Archivo de la categoría: Yoga

¿El Yoga es un arte marcial?

El origen del yoga se remonta a muchos miles de años atrás en la antigua India. El yoga ha evolucionado desde entonces y es un arte totalmente diferente de lo que solía ser hace muchos años. El mayor conocimiento del cuerpo humano, junto con los intentos de varios sabios para regularizar la práctica ha conducido al desarrollo de lo que llamamos al yoga de hoy. El yoga moderno es una herramienta utilizada para el ejercicio físico y mental. Está diseñado para ayudar al cuerpo a alcanzar sus límites físicos y mejorar la circulación y por lo tanto la salud general del cuerpo.

Las artes marciales es un método tradicional de combate. Las artes marciales fueron desarrolladas por las distintas personas diferentes indígenas del mundo, como los métodos de defensa personal, así como para atacar y conquistar nuevos territorios. La mayoría de las prácticas del arte marcial se basa en el honor, respeto y solidaridad con las personas y con la tradición de los grandes. Las artes marciales son a menudo contradictorias en cuanto a que abogan por el autocontrol y la paz de la mente, mientras que también se están utilizando en actividades de combate.

El vínculo entre el yoga y artes marciales no es claro. Yoga en su forma actual práctica no se puede denominar como un arte marcial, ya que no implica ningún combate. No obstante, el yoga tiene un enlace a las artes marciales, ya que se centra en la paz espiritual de la persona y también se asocia con el estado físico de la persona. Este aspecto de la aptitud física es donde el yoga y artes marciales se cruzan unos con otros e incluso se han combinado para crear artes marciales yoga. Hay muchas artes marciales se practican en Asia, que tienen vínculos con el yoga. Esto es probablemente debido a las relaciones floreciente comercio entre la India y el este de Asia desde hace siglos. Con un comercio floreciente, que es natural que los intercambios sociales y culturales. Por ello, algunas artes marciales tienden a tener posiciones similares al yoga, especialmente cuando se refiere a los ejercicios de calentamiento de estas artes marciales. Esto es probablemente debido a la comprensión del cuerpo humano y los beneficios físicos del yoga fueron compartidos a través de las fronteras.

Por lo tanto se puede concluir que el yoga y artes marciales se entrelazan entre sí, sino que el yoga es una práctica más espiritual y mental de un asociado con la violencia y la guerra. Sin embargo, un poco de yoga poses típicas como el héroe plantean se pueden asociar con los guerreros y los ejercicios realizados por ellos antes de combatir, que es donde la relación entre el yoga y artes marciales se puede hacer.

Fuente: chakra.es

Yoga prenatal: ventajas y beneficios para la futura mamá.

La expectativa de dar a luz un bebé y el hecho de poder tenerlo muy bien guardado en la barriga durante el embarazo es una sensación muy estimulante para muchas mamás. Por este motivo, muchas mujeres embarazadas son conscientes de que deben cuidarse para que su bebé crezca sano. El yoga prenatal permite a las futuras mamás cuidar de su cuerpo, de su mente, y protegerse para recibir de forma relajada al bebé que está por nacer. Este ejercicio, que armoniza cuerpo y mente, alivia también problemas muy comunes durante el embarazo como la hinchazón, las manchas, las estrías y los dolores de espalda y de piernas. Además, el yoga permite que la mujer embarazada conserve la elasticidad de su cuerpo. La práctica de este tipo de ejercicio físico suave es una de las recomendaciones en las que más insisten los ginecólogos actualmente. Esta terapia oriental es la que está despertando más interés por los beneficios que ofrece a las mujeres durante su embarazo.

yoga-prenatal

Ventajas del yoga prenatal

El yoga prenatal mantiene tus articulaciones flexibles y te ayudará a mantener la flexibilidad. Además, el yoga fortalece tu sistema muscular, estimula tu circulación y el retorno venoso de las piernas, y te ayuda a relajarte, ya que puedes usar las técnicas practicadas en clase para mantener la calma y tener un poco más de control durante el parto. Éstas son algunas ventajas del yoga durante el embarazo:

– Proporciona y conserva la elasticidad al cuerpo
– Mantiene la agilidad muscular
– Aumenta las posibilidades de un parto natural y una rápida recuperación
– Relaja la mente y la mantiene tranquila y equilibrada
– Ayuda y controla la respiración y la circulación
– Evita la ansiedad
– Refuerza la postura
– Fortalece la columna
– Ayuda a solucionar problemas como la hinchazón de pies y piernas, dolores de espalda, etc.
– Aporta seguridad a la futura mamá
– Mejora el humor
– Ayuda con las digestiones
– Favorece el sueño.
– Mejora el estrés y alivia el cansancio

Clases de yoga para embarazadas

La principal ventaja de practicar yoga con regularidad es que ayuda a conseguir una mejor forma física y flexibilidad, pero sobre todo te ayuda conectar con el propio cuerpo. Esta conexión ayuda a aceptar los cambios que suceden en nuestro organismo, a adaptarnos y a mantener un vínculo relajado con el bebé. Estas sensaciones son muy importantes durante los nueve meses que dura el embarazo y durante el parto.

piel-embarazada

La futura madre puede empezar con las clases de yoga prenatal en cualquier momento de su embarazo. No obsante, a medida que avanza la gestación, deberás evitar posturas en las que puedas perder el equilibrio. En el segundo trimestre, el yoga prenatal sustituye las posturas que requieren que estés acostada sobre la espalda – ya que como el útero se pone más pesado, puedes poner demasiada presión sobre las venas principales lo que disminuiría el flujo sanguíneo del corazón- por otras que requieran menos esfuerzo.

Respecto a los estiramientos, tus monitores harán especial hincapié en no forzar demasiado. Las mujeres embarazadas producen más relaxina, una hormona que aumenta la flexibilidad y la movilidad de las articulaciones, por lo que es importante que conozcas tus límites para poder frenar un poco cuando haces estiramientos.

Actualmente, existen centros donde se imparten clases de yoga, especialmente orientadas a las mujeres embarazadas, que desean preparar su cuerpo y su mente para recibir a su bebé. Las clases se ofrecen en niveles distintos, según el conocimiento que tenga la futura mamá acerca del yoga. Para asistir a las clases de yoga se aconseja el uso de ropa ligera y holgada, y ingerir alimentos por lo menos una hora antes de la clase.

La futura mamá aprenderá a aceptar mejor sus cambios físicos y emocionales, a respirar adecuadamente, a relajar las tensiones, y ganará mucho en energía, en tranquilidad y vitalidad, a través de los estiramientos, los ejercicios de respiración, y la meditación. Lo ideal es practicar el yoga, al menos, dos veces a la semana.

002

Yoga durante el embarazo

mujer yoga

La práctica de yoga prenatal te da un equilibrio y armoniza tu estado de salud general. Te prepara en varios aspectos con un trabajo muy completo intelectual, físico y emocional

Las mamás siempre están preocupadas porque su bebé alcance un desarrollo óptimo pero no se deben olvidar del cuidado de su propio cuerpo y de su mente. Es por ello que los médicos regularmente recomiendan a las futuras mamás caminatas y algunos ejercicios moderados, específicos para su condición.

Es aquí donde entra la yoga. Pues es muy efectiva para favorecer la flexibilidad de la mujer, cosa por demás importante durante el parto, igualmente ayuda con problemas comunes durante el embarazo como las estrías, dolores de espalda y extremidades, relaja la mente y la mantiene tranquila evitando la ansiedad, mantiene la agilidad, mejora el humor, favorece el sueño, entre otras.

También es importante la atmósfera que encontrarás en las clases con mamás que tienen las mismas dudas y están pasando por lo mismo que tú.

Ejercicios: Ayudan a mantener la flexibilidad, fortalecen los órganos reproductivos, ayudan a abrir la pelvis, también aseguran un aporte óptimo de sangre y nutrientes al bebé.

Pranayamas: (Respiraciones) Estas técnicas ayudan a mantener un aporte apropiado de oxigeno, En la madre, favorecen un estado de relajación. Son de gran ayuda durante el parto.

Meditación: Es una herramienta terapéutica con la que se pueden resolver conflictos internos, ansiedad y tristeza. Además crea un estado de alta conciencia.

Relajación profunda: Crea un estado de relajación corporal y mental ideal para el embarazo y el parto.

Fortalecimiento pélvico durante el embarazo.

Esta es una serie de ejercicios de yoga que pueden practicarse a diario durante el embarazo. Se recomienda comentarlo con su ginecólogo.

1.- Ponerse sobre sus manos y rodillas. Inhala y sube la cabeza al mismo tiempo que estiras tu pierna izquierda hacía atrás. Mantén la pelvis paralela al piso para que tu torso nos e gire. Exhala, baja la barbilla hacía el pecho y encorva la espalda. Continúa por un minuto. Relájate por un minuto. Repite el ejercicio con la pierna derecha por un minuto.

imagen1imagen2

 2.- ´Siéntate en el suelo y estira las piernas. Pon tus manos sobre el suelo detrás de tus caderas y recárgate hacía atrás. Trata de mantener la columna y el cuello rectos. Inhala y sube la pierna izquierda, exhala y bájala suavemente. Ahora, inhala y sube la derecha, exhala y bájala. Continúa de 1 a 3 minutos.

imagen3imagen4

3.- Recuéstate sobre tu lado izquierdo. Si necesitas puedes ponerte una almohada debajo de la cabeza para sentirte más cómoda. Dobla un poco tu pierna izquierda. Pon tu mano derecha sobre el piso en frente de ti para ayudarte al balance. Comienza a levanta la pierna derecha y canta Sat. Bájala suavemente y canta Nam. O inhala conforme la subes y exhala al bajarla. Continúa de 1 a 3 minutos. Relájate y repite cambiando de lado.

imagen5imagen6

4.-Párate con tus piernas un poco separadas y baja en cuclillas. Deja que tus rodillas se separen para estar cómoda. Tus pies deben estar totalmente sobre el piso, si no puedes, utiliza un cojín o una cobija doblada debajo de tus talones. Entrelaza tus dedos frente a ti y pon tus codos en la parte interna de las rodillas, ayudando a que las piernas se mantengan separadas. Cierra los ojos y empieza a hacer respiración larga y profunda por tres minutos. Inhala y empieza a levantarte muy lentamente.

imagen7

5.-Siéntate sobre un cojín confortablemente en postura fácil. Coloca tus manos sobre los empeines. Empieza a inhalar enderezando tu espalda y exhala al flexionarla. Continúa por 1 a 3 minutos.

6.- Al terminar la serie contrae los músculos del suelo pélvico mantente así por 5 minutos y relaja. Continúa por 3 minutos.

imagen8

7.- Relajación,recuéstate de lado y pon un cojín debajo de tu cabeza y otro entre tus piernas, relájate por 10 minutos.          imagen9

yoga durante el embarazo