Archivo de la categoría: Kung Fu

Loto y Espada. Shaolin Documental

‘Loto y Espada’ explica la historia del Monasterio Yongtai y sus tres princesas chinas fundadoras a lo largo de Diferentes dinastías.

Actualmente Este monasterio pertenece al patrimonio cultural de China y es uno de los principales espirituales del budismo zen. Además, el recinto recibe muchas alumnas de Toda a China para entrenarlas en las Artes Marciales y la espiritualidad.

ARMAS CHINAS – II

ARMAS DE GUERRA ANTIGUAS

Allá por el II Milenio a. C., en la Edad de Bronce china, tienen su origen las espadas (Jian). La metalurgia de este país se encontraba más desarrollada que en el resto del mundo. Su trabajo del bronce (aleación de cobre y estaño), de una técnica superior a la del resto de países, dio origen durante el siglo XVII a. C. a una forja laminada “bimetálica” de hierro y bronce, lo que otorgaba a sus espadas (y más tarde a sus sables) dos características: flexibilidad en su vena central y dureza en sus filos cortantes, siendo todo el conjunto de una alta dureza, añadiendo, incluso, un baño (óxido de cromo) como acabado, para darle una capa antioxidante.

Dado que las espadas eran más costosas de fabricar y además requerían una mayor técnica (esgrima) para su manejo y dominio, no es de extrañar que las tropas montadas y de a pie, ante la popularización del sable (Dao) sobre el siglo III a. C., lo prefiriesen para combatir, pues sus cortes de tajo eran capaces de decapitar a un enemigo y sus formas de ataque: estocar, rajar y cortar le daban una utilidad más amplia que las de las espadas, mientras su manejo era menos complicado. Así pues, la espada Jian dejó de emplearse mayoritariamente a favor del sable Dao, con sus múltiples variantes (años más tarde, de una de estas variantes saldría la Katana japonesa y sus hermanos menores: el Wakizashi y el Tanto), quedando la espada como arma aristocrática para emperadores y nobles.


Durante la época de los Reinos Combatientes, tanto la infantería como la caballería iban armados con “Ge” y “Qiang” indistintamente. Con la lanza (Qiang), dada su gran versatilidad, lo mismo podían combatir contra soldados a pie o a caballo, mientra el Ge, al tener una hoja en ángulo, se utilizaba indistintamente para lancear a jinetes o infantes con la punta de su ángulo bien afilado o cortar las cabezas de los jinetes si quien la manejaba iba a caballo; los soldados de la infantería la usaban para lo mismo, lancear y cortar las cabezas o las extremidades de sus enemigos, usándolas, también, para cortar las patas de los caballos y echar a sus jinetes a tierra.

Alguien observó ambas armas y decidió crear otra diferente que fuese una fusión de las dos. De esa forma nació el “Ji”, consistente en un “Ge” al que se le había agregado una punta de lanza (algunos tenían dos hojas paralelas en ángulo de 100º con el asta y la punta), consiguiendo un arma letal de una gran movilidad y utilizable por los soldados de a pie y la caballería. La hoja u hojas laterales unidas a la punta frontal la hacían formidable como arma, pues además podía decapitar al enemigo o cortar sus extremidades anulando al contrincante e, incluso, arrebatar el arma enemiga usando las dos cuchillas paralelas.

Existe otra potente y mortífera arma, cuyo uso ha sido, además del apropiado como arma, que es el de utilizarlo para exterminar enemigos, para cortar las patas de los caballos, pues dada su envergadura, su masa y su ancha hoja, podía conseguir eso y más; pero antes, sabiendo que se creó otra parecida, aunque con algunas características que las diferenciaban y que algunos no conocen, pasaré a describir la creación de ésta y su evolución, pasando, a continuación, a explicar la segunda y sus diferencias con la primera, que me imagino que ya habréis descubierto cuál es: el potente y terrorífico Guan Dao o Kwan Tao.

En todas partes y en todos los tiempos ha habido que ejecutar a alguien. Unas veces por ser unos desalmados y otras sin razón (probablemente estos sean los que tienen el porcentaje más elevado); también en cada lugar y en cada tiempo las formas de ajusticiar a algún reo han sido de lo más variable, a menudo procurando que el desenlace fuera rápido (la guillotina francesa o el fusilamiento en muchos países, a partir de que surgiesen las armas de fuego) y otras buscando precisamente su lentitud, para escarmiento y temor del resto (el garrote vil español) pasando, cómo no, por el ahorcamiento, que podía ser rápido o lento según la experiencia del verdugo o el odio que se le llegase a tener al reo por sus crímenes; pero la inmensa mayoría de las veces, sobre todo en la antigüedad, se utilizaba la separación de la cabeza del tronco (cortar la cabeza del condenado). En China, sobre el siglo III a. C., se desarrolló un arma para esos menesteres, ya que la espada (Jian) no tenía la masa suficiente para conseguir una decapitación completa, limpia y rápida, de un tajo y el sable (Dao), aunque con una masa (y por lo tanto con un peso) mayor, había veces que no podía conseguirlo al tener que ser manejado con una sola mano (si bien existía algún modelo de sable que estaba preparado para poder ser manejado con las dos manos), por lo que, repito, se creó un arma para ese exclusivo cometido a la que se le dio el nombre de Da Dao o Sable de verdugo. Su hoja, ancha y ligeramente curvada, era la apropiada para ese uso. El acompañamiento de una empuñadura con una longitud especialmente constituida para las dos manos y que terminaba en un aro cuya misión era la del apoyo de la mano atrasada, evitando que resbalara y asegurando un golpe certero y preciso, la hizo idónea para cortar cabezas de un solo tajo.

Posteriormente se construyó un modelo con la empuñadura de una mayor longitud y que se utilizaba como un sable largo o una pequeña pica. Precisamente, esta modificación al Da Dao dio origen al arma de la que vamos a tratar: el Pu Dao.
Del Pu Dao hay que hablar poco ya que se trata de un Da Dao cuya empuñadura se ha alargado hasta una longitud de 130 cm., lo que permite u obliga a que la palabra empuñadura se convierta en mástil, a la vez que pasa de arma corta a arma larga, manteniendo la anilla del final. El grosor de su mástil es de 30 mm. y su longitud de 130 cm., más los 10 cm. de la anilla, sumados a los 60 cm. de su hoja nos da una longitud total de 200 cm. (Dos metros).

Y como lo prometido es deuda, hablemos seguidamente de esa antedicha arma, potente y terrorífica que es el Guan Dao, comparándola con lo que puede llamarse “su hija menor”.

Según la leyenda, el Kwan Tao (Guan Dao) fue inventado por el famoso general Guan Yu. Aunque históricamente no haya pruebas concluyentes de ello, se la llamaba “La hoja de Guan”. Se dice que para demostrar su fuerza, creó un arma pesada (unos 40 Kg.) compuesta por un mango metálico de 37 mm. de grosor y una longitud de 160 cm., al que se le unió, en su parte atrasada, una punta de lanza maciza, cónica o piramidal, de 10 cm. (con 4 aristas bien definidas éstas últimas) que se utilizaba para pinchar, traspasando las corazas enemigas gracias a su gran masa o para golpear sus cabezas aplastándolas o hendiéndolas con sus aristas. Esta punta iba engarzada al mástil por un encajamiento metálico de 10 cm. de longitud. En la parte frontal otra encajadura metálica, ésta de 20 cm., terminaba en un disco también metálico (cuya misión era detener la sangre para que no resbalara por el mástil y llegara a las manos de quien lo manejaba) de donde partía una hoja de 60 cm. de longitud, que se curvaba por su filo hasta terminar en una aguzada punta y que iba agrandándose desde su salida del disco, hasta alcanzar, por su parte más ancha, unos 12 cm. Por la parte trasera de la hoja, unas hendiduras curvadas daban paso a otra punta, también curvada, ideada para detener ataques de armas enemigas, enganchándolas y desarmándolos. El Guan Dao alcanzaba, muy bien, una longitud de 2 metros y medio (250 cm.). Aunque se ideó para los soldados a caballo, si estos eran desmontados o mataban a su caballo, muchas veces utilizaban el Guan Dao, además de para ensartar desde su posición en tierra a los enemigos a caballo que le atacaban, para cortar las patas de las monturas enemigas y así desmontar a sus jinetes, aunque hay más armas que se han utilizado para esa finalidad, como el arma del que hemos hablado antes, el Pu Dao, que además es el arma de donde los japoneses sacaron su “Naginata”, casi idéntica al Pu Dao pero sin terminar en su aro característico y teniendo la hoja más delgada. Como curiosidad podemos decir, que en Japón la Naginata es un arma casi exclusiva de las mujeres. El por qué, no lo sé. Tal vez al ser un arma tan ligera no estaba considerada como arma apropiada para un guerrero samurai.


Tanto el Da Dao, como el Pu Dao y el Guan Dao, a veces, por la parte trasera de su hoja, podían venir adornados con 7 ó 9 anillas (casi siempre 9), estas anillas se encontraban en dichas armas con la misma finalidad que la Jian lleva borlas colgando, el Dao y las dagas dobles llevan pañuelos, e incluso el Guan Dao lleva crines coloreadas de rojo en la punta trasera de su hoja: trataban de desconcertar al enemigo y que se confundieran con los movimientos de las borlas, los pañuelos, las crines y los chasquidos de las anillas al golpear el acero de su hoja. Estos movimientos de pañuelos, borlas y crines, así como los chasquidos de las anillas, a menudo desestabilizaban al contrincante durante décimas de segundo, lo suficiente para aprovechar dicho desconcierto y entrar de una forma mortífera a través de su guardia.
Creo que aunque no hayan terminado las ARMAS ANTIGUAS es preferible que continúe en otra entrada.

También pediría a quien pueda leer estas entradas, que me comunicaran cualquier error que pudiese tener o cualquier cosa que no corresponda, sobre todo cuando me meta con las armas no convencionales, pues no soy infalible ni creo que mis conocimientos puedan ser totalmente poseedores de la verdad, aunque lleve practicando e interesándome por las Artes Marciales en general y por las Artes Marciales chinas en particular más de cuarenta años.
Si cometo algún error o pongo algo que no proceda pido disculpas, también me gustaría que hiciesen y me enviasen las correcciones a los errores que pueda tener, pues yo también quiero aprender.

Fuente: shifu-joss-viper.blogspot.com

LAS ARMAS CHINAS – I

ARMAS CHINAS
El arsenal de las armas chinas es muy amplio y variado, puesto que en las manos de un maestro cualquier objeto puede ser utilizado como arma y con el entrenamiento adecuado, como arma mortal. Me estoy refiriendo a objetos tales como banquetas, palillos para comer y otros, cuyo uso habitual difiere bastante al de un arma, como algunos útiles agrícolas y ciertas herramientas o utensilios que se usan para realizar diversos trabajos específicos; son ejemplo de ellos los dos palos unidos entre sí por una cuerda trenzada, habitualmente con crin de caballo, y que se usaba para descascarillar el grano de trigo seco. Estos utensilios, muy usados para diversos trabajos, podían ser con los dos palos iguales, de unos cuarenta centímetros, con uno de esa medida y el otro de unos veinte centímetros y el más largo de estos artilugios, con una longitud en su parte más larga de ciento ochenta centímetros y su palo más corto de unos treinta centímetros. Algunos los conocen como “Nunchaku”, “Nunchakus” o incluso “Nunchacos”, aunque su nombre chino es Liang Jie Gun o Er Jie Gun.

Existe otro utensilio que usaban para moler el grano de trigo, allí donde no podían contar con molinos movidos por animales o por el agua, y que consistía en un trozo de madera rectangular y plano (principalmente por su parte inferior), de unos cincuenta centímetros, del que salía a unos diez o quince centímetros de uno de sus extremos, otra madera perpendicular al madero principal, de forma redondeada y casi siempre con un tope superior, que servía para ser cogido por esa parte y golpear con toda la superficie del madero principal el grano de trigo. Habréis visto algo parecido en la cintura de los guardias de seguridad y en algunas de las unidades antidisturbios de los cuerpos de seguridad del Estado. Este arma es conocida con el nombre de “Tonfa”, aunque sus nombres en chino pueden ser, dependiendo del idioma o dialecto en que se nombre (mandarín, fukinés o cantonés) Tuifa, Tunka o Tonkwa. También están las palas con las que abrían los surcos en el terreno para sembrar y los tenedores de dos puntas con los que rellenaban de tierra esos surcos, ya ocupados por las semillas correspondientes…, como arma, existían diversos modelos de pala: Pala de Monje, Pala de media Luna…, etc. (Estas dos últimas se encuentran reflejadas en la fotografía que encabeza esta entrada). En fin…, la imaginación que utilizaban para idear las diferentes armas era bastante amplia y, a veces, muy original.
Las armas pueden dividirse en dos categorías: las armas Antiguas y las armas Modernas.

ARMAS ANTIGUAS

Al hablar de las armas antiguas, quiero referirme a las armas reales que utilizaban para combatir en sus guerras y en sus rencillas particulares, mientras que al hablar de armas modernas me estoy refiriendo a las actuales que utilizamos en los kwon´s para entrenar y cuyo uso habitual no es el de emplearlas contra enemigos reales, aunque algunas de estas armas modernas coinciden con las que se utilizaban antiguamente; no obstante, al no coincidir el uso, varían sensiblemente en la forma y, sobre todo, en la calidad de sus materiales y en su factura, que no se puede comparar a la forma artesanal en que se hacían antes, por maestros tradicionales que llevaban toda su existencia dando forma y vida a estas armas únicas, que a las construidas actualmente por máquinas y en serie.
También hemos de comprender que las armas antiguas, tenían la misión de salvar tu vida si no te quedaba más remedio que enfrentarte a un enemigo y poner a prueba la calidad de tu entrenamiento y ¡cómo no! de tu arma. Si las dos cosas eran las apropiadas conseguías un gran trofeo: ¡Seguir viviendo!
Con las armas modernas sólo tienes que enfrentarte a ti mismo cuando realizas los entrenamientos necesarios para dominarlas, aunque el mayor dominio de un arma es hacerla parte de ti, de forma que fluyas con ella como si los dos fueseis uno. Si te rindes en tu esfuerzo diario y puede más en ti la pereza que el ansia de aprender siempre serás mediocre. Si tu tesón y ganas de aprender vencen sobre tus impulsos de abandonar el entrenamiento, cuando aún te quedan fuerzas para seguir, conseguirás perfeccionar tu arte y poco a poco irás aproximándote a la perfección.
Existe un pequeño truco que hace bastantes años me dijo mi Shi-Kung Fei Shuliang, en relación al manejo de las armas. Me dijo: «Cuando empuñes un arma nunca pienses que estas aprendiendo su manejo, pues estarás equivocado, piensa que estás acostumbrando al arma a que haga lo que tú quieres, cuando tú quieres, de la forma que tú quieras y en el momento que tú desees, de esa forma la harás tuya».

Creo que es el mejor consejo que me han dado en toda mi vida, pues cuando comprendí lo que significaba me abrió una cantidad de posibilidades que me han servido para muchas cosas de las que he tenido que hacer a lo largo de mi dilatada vida de aventuras.
Se han descubierto armas de la edad del bronce china cuya antigüedad data de dos milenios antes de Cristo.
China siempre ha estado compuesta por muchos reinos individuales que continuamente guerreaban entra sí, hasta que el Príncipe Zheng de Qin, después de deshacerse del amante de su madre, la Reina, y de los dos hijos que había tenido con él, confinó a su madre y suprimió a su principal enemigo, el Canciller Lu Buwei, nombrándose Rey de Qin. Cuando consiguió el respaldo de todo el poder empezó a tomar los reinos que le rodeaban, haciéndose poco a poco con ellos, a veces por medios nada convencionales, como el soborno. Cuando los consiguió, inició una gran guerra contra los otros seis reinos. Resumiré diciendo que consiguió la unión de todos ellos tras doce años y por lo tanto de China, siendo conocido desde entonces como Qin Shi Huang (Primer Emperador Qin). Esta época fue la que se conoció como “El período de los Reinos Combatientes”.
Me gustaría aclarar que resumir lo anterior ha sido, sólo, por salirse del tema y volver al principal, que son las Armas Chinas.

Lo mismo que ocurre en la actualidad con el armamento de las grandes potencias, aunque en diferente grado, las diversas guerras sirvieron principalmente para intentar mejorar el armamento, mediante la práctica real en el campo de batalla, modificándolo apropiadamente para aumentar su efectividad. Más adelante se explicará detalladamente de alguna de las reformas a las armas de que se habla, por qué se hicieron y qué consiguieron.
Debido a la amplitud que se necesitaría para hablar de todos estos pormenores, probablemente yo me eternizaría y ustedes se aburrirían de leer tanto, por lo que he decidido continuarlo en entradas sucesivas (como pequeños capítulos, cada uno enfocado a alguna cosa concreta y específica), siendo las entradas que quedan: “Las armas de guerra antiguas, Convencionales”, “Las armas de guerra antiguas, No convencionales”, donde se verá una amplia gama de ellas con reseñas y fotografías de su uso, y de las “Armas de entrenamiento modernas”, de las que también se darán amplias referencias.

Fuente: shifu-joss-viper.blogspot.com

PI KWA CHANG: EL ESTILO DE LAS PALMAS CORTANTES

El Pi Kwa Chang o estilo de las palmas cortantes es considerado por muchos como uno de los principales estilos de Kung Fu del norte de China aunque, lamentablemente no tiene la difusión de otros como el Hua Chuen, el Cha Chuen o el Shaolín Norteño. En esta nota podremos ver sus orígenes históricos, sus características técnicas y las diferentes vertientes que han llegado a la actualidad. En los tiempos antiguos, el Pi Kwa Chang era conocido como el estilo de utilizar la armadura, y esto es debido a que el general Qi Jinguang de la dinastía Ming escribió un tratado conocido como “El nuevo ensayo de las Artes Marciales” en el cual incluyó los movimientos de pelear mientras uno se estaba poniendo una armadura. Si bien se cree que el Pi Kwa comienza a practicarse alrededor del 1400 en el distrito de Chang, provincia de Hebei, no es hasta la dinastía Ching (1700) en que su genealogía puede ser trazada.

Características Técnicas:

El estilo Pi Kwa Chang, toma sus movimientos de la imitación del águila y la serpiente, lo que nos da una acabada idea de su concepto principal: la relajación. Sus maniobras representan principalmente dos acciones denominadas “cortar” y “colgar”, haciendo referencia a los movimientos realizados por el brazo completamente extendido que ejecuta círculos ascendentes y descendentes. Estos movimientos se realizan con ambos brazos a la vez, de forma complementaria. De esta manera, un movimiento refuerza al otro, ganando energía con cada círculo que los brazos realizan. Es importante destacar que los movimientos deben ser relajados pero veloces, al punto tal de dar la impresión que el brazo del practicante de Pi Kwa no tiene huesos. Muchas veces, al realizar las formas, los practicantes de Pi Kwa Chang utilizan chaquetas con mangas muy largas para acrecentar esta idea de relajación, soltura y holgadez que los caracteriza. Sus acciones deben ser relajadas y fluidas. En relación a esta característica, el famoso maestro Adam Hsu afirmó: “aun más que en el Tai Chi, el estilo Pi Kwa de Kung Fu muestra el poder de la suavidad”.

El Pi Kwa Chang es sin dudas uno de los pocos estilos que hacen gala del trabajo de sus palmas. Sus formas tienen realmente muy pero muy pocas técnicas de puños, y la gran mayoría se reparten entre los típicos golpes de “Pi” (cortar) y “Kwa” (colgar) y con los golpes de palmas (aunque en realidad se utilice todo el largo del brazo) y las puntas de los dedos. Sus desplazamientos son muy elegantes y fluidos, pero con solidez, como una forma de oponerse a la energía sumamente relajada y suave de las técnicas de sus brazos. Las armas más conocidas del Pi Kwa Chang son el doble sable, el bastón largo y el Miao Dao (sable hoja de maíz – antecesor de la katana japonesa).

Pi Kwa Chang y Tung Bei Chuan:

El Pi Kwa Chang que generalmente es conocido en la actualidad proviene de la versión revisada que desarrollara el especialista Ma Yingtu, que había conseguido un cargo de importancia en el instituto Nacional de Artes Marciales de Nanjing en 1928 (de gan influencia en la época). Este maestro invitó a su colega Guo Changshen de Hebei y entre ambos desarrollaron la nueva versión del estilo, manteniendo las técnicas y habilidades inherentes del Pi Kwa, pero agregándoles la velocidad y la energía explosiva del Tung Bei Chuan. Esta rama del Pi Kwa es famosa por sus técnicas de doble sable, que ejecutan movimientos con las mismas técnicas que realizan con sus dos palmas abiertas. Un dicho chino nos da muestras del carácter temerario de aquellos que entrenan esta famosa versión del Pi Kwa: “El Tung Bei Chuan y el Pi Kwa Chang no tienen miedo ni de los inmortales ni de los fantasmas” Pi Kwa Chang y Ba Ji Chuen Otra famosa asociación es la que realizan los practicantes de los estilos Pi Kwa Chang y Pa Chi Chuen y es debido al carácter de opuestos que ambos tienen. De esta forma, los movimientos suaves y elegantes del Pi Kwa Chang se complementan con los poderosos y directos golpes de puño del Pa Chi. Algunas escuelas suelen enseñar un programa en el cual no solo se enseñan formas de un estilo y otro, sino que además tienen una forma que combina elementos de ambos estilos.

Otro famoso dicho chino nos da cuenta de lo efectivo que es esta unión de estilos: “Cuando el Pa Chi se une al Pi Kwa, los dioses huyen temerosos; cuando el Pi Kwa se une al Pa Chi, los héroes rinden sus armas porque nada pueden hacer”.

Conclusión:

Cuando viaje a China por primera vez en Septiembre del 2000, el hermano de mi profesor, el sifu Claudio Di Renzo, me preguntó que era lo que quería entrenar allí, ya que él tenía muy buenos contactos con maestros y organizadores de cursos en las diferentes ciudades que visitaríamos. Realmente mi única ambición era el cultivarme como profesor y el tomar contacto con la historia y la cultura china. Sin embargo había que tomar alguna decisión. Y como ya había visto el estilo Pi Kwa Chang (y me había parecido interesante), me decidí por eso. Así fue que, Claudio arregló (entre muchas otras cosas) para que Jerónimo y yo pudiésemos entrenar en Jinan junto a una profesora de Pi Kwa. Es gracias a la dedicación y apoyo que nos brindó sifu Claudio que hoy conozco un poco de este importante estilo de Kung Fu, considerado como uno de los tesoros del Kung fu del norte de China.

Fuente: REVISTA CINTURON NEGRO ARGENTINA

Una Vida en el Templo de Shaolin

Por Si Fu Shi Yan Ming
Abad y fundador del Templo Shaolin de México AC
Traducido por Daniel Corona, discípulo en México
Publicado en la Revista “Kung Fu” Año 1 Numero 1 2006

Antes de que existan Ramas existen raíces, por lo tanto antes de contar mi vida en el templo debo contar la de mis padres. Básicamente mi padre era vagabundo, tenía que ir de puerta en puerta pidiendo limosna o pan y nunca fue a la escuela y dormía donde podía.

A pesar de lo difícil de su condición él era autodidacta y gustaba de leer y escribir, especialmente tenia gusto por la caligrafía china. La familia de mi madre tenía mejores condiciones pero no mucho mejor, ella como muchas mujeres chinas de su época, no gozaba de educación, sino que eran criadas solo para convertirse en amas de casa. Eventualmente mis padres consiguieron trabajo en el gobierno chino, durante la llegada de Mao Tse Tung, como telegrafistas y así se mantenían. Yo fui el séptimo de nueve hijos, antes que yo naciera 2 de mis hermanos y una hermana murieron de inanición en los años 50’s esto fue durante los años de mejora ! del gobierno chino, cuando todos decíamos que íbamos adelante y mejorando, desgraciadamente esto no llegaba a todos, es triste pero cierto, pero es como el clima, uno no puede cambiarlo, es por eso que todos debemos tratar de entender al mundo entenderse a uno mismo y ayudar a otros.

Nací en Zhumadian villa de Henan, en el centro-norte de China en la víspera del año Nuevo chino de 1964, el año del Dragón, muy suertudo verdad? Pero cuando tenia entre 2 y 3 años fui muy enfermizo y casi muero. Mis padres pensaron que no podían perder al cuarto de sus hijos y gastaron todo lo que tenían en doctores tratando de salvarme, incluso mi padre vendió su equipo de caligrafía.

Cuando ninguno de estos doctores tuvo éxito mis padres se dieron por vencidos. Mi cuerpo se encontraba frió y mis ojos no podían abrirse, todos me daban por muerto. Mis padres me envolvieron en sabanas para llevarme a tirar a algún lugar (pues no tenían dinero para el funeral ni el entierro) en su camino se toparon con hombre que les pregunto por qué lloraban y ellos contestaron que su hijo había muerto. El hombre les dijo que el era un acupunturista y que lo dejaran hacer un intento más, ahí mismo en la calle tomo sus agujas y me devolvió a la vida, desde entonces he creído que él era un Boddhisattva (persona iluminada) enviado por Buda para salvar mi vida.

Fue cuando cumplí 5 que mis padres siendo budistas decidieron llevarme al Templo Shaolin, preocupados porque había sido un chico muy enfermo y contentos de haber sido salvado de esa forma decidieron ofrecerme al templo.

En ese tiempo la revolución había prohibido la religión por lo que no había Abad que usara el rojo y amarillo de monjes, tampoco se afeitaban la cabeza y se vestían de forma casual. Nadie uso el uniforme de shaolin sino hasta 1980, el templo se encontraba en condiciones deplorables parte por guerras anteriores y parte por estragos de la revolución solo los cimientos y algunas paredes estaban en pie (utilizables), pero no había sido demolido, el templo como lo vemos ahora es el resultado de un trabajo de 10 años de reconstrucción y restauración.

Mis padres me llevaron a ver al monje líder de ese tiempo Shi Shing Jen, en ese entonces el templo no había tenido Abad por los últimos 300 años, eventualmente fue nombrado Abad en 1986 pero murió solo 7 meses después de nombrado oficialmente, desde entonces no ha habido Abad hasta mi salida de China (1992 Tiempo en que se escribió este articulo). Yo lo llamaba Si Gong (pronunciar Shi Kung ) o sea Gran maestro, el fue maestro de mi maestro, fue el quien me acepto, no tuve que hacer nada de Kung Fu ni nada, el solamente me miro y supo inmediatamente (“cuestión del destino” “yuan fen”), cuando se llega a un punto alto de espiritualidad basta con ver la cara de la gente e inmediatamente los conoces, inmediatamente mi nombre fue cambiado de Duan Gen Shan a Shi Yan Ming , todos los budistas toman el apellido “Shi” como el de Shakyamuni fundador del budismo puesto que seguimos a Buda, “Yan” quiere decir “34 generación” del templo de Shaolin y “Ming” que significa perpetuo, como el sol la luna o la rueda del Drama que nunca se detiene.

Cuando entre a Shaolin tan solo había unos 16 o 17 monjes y de ellos yo era el menor, la mayoría de los monjes tenían unos 70 años de edad. 5 años es una edad muy joven para ser separado de tus padres si embargo mis tíos de Kung Fu y maestros me tomaron como a un hijo y yo estaba contento. Mis maestros eventualmente me enviaban a casa de mis padres puesto que la prohibición de la religión era bastante fuerte y ellos me decían que no era seguro que permaneciera ahí ciertos días, cuando las guardias de oficiales entraban a verificar las cosas.

Mis maestros fueron Liu Shin Yi y Shen Ping An, me enseñaron muchos estilos diferentes de Kung Fu y acupuntura, ellos no eran monjes eran discípulos que vivían afuera del templo. En ese tiempo el templo no tenia muros completos así que estaba abierto, por lo que no era seguro permanecer ahí en las noches, muchos de los maestros no vivían ahí, fue hasta algún tiempo después cuando los jóvenes y yo vivíamos dentro pero no siempre todos los maestros vivieron ahí. Dentro del templo empecé a aprender formas, combate y Budismo Chan inmediatamente, practicábamos juntos diario sin reglas, simplemente aprendiendo mas cada día de forma natural todo lo que pudiera.

Los chinos piensan que si eres pobre (como lo éramos mi familia y Shaolin ) desarrollas las cosas más rápidamente a que si tienes comodidades, inmediatamente comencé a comprender todo, y entendía perfectamente lo que me decían aunque sin embargo era muy malo! era como un pequeño mono siempre jugando y haciendo bromas a la gente, por ejemplo hacia hoyos en la tierra y los tapaba con algo, después esperaba a que alguien pasara por ahí para ver cómo caía. Incluso jugaba bromas muy pesadas a mis propios maestros pero no tengo que contarles de eso, cuando me atrapaban haciendo una broma de estas me pegaban (lo cual era muy normal en ese entonces) o simplemente me dejaban horas ya sea en postura de caballo o de cabeza.

También tenía problemas con mis compañeros pues me tomaba muy enserio la práctica, si alguien comentaba algo durante el entrenamiento les decía “Estamos practicando por que hablan? “ y si continuaban hablando tomaba un palo y los golpeaba con el, quisiera poder hacer eso a mis estudiantes ahora!

Aun siendo un niño nunca quería perder, era muy competitivo mis hermanos y yo practicábamos Chin Na y yo nunca quería perder si caíamos tenía que caer encima de ellos, después de horas de pelear aun quería ganar a veces incluso nos lastimábamos o lastimaba a alguien y no enojábamos mucho pero después se nos pasaba, éramos familia. A veces incluso peleaba con gente de fuera del templo cuando escuchaba a alguien hacer un comentario despectivo en contra de Shaolin. A veces hay que usar distintos lenguajes para enseñar a la gente por ejemplo el lenguaje de la acción.

Conocí a mi maestro de Budismo (SiFu) Shi Yong Chen inmediatamente que entre al templo pero nunca lo tome muy en serio sino hasta los 14 o 15 años de edad, aprender los sutras fue algo muy natural para mi, todo mundo los repetía así que los escuchaba siempre y los aprendía. Entendí el Budismo Chan y alcance la Iluminación a una muy temprana edad sin embargo no podría decir bien una fecha pero todo parecía más claro de pronto todo era más profundo pero simple.

La Rutina del Diario

Me gusta la vida en el templo, suena dura, pero en realidad es muy simple. Amar lo que haces y nada más. Nos levantábamos a las 4:30 AM y practicábamos por 2 horas, a las 6:30 AM era hora del desayuno, casi siempre Tofu y vegetales, desde que recuerdo siempre he comido mucho, de 7 a 8 am hacíamos nuestras oraciones y meditación, algunas veces simplemente descansábamos, de 8 a 11:30am practica de nuevo después Budismo y finalmente limpieza del templo o algún trabajo que necesitase hacerse del templo, a las 11:30 el almuerzo a veces arroz , a veces fideos, algunos monjes no comen pasta por las mañanas pero en Shaolin es diferente, a veces monjes de otros lugares nos visitaban así que por respeto a ello se instalo el almuerzo de las 11:30 para que pudieran desayunar y nosotros comer con ellos. Desde ahí hasta la 1:00pm era tiempo de descanso y después de 1:00 a 5:30 practicábamos de nuevo y a rezar al final. De 5:30 a 6:00 pm era hora de la cena, arroz, fideos y sopa. De 6 a 7 pm descanso de 7 a 10pm a practicar de nuevo y ahí terminaba nuestro día. Algunos hermanos se quedaban despiertos aun de 10pm a 1am, caminaban entre los pasillos del templo o simplemente checaban que el incienso no se acabara en los altares y siguiera quemándose, a las! 4am era el cambio de turno, se iban a dormir y otro hermano hacia la guardia caminando por los pasillos.

Dormíamos sobre unas piezas de madera con una sabana a veces usando nuestra misma ropa como almohada, es muy cómodo y además muy bueno para tu espalda, en América las camas son demasiado suaves, en 1996 cuando mi hermano Shi De Yang vino a visitarme a América le pedí que se quedara en mi casa y le aparte una recamara para que se sintiera cómodo en privado, a la mañana siguiente lo encontré durmiendo en el piso, el también pensaba que la cama era demasiado suave!

No hubo electricidad en el templo sino hasta 1981 o 1982 y no hubo agua hasta 1986, antes de tener agua teníamos que ir a los ríos por ella, dentro de las montañas a un lado del Templo, o a veces colectábamos agua de lluvia o la sacábamos de un pozo, algunos de los monjes incluso se molestaron cuando se instalo el agua potable en el Templo puesto que los chinos creen en el Feng Shui y sacar el agua de la tierra y meterla en tubos es como cortar o interrumpir tus venas de la vida.

Durante el veranos nos bañábamos varias veces durante el día, puesto que por el calor el agua fría era soportable, pero en los inviernos podían pasar dos meses antes de un buen baño, te lavabas la cara y las axilas pero nadie brincaba completamente en el agua, algunas veces incluso usábamos nuestro propio sudor para limpiarnos el cuerpo. Hoy en día me parece que aun sigue siendo solo agua fría la que sale de la llave.

Antes de que el templo abriera sus puertas nuevamente podíamos comer carne. Después de que fuera reconstruido teníamos muchos monjes de visita y entonces no comíamos carne. Los monjes de Shaolin tenemos permitido comer carne, fue el emperador Li Shi Min de la dinastía Tang quien otorgo ese derecho a los monjes de shaolin en agradecimiento por su ayuda prestada en esos tiempos.

La película “El Templo de Shaolin” lo cambio todo, después de esa película muchos turistas empezaron a arribar al Templo, nuestra rutina diaria tuvo que cambiar, pues teníamos que tomar tiempo para atender a los turistas, al principio pareció malo pero en realidad fue bueno, pues mas gente conocía de nosotros y cada vez había más interesados en aprender el Budismo Chan y la cultura China, así que debíamos estar felices por ello.

Mas o menos en esas fechas mis padres murieron de cáncer, con una diferencia de 6 meses más o menos, sus trabajos eran muy estresantes y además eran grandes fumadores, yo tenía 16 y aun cuando hayan muerto yo siempre pensé que no habían muerto sino que estaban conmigo.

Después que ellos murieron yo me encargue de mis hermanos menores, aun hoy en día mantengo contacto con ellos.
Tiempo después las cosas empezaron a cambiar, ya no dedicábamos el mismo tiempo a nuestra vida pues había que atender a todos los turistas, el Abad actual empezó a organizar grupos para que dieran clases a los visitantes y creo que eso empezó a incomodarme un poco. En 1998 cuando regrese a Shaolin a visitar a mis hermanos me encontré que del puñado de Jóvenes maestros que existíamos ahora eran cientos de “monjes” los que enseñaban Kung Fu a los visitantes, pude reconocer a personas que hacían la limpieza cuando yo entrenaba y ahora estaban vestidos de monjes pretendiendo ser maestros de Kung Fu, aun hoy en día si visitas el Templo Shaolin podrás ver cientos de personas rapadas vistiendo hábitos de monjes y tal vez ni uno solo de ellos sea monje Shaolin, ponerse un hábito y decirse monje es igual que ponerse el disfraz del hombre araña y decir que tu eres el, cientos de personas visitan ahora el Templo y muchos salen de ahí con nombres de monjes que ya ni siquiera están en los sutras, pero también hay que entender que por otro lado este crecimiento fue muy bueno para el Templo pues así se empezó a escuchar de él en todo el mundo y a generar interés en América sin lo cual yo no habría llegado a Nueva York.

Despues de la gira mundial de los monjes de Shaolin al llegar a EU decidí quedarme para esparcir el Dharma de este lado del mundo, y desde entonces dedico todo mi tiempo a llevarlo a todas partes del mundo hasta donde pueda llegar y a donde no pueda pues para eso tengo ahora un libro para enviar el mensaje a tantos lugares como sea posible.

La gente debe aprender a apreciar y entender el ahora. Cien años han pasado desde que necesitabas tomar un barco para ir de China a América y viceversa y te tomaba meses llegar, hoy en día la gente toma un avión y llega en horas, debemos aprender a valorar todo lo que tenemos hoy en día y ayudarnos a entendernos a nosotros mismos para poder pasar a un nivel superior espero que este articulo ayude a que más gente aprenda sobre lo que significa Shaolin, las Artes Marciales y Budismo de Shaolin son en verdad poderosos para ayudar a la gente, a mi me ayudaron cuando tuve malos tiempos y exhorto a cualquiera a que se de la oportunidad de conocer más, de viajar a Shaolin o de venir a visitarme. Si vas a Shaolin China y ves lleno de turistas o que todo se vende o si vienes a Nueva York, o mi templo en México y no encuentras los bosques y la nieve no te sientas sorprendido ni decepcionado, abre tu mente para encontrar el entendimiento, abre también tu corazón, cree en ti mismo, confía en ti mismo y encontraras todas las respuestas a tus preguntas.

Amitabha! ( Buda te bendiga )
SiFu Shi Yan Ming

https://i2.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/a/ae/Amitabha_Buddha_and_Bodhisattvas.jpeg

Fuente: jlgarcia.galeon.com

Estas fotos de Monjes Shaolin desafían lo que sabemos acerca de las limitaciones del cuerpo

Los Monjes Shaolin basan su entrenamiento en un gran poder de concentración mental que entrenan mediante la meditación. Su objetivo final es alcanzar el nirvana (la iluminación) para liberarse de los deseos mundanos.

Sus proezas llegan a tal extremo que realizan exhibiciones por todo el mundo para demostrar lo que pueden conseguir con sus cuerpos. Aquí os dejo algunas fotos espectaculares que forman parte de sus exigentes entrenamientos:

1) Los Monjes Shaolin son entrenados en el arte marcial del Shaolin kung fu.

monje shaolin

2) El entrenamiento es riguroso e igual de duro tanto para la mente como para el cuerpo.

shaolin entrenando

3) Los monjes practican técnicas centradas en el equilibrio, la fuerza, la resistencia y la autodefensa.

entrenamiento shaolin

4) A medida que comienzan a dominar estas habilidades, los límites de sus cuerpos se vuelven casi inexistentes.

monjes shaolin

5) Ellos pueden soportar cantidades increíbles de dolor sin apenas pestañear.
monjes entrenando
6) Lo que sus cuerpos pueden hacer es algo simbólico de que refleja el equilibrio interior que logran a través de su formación.

pared
7) Ellos creen que las limitaciones, como los deseos, crecen dentro de la mente.
demostracion de fuerza
8) Una exhibición de control mental y físico.
demostracion shaolin
9) Haciendo el pino sobre sus dedos índices.

haciendo el pino

Fotos en blanco y negro a cargo de Tomasz Gudzowaty.

Loto y Espada Shaolin Documental Artes Marciales Kung Fu

Loto Y Espada Monjes Shaolin China

Los Monjes Shaolin de China vuelven con un nuevo espectáculo que muestra una dimensión aún más interesante de los poderes místicos del Kung Fu Shaolin: por primera vez, también las mujeres desarrollan los difíciles ejercicios del Chi Kung y compiten, pacíficamente, con los maestros de Shaolin.

El espectáculo se basa en hechos históricos. El monje indio Ta Mo, que fundó el Budismo Zen hace aproximadamente 1500 años, tuvo cuatro discípulos, entre ellos una mujer: la princesa Minglian, considerada la primera monja budista de China. Ella construyó un monasterio para mujeres no muy lejos del mundialmente famoso Templo de Shaolin, donde en sus mejores tiempos hasta 1000 monjas practicaban Kung Fu hasta completar su maestría.

Hoy este templo, el Monasterio Yongtai, pertenece al patrimonio cultural de la China, y recientemente ha sido completamente reconstruído gracias a la iniciativa privada. Es uno de los principales centros espirituales del Budismo Zen y una fortaleza del Kung Fu femenino, donde reciben entrenamiento muchas alumnas de toda China.