los siguientes 5 minutos. A lo hecho, pecho, no retrases lo inevitable. Si ya perdiste, mira a tu oponente, asiente con la cabeza, y deja que te gane con la frente en alto. Seguro la próxima vez le ganarás.

Entrenamiento de fuerza para la lucha de brazos

La mejor manera de entrenarte para ser el mejor en las luchas de brazo es tener muchas luchas. Sin embargo, tus amigos probablemente se cansarán de ti y tus retos de lucha de brazos todo el tiempo. Deberás buscar formas novedosas y originales para entrenarte cuando estás solo.

Máquina de lucha de brazos

¿Recuerdas estas cosas? Tenían una en el Chuck E. Cheese al que iba cuando era niño. Básicamente estás compitiendo contra un robot. Ya que estas máquinas tienen el poder hidráulico de su lado, entrenarás fuertemente al medirte contra ellas. La verdad es que no he visto muchas de estas últimamente. Debe ser porque una versión japonesa de esta máquina le rompió el brazo a 3 personas. ¡Qué dolor!

La máquina Neil Lewis de lucha de brazos

Encontré este artilugio en “Old Time Strongman” (Página que todos ustedes deberían visitar). Es un aparato bastante simple. Solo se agrega peso a  un extremo de la máquina y empiezas a hacer repeticiones de movimientos parecidos a los que harías durante una lucha de brazos. Es una máquina genial. Lástima que ya no la vendan. Afortunadamente, existe una versión moderna de este antiguo aparato. Aptamente llamada “El Exterminador”.

Encontré este video de un hombre con mucha iniciativa, quién creó su propia máquina en casa. Parece ser fácil de ensamblar.

La máquina Lincoln Hawk Big Rig de pesas

Si buscas inspirarte para tu próxima lucha de brazos, te recomiendo darle un vistazo a la película protagonizada por Sylvester Stallone en el año 1987 llamada “Halcón”. Si, es una película enteramente dedicada a las luchas de brazo. ¿No es genial? Stallone hace el papel de un camionero llamado Lincoln Hawk, quien participa en luchas de brazo en su tiempo libre para hacer dinero extra. Después de la muerte de su esposa, intenta entablar una relación con su hijo, a quien abandonó hace algunos años.  Después de su primera reunión, el pequeño no tiene un muy buen concepto de Hawk. Pero a medida que la película transcurre, el chico empieza a sentir amor por su padre y forman una gran relación Padre-Hijo. Luchas de brazo y una historia conmovedora de padre e hijo. ¿Qué mas le puedes pedir a una película?

Una de las cosas más que más recuerdo de la película es la máquina que Hawk tenía en su camión para entrenar mientras manejaba. Eso se llama ser dedicado a un deporte. Si alguien ha replicado esta máquina en la vida real, mis respetos. Quisiera ver una foto.

Ejercicios para la lucha de brazos

Si definitivamente no puedes obtener ninguna de estos aparatos, existen muchos ejercicios que puedes hacer en casa ó en el gimnasio para hacerte más fuerte y apto para las luchas de brazos. Si quieres convertirte en un luchador de brazos, deberás fortalecer tus antebrazos, bíceps y tríceps. Las pinzas de mano y rosquillas aumentarán la fuerza de tus dedos y manos. Los curls de muñeca trabajan tus antebrazos. Los curls con mancuerna trabajarán tus biceps. Los ejercicios con polea fortalecerán tus triceps. Para una lista completa de ejercicios, visita “Ultimate Arm Wrestling”

Algo de inspiración

Ya tienes la técnica, sabes perder con la frente en alto, sabes como entrenar para tu siguiente duelo. Para emocionarte, te dejamos con la escena final y la mejor y única película sobre luchas de brazo “Halcón”. Observa como Hawk utiliza el redoble superior para derrotar a su oponente. ¿Ves? Si funciona en la película, ¿porqué no habría de funcionar para ti? Disfrútalo, y sal a demostrarle al antebrazo de tu próximo oponente quién manda.

Fuente: