Archivo de la categoría: Kumite

Motobu Choki, una verdadera leyenda

Nació en Febrero de 1871 en la ciudad de Shuri, siendo el tercer hijo de la familia Samurai “Motobu-Goden” Lº Kahira. En esta familia tradicional el heredero del título y responsabilidades del cargo de su padre recibía una educación esmerada, tanto en la cultura china y japonesa como en artes marciales; pero al ser el tercero su educación no fue tan cuidada, dejándole campar a sus respetos y él respondió ante estas circunstancias entrenando con gran intensidad pero de una forma propia, sin sometimiento a una escuela determinada.

EL FAMOSO MAESTRO

Su interés por el entrenamiento en artes marciales se desarrolló enormemente y para mostrar esto más expresivamente es conocida la anécdota de su infancia, en la que cada vez que el jefe de policía iba a su casa a tomar el té e informar a su superior de las novedades, él lo esperaba para recibir con ansia orientaciones, o la instrucción que sobre artes marciales gustosamente le fuera entregada. Así continuó durante largos años entrenándose a fondo en el MAKIWARA y los instrumentos propios de OKINAWA para la formación corporal, CHISHI, CHASHI, ISHI-GETA, etc, y durante la noche buscaba oponentes de mayor fuerza y tamaño en los barrios bajos, adquiriendo poco a poco fama de excelente combatiente, recibiendo el apelativo de MOTOBU-SARU (MOTOBU el mono) por su agilidad y originalidad.

SUS PRIMEROS PROBLEMAS

Lo que antecede le crearía problemas con su primer maestro, el gran revitalizador y reordenador del karate SHURI: ITOSU ANKO, pues era grande su deseo de probar cada técnica o combinación aprendida en combate, por lo que pierde la orientación del maestro y debe entrenar, de nuevo, en solitario.

En una de estas ocasiones se enfrentó a un experto llamado ITARASIKI, que era cinco o seis años mayor que él, y por un pelo perdió el combate. Esa noche no pudo dormir pensando y recordando cada una de las facetas del combate, sus errores técnicos y sus fallos de táctica, especialmente aquellos que le llevaron a la derrota.

UN NUEVO MAESTRO

Más tarde conoció al maestro TOKUMINE, un excelente artista del TE y del BO, el cual era amante de la bebida, y MOTOBU, conociendo su debilidad, le llevaba SAKE (vino de arroz), y así recibió durante un tiempo instrucción de este maestro, el cual, cuando bebía, se volvía agresivo y en múltiples ocasiones había combatido en la calle causando lesiones. En la última de ellas, y ante el intento de deternerlo por parte de un policía, lo proyectó y le causó heridas, siendo necesario que varios policías en actuación conjunta lo detuvieran y presentaron al juez. Ante un expediente en el cual constaba lesiones a más de veinte personas, le fue impuesto el castigo del destierro a la isla de YAEYAMA, donde años más tarde murió.

CONTINUACIÓN DEL ENTRENAMIENTO

Otra vez MOTOBU debía continuar su entrenamiento sin la orientación de sus maestros y decide buscar un maestro famoso, éste será MATSUMORA KOSAKU de TOMARI-TE y debido a que era muy conocido su nombre como combatiente nocturno, se presentó con otro. Más tarde, el maestro lo llamó a su presencia, pués había sido reconocido debido a su mala fama de peleón y MATSUMORA le preguntó por qué se había presentado con el nombre de SESOKO siendo éste el nombre falso, a lo que contestó MOTOBU que éste no era falso, sino que, cuando era pequeño y mientras se estaba criando en casa de su madre, le llamaban así, El maestro le permitió recibir su enseñanza, especialmente en KUMITE y las KATAS NAIFANCHIN y PASSAI que más tarde serían sus favoritas.

EL PRIMER COMBATE

Al carecer de condiciones para llevar un negocio, que intenta y fracasa en OKINAWA, y ante grandes dificultades económicas, marcha a OSAKA en 1921. Algo más tarde, en KYOTO, se celebraba un combate de exhibición entre un boxeador profesional de origen ruso y de 1.80 metros de estatura y los aficionados a las artes marciales que quisieran enfrentarse a él. Cuando se hizo el anuncio entre el público nadie contestó y preguntado MOTOBU poe el dueño de la casa donde se alojaba, si aceptaría el reto, el maestro se decidió (en aquel entonces tenía cincuenta y dos o cincuenta y tres años), subió al ring no aceptando colocarse los guantes; durante dos asaltos estudió a su oponente con una estrategia meramente defensiva, a la espera de su oportunidad. El boxeador, mientras tanto, iba ganando puntos y confiándose, comenzando a tomar a broma ese “pequeñajo” que no contraatacaba, y en un momento de descuido fue sorprendido por un extraordinario KIAI, y el público vio cómo el boxeador cayó al suelo sin conocimiento; la acción de MOTOBU había sido tan rápida que su KEIKOKEN a la sien del oponente no había sido visto. Publicado el evento en una revista de aquel entonces y ante su fama decide trasladarse sa TOKYO y abrier un DOJO llamado RYUKYU BUJUTSU-TODE, así como dar clases a la policía metropolitana de TOKYO y dirigir algunos clubs de karate, como el de la Universidad de TOYO DAIGAKU.

ÚLTIMA ETAPA DE FORMACIÓN

En 1936 vuelve a OKINAWA para recibir instrucción en katas antiguas y KOBUYUTSU de OKINAWA con el maestro KENTSU-YABU, con el que habla de las transformaciones que han sufrido los katas de OKINAWA en Japón, deplorando esta actitud, informando de ello a todos los grandes maestros de OKINAWA de aquella época.

Vuelve a TOKYO y continúa su enseñanza. Justo antes de comenzar la II Guerra Mundial, en el año SHOWA 14, vuelve a OKINAWA.

Se conserva un opúsculo sobre KUMITE dictado por este maestro y publicado por la TODE JUTSU FUKYUKAY, titulado “OKINAWA KEMPO TODE JUTSU KATA DE KUMITE”.

Más adelante escribiría otro libro, que se perdió antes de ser editado y que constaba de las siguientes partes: “Historia de Karate”, “katas”, “Análisis de katas” y “HENTE-KUMITE”; este libro habría causado un enorme impacto, siendo una verdadera desgracia su desaparición.

UN PRECURSOR

Este maestro es uno de los precursores de la faceta deportiva del KUMITE y un gran maestro en el combate real.

En general es conocido como un maestro robusto y agresivo pero era un hombre que apreciaba la cortesía y las buenas maneras, y la exigía a sus alumnos en grado elevado; después de su iluminación en la que comprendió que el Arte del Karate era un camino de perfección propia y no de vencer a los demás, sino a sí mismo, a través de un contínuo esfuerzo, alcanzó la madurez.

Murió, siendo en vida una verdadera leyenda del karate, en la ciudad de NAHA. el 2 de septiembre de 1944, a la edad de setenta y tres años.

Autor: JUAN ANTONIO BISH LORENZO

Publicado: KARATEKA/jlgarcia.galeon.com

PEQUEÑA GUÍA DE PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DE LESIONES EN KARATE.

Nota Previa: esta guía no es una guía médica, tan solo son una serie de consejos por parte del autor, sobre las lesiones que ha sufrido durante la actividad de karate. Por favor, para cualquier lesión, acudir a un médico.

Índice
1. INTRODUCCIÓN
2. AUTOR
3. OBJETIVO
4. TIPO DE LESIONES
4.1. Lesiones óseas
4.1.1. Contusiones
4.1.2. Roturas
4.2. Lesiones musculares
4.3. Lesiones en articulaciones
4.4. Otras
5. CONCLUSIÓN
————————————————————————————–
1. INTRODUCCIÓN
La presente guía no se basa en un estudio de medicina, sino en la experiencia personal del autor tras más de diez años de práctica continuada, y haber pasado por distintos tipos de lesiones. Toda práctica deportiva lleva aparejada alguna lesión, y lo importante es conocerlas y prevenirlas, para que no aparezcan, ó si lo han de hacer, que lo hagan con la menor frecuencia y virulencia posible. Siempre se ha dicho que “el mejor médico es uno mismo”, y es cierto, ya que cada uno conoce sus limitaciones y hasta donde pude llegar, y la práctica de karate nos lleva a conocer nuestros límites e intentar superarlos.
Ciertas lesiones privaran al practicante de karate de realizar una práctica “normal”, pero para no parar la evolución contínua de la práctica, se pueden realizar entrenamientos “alternativos”, que conllevan el continuar con la práctica y no detenerla.
En las siguientes líneas, se establece la relación de lesiones más comunes, y cómo evitarlas, dentro de lo posible, claro está.
2. AUTOR
El autor del presente estudio es el alumno Jose Antonio Blanco Morón, practicante de Karate-Do Shotokai.
3. OBJETIVO
El objetivo es el describir las lesiones más comunes que aparecen durante la práctica de Karate, cómo prevenirlas y cómo tratarlas.
4. TIPO DE LESIONES
Existen dos tipos de lesiones, según la naturaleza de la parte del cuerpo afectada, esto es, lesiones musculares y lesiones óseas.
En el siguiente cuadro se resumen las distintas tipologías de cada una de ellas:
4.1. Lesiones óseas.
Las lesiones óseas son poco frecuentes en Karate tradicional, siendo más frecuente en el tipo de karate deportivo, ya que en el primero el kumite realizado, es un kumite de estudio y de colaboración entre tori y uke, aunque no por ello exento de marcialidad. En el deportivo, es conocido por todos, que cuando al ser humano se le plantea la posibilidad de ganar “algo”, su forma de ser cambia y se transforma, algo parecido al caso de Robert Louis Stevenson con su Jekyll y Mr. Hide.
4.1.1. Contusiones.
Las contusiones aparecen debidas a golpes accidentales, ya que siempre el kumite ha de ser realizado con control y estudiando las distintas posibilidades técnicas del momento.
Aparejado con la contusión aparece un proceso inflamatorio de la zona en cuestión, con posibilidad de aparición de cardenales (pequeños cúmulos sanguíneos por roturas de vasos capilares). Así mismo, en la zona de la contusión, el grupo muscular existente también se verá afectado por el golpe. Su tratamiento es el frío durante 24-48 h. El calor seco no se recomienda aplicarlo para este tipo de lesiones. Tras 48-72 horas, pasa efecto negativo de la contusión.
Su prevención es clara, controlar tanto tori como uke su “vehemencia”, y controlar más en la aplicación de técnicas ofensivas y un mayor estudio de las técnicas defensivas.
4.1.2. Roturas.
Las roturas son un tipo lesión con una evolución más grave que la anterior, ya que aquí con el golpe, sobreviene la rotura de algún hueso. Este tipo de lesiones es muy poco frecuente, por no decir inexistente. Su tratamiento es claro, acudir con urgencia a un hospital, donde aplicarán los medios necesarios. Su tratamiento es más complejo que las contusiones, con una recuperación más prolongada, que puede alcanzar los 2 meses de plazo.
Dentro de las roturas se van a incluir los golpes costales. Los golpes costales, suelen degenerar normalmente en contusión, aunque pueden aparece pequeñas roturas ó rotura total de costilla. Como rotura suele ser infrecuente en la práctica; lo más habitual puede ser la llamada “contusión intercostal”, siendo ésta una contusión donde no se produce rotura ósea. Una contusión intercostal suele tener un proceso de recuperación de unos dos meses, presentando un cuadro con complicaciones al respirar en las dos semanas iniciales, en las que aunque haya dolor, habrá que respirar de la mejor manera posible, para evitar una embolia pulmonar. Tras estas dos semanas, el dolor va remitiendo, hasta que a los dos meses desaparece completamente.
En estos casos también se recomienda acudir a un centro hospitalario, donde puedan evaluar y trata el alcance de la lesión. Especial cuidado habrá de tenerse si la costilla se ha “clavado” en el pulmón, aunque esto como digo, es muy poco probable durante la práctica de karate.
Para las roturas de costillas, tan solo se aplican fajas y se recomienda reposo físico.
En todas las roturas como en las contusiones se recomienda para prevenirlas, controlar tanto tori como uke su “vehemencia”, y controlar más en la aplicación de técnicas ofensivas y un mayor estudio de las técnicas defensivas.

4.2. Lesiones musculares.
Las lesiones musculares suelen ser las más frecuentes en la práctica de karate. Éstas suelen sobrevenir por sobre esforzar las fibras, en el intento de subir y elevar más la pierna en la ejecución de técnicas de pierna (“Keri-waza”).
Dentro de las lesiones musculares, según el grado de gravedad, se pueden encontrar tres tipologías de lesión, a saber:
· Distensiones
· Contracturas
· Roturas de fibras
Las distensiones aparecen por haber realizado una elongación ó alargamiento excesivo de un grupo muscular determinado, habiendo sobre pasado su límite elástico.
En el caso de las contracturas, el proceso sucede del mismo modo, pero aquí el grupo muscular se contrae, para de alguna manera buscar una “defensa” ante una “agresión” similar por parte del sujeto; es una evolución de la distensión.
En el último caso, la rotura de fibras, sucede cuando tras la elongación excesiva, un grupo de fibras se “rompe”, es decir, en este proceso si existe una rotura de fibras musculares, no apareciendo en los dos primeros casos observados.
Todos los procesos anteriormente descritos, distensión, contractura y rotura, sobrevienen por un sobreesfuerzo, ó estiramiento excesivo durante la práctica y ejecución de técnicas de pierna. También es preciso indicar, que estos procesos pueden suceder por un excesivo trabajo de flexibilidad. Éstas podrían ser las causas más comunes para estas patologías.
Como forma de tratamiento, en primer lugar lo más importante, es descansar la zona afectada, aplicar reposo. Durante las primeras 48 h, aplicar frío en la zona para reducir el proceso inflamatorio, y eliminar el dolor. Tras las primeras 48 h, aplicar calor seco (mediante una manta eléctrica por ejemplo), para que el flujo sanguíneo en la zona aumente, y el aporte de sustancias sea mayor en dicha zona y mejore la recuperación.
No obstante pueden tomarse antiinflamatorios por prescripción médica y algún comprimido para el dolor, de igual modo.
La prevención de este tipo de lesiones es clara, calentar los grupos musculares que vayan a ser trabajados siempre antes de la práctica, y no “obsesionarse” con la flexibilidad. Cabe indicar, que cada ser humano, posee un cuerpo distinto, y cada cuerpo tiene un grado de flexibilidad y elasticidad determinados, que evidentemente, durante el ejercicio puede ser muy mejorado, pero no todos obtendrán los mismos resultados ni en el mismo tiempo; es preciso no intentar emular a los señores con “portentosa” flexibilidad, no hay que olvidar que Karate no es llevar el pie al techo, sino que cada cual se esfuerce en conseguir su nivel“jodan” ó más alto, pero como digo, depende de cada cual.
Es muy importante reseñar, que las lesiones musculares con cierta gravedad (cuando suele haber roturas), suelen dejar secuelas, esto es, se realiza una “reparación” de la zona afectada, pero ya no será la misma antes de la lesión, y seguramente llevará aparejada alguna limitación por pequeña que sea (aparición de pequeño dolor en la zona, pequeño acortamiento muscular…).
Además es lógico pensar que si se realiza un excesivo trabajo de flexibilidad, y sobreviene una lesión, la progresión se verá truncada, y no digamos si se sigue entrenando con la lesión y el dolor; al final el resultado final, se alcanzará con más tiempo, si es que se consigue, habiéndose producido un notable retraso, es por ellos que se recomienda la paciencia y constancia en el trabajo de la flexibilidad (obsesión de todo iniciado).
Se describen a continuación los grupos musculares donde este tipo de lesiones, es más común que sobrevengan:
ü Isquiotibiales
ü Bíceps femoral
ü Abductores
ü Gemelos
Los isquiotibiales se estiran para mejorar la patada y la elevación de la pierna frontal (mae-geri).
El bíceps femoral va aparejado con la anterior técnica y elevación de pierna.
El trabajo de abductores mejora la patada lateral (yoko-geri) y la elevación lateral de la pierna.
En el caso de gemelos, suelen aparecer las típicas“subidas” del músculo, muy dolorosas y que sobrevienen cuando el músculo se relaja (por ejemplo mientras se duerme), tras un esfuerzo. Habrán de realizarse estiramientos para compensar la contractura que suele aparecer tras este proceso.
Ante este tipo de lesiones, si se observa una excesiva gravedad, se recomienda como siempre acudir a un centro hospitalario, donde se pueda evaluar su gravedad y tratamiento. Las pruebas que se suelen realizar son radiografías para descartar roturas óseas, y resonancias magnéticas, donde puede observarse con más detalle la zona y poder valorar las roturas musculares, aunque este tipo de pruebas es muy raro se hagan en urgencias, requiriendo de período de tiempo prolongado según el caso.
En todas las lesiones musculares, el tratamientoserá el que sigue:
Ø Reposo de la zona afectada.
Ø Primeras 24-48 h aplicar frío en la zona. Bajar inflamación y reducir el dolor.
Ø A partir de las 48 h aplicar calor seco.
Ø Tras unas dos semanas (1 semana para lesiones leves), comenzar con trabajo de flexibilidad suave, para ir recuperando poco a poco el grupo muscular de manera satisfactoria.
Las pomadas y cremas, parecen no tener apenas efecto de mejora, con su aplicación.
4.3. Lesiones en articulaciones.
Dada la importancia de este tipo de lesiones y su complejidad, se le dedica un apartado exclusivo.
Las articulacionesdentro del cuerpo humano, son las zonas más complejas, ya que en ella tanto músculo como huesos, están en perfecta sintonía para que éstas trabajen correctamente.
Es por ello que cuando sobreviene una lesión articular, su recuperación y tratamiento suele ser por norma general complejo, y su recuperación difícil.
Las articulaciones existentes en el cuerpo humano son:
§ Hombro
§ Codo
§ Muñeca
§ Cadera
§ Rodilla
§ Tobillo
§ Muñecas
Dentro de la práctica de karate, la articulación que más hay que tratar es la de la rodilla. En el resto es raro que sobrevengan lesiones.
Habrá que vigilar las hiperextensiones, esto es, los estiramientos excesivos que suelen concentrarse en las articulaciones del codo (al realizar uraken-uchi, ó bien un oi-tsuki con el brazo muy estirado, esto es el llamado “codo de tenis”), y rodilla (al realizar la patada frontal ó mae-geri). Para prevenir la aparición de estas patologías, no olvidar que tanto brazos como piernas no se han de estirar por completo en la ejecución de técnicas, y si lo han de hacer, lo harán de forma no violenta ó agresiva (velocidad más reducida).
En el caso de los tobillos, se ha de trabajar su flexibilidad para mejorarla y hacerlos más robustos. Rara vez sobrevienen los llamados esguinces de tobillo, que se producen cuando se gira el tobillo, normalmente hacia el exterior, y el peso de todo el cuerpo recae sobre esta zona. Inmediatamente a la lesión el tobillo suele hincharse bastante. Se recomienda asistir a un centro hospitalario donde trataran la lesión. Suelen ser de tres grados, 1, 2 y 3 en función de la gravedad, que variará en si tan solo se trata de una distensión de ligamentos, si se ha producido rotura de éstos, ó si además, parte del hueso del tobillo donde se insertan las fibras, ha sido desprendido tras la elongación de tendón.
Para los esguinces, se pueden aplicar férulas de yeso, ó no. Una vez eliminada la férula, ó si ésta no ha sido prescrita, se recomienda reposo, aplicar frío durante 48 h, y tras estas 48 h, aplicar calor seco y baños de agua caliente con flor de árnica, muy recomendada para estos casos (debe calentar junto con el agua). Esto ayuda a recuperar la movilidad de la articulación y a eliminar posibles derrames, que se depositan en la parte inferior del pie, en los casos más graves). Es preciso realizar una correcta recuperación, porque las secuelas de los esguinces de tobillo son peligrosas, pudiendo disminuir la flexibilidad de tobillo, ó debilitándolo de tal modo, que la aparición de futuros esguinces sea muy frecuente. Puede ser conveniente el usar tobilleras algún tiempo tras la aparición del esguince; ésta no deberá quedar excesivamente apretada, de tal modo que pueda llegar a cortar la circulación sanguínea de la zona.
Las articulaciones de los dedos de las manos, es conveniente tratarlas en este escrito dada su fragilidad. Es muy habitual al realizar kumite, que se defienda con la mano abierta, y en la defensa, se reciba un golpe en uno de los dedos. Lo primero de de todo, es saber si el dedo ha sido fracturado. Si no ha sido fracturado, no se recomienda la colocación de una férula, ya que es conveniente moverlo aunque duela, para no perder la movilidad del mismo durante el proceso de recuperación. Lo habitual es que se produzca una distensión de los ligamentos del dedo. Lo peor es cuando el golpe hace que el dedo vaya hacia atrás; lo habitual es que se desplace hacia los lados. Para prevenir este tipo de lesiones, se recomienda vigilar las manos cuando se defiende ante un kumite ó ejercicio en clase (mejor puños cerrados).
En el caso de las articulaciones de los dedos de los pies, las lesiones suelen producirse por no colocarlos bien al ejecutar las técnicas de pierna (colocar koshi ó sokuto), así como al deslizar por el tatami ó la superficie del dojo, cuando éstos quedan “pegados” al mismo, y el pie sigue hacia adelante, quedando el dedo detrás. Los dedos de los pies tienen un difícil tratamiento, pues la colocación de férula en caso de rotura no es posible, así que habrá que vigilarlos.
La espalda aún no siendo una articulación ni un músculo, se incluye en este apartado, dada su complejidad. Es conveniente al realizar trabajo de flexibilidad, el mantener la espalda lo más recta posible, evitando el curvarla en exceso. De igual modo, al realizar técnicas de pierna la espalda deberá estar lo más recta posible, sobre todo en la ejecución de la patada lateral (yoko-geri).
Las muñecas pueden verse afectadas por las caídas, aunque no es frecuente que sufran daños, puesto que en karate, las caídas ó “ukemi” son practicadas en su forma correcta de ejecución. Caso de no producirse fractura, se puede emplear una muñequera durante algún tiempo.
Los hombros al igual que las muñecas, pueden verse afectados por una mala caída, es la lesión denominada“dislocación”. Es poco habitual. Su proceso de recuperación es de unas semanas, ya que una vez “encajados” los huesos, habrá que esperar a recuperar los músculos y tendones que “abrazaban” dichos huesos, ya que éstos se ven afectados por la violencia de la acción en la dislocación.

La rodilla, dentro de todas las articulaciones, es la más compleja de todas y la que más sufre en la práctica de karate. Es aquí donde cada uno deberá averiguar hasta adonde podrá llegar. No obstante se recomienda no bajar excesivamente las posiciones, pues eso no lleva a nada, sino ha destrozarse las rodillas.
Hay que indicar, que en los inicios de la práctica, se buscan posiciones bajas, para que el centro de gravedad (hara-tandem) esté bajo, para con el paso del tiempo, esta sensación se traslade hasta posiciones más elevadas y naturales. No se está diciendo que cada cual no se esfuerce, sino que se esfuerce hasta donde se pueda.
En la rodilla pueden sobrevenir:
* Esguinces
* Roturas meniscales
* Roturas de ligamentos
* Artrósis
Los esguinces son producidos por malos giros realizados con las rodillas, ó al caer de un salto, hacerlo de forma inestable (nidan-geri de Kwanku-dai, por ejemplo). Los esguinces de rodilla no tienen porqué tener aparejados rotura de ligamentos ó meniscales, aunque los más graves si las tienen.
Las roturas de meniscos pueden sobrevenir de esguinces como ya se ha comentado, ó por aplastamientos por estiramientos mal realizados (vigilar). Las roturas meniscales pueden ser parciales ó totales, en función de si la fisura del hueso que se produce, lo cruza en toda su longitud ó tan solo de manera parcial.
Las roturas de ligamentos, son producidas siempre por un esguince grave.
Por último la artrosis es un proceso degenerativo de toda articulación por su uso con el paso de los años, uso que según la actividad realizada puede provocar que ésta se acelere.
En todos los casos se recomienda no bajar excesivamente las rodillas durante la práctica. Si sobreviene un esguince acudir a un centro médico para descartar roturas (las radiografías no suelen decir nada, será preciso realizar resonancias magnéticas). La recuperación suele ser lenta, se recomienda reposo, y tras éste flexibilixación de la zona y fortalecimiento de la musculatura de la pierna, cuádriceps, bíceps femoral y gemelos (para ayudar a la rodilla a soportar menor presión). La rehabilitación en piscina está muy recomendada, al ser un medio no agresivo.
Cuando sobrevenga una lesión de rodilla, tras su recuperación, deberá ser el practicante quien estudie hasta dónde puede llegar en la práctica tras la lesión recuperada.
Vigilar para una buena “vida” de las rodillas, las caídas en saltos y los giros en las katas.
Es importante practicar en superficies que no produzcan el bloqueo de la articulación del tobillo y rodilla (superficies antiblocantes), para evitar aparición de lesiones ya comentadas.
4.4. Otras.
Dentro de este apartado se incluirá, la aparición de las consabidas ampollas en pies. Éstas aparecen debido a la falta de costumbre de practicar descalzos. Según la dureza de la piel plantar, tardaran más ó menos en aparecer, aunque tras unas 4 hrs. máximo de práctica, independientemente de aquella, aparecerán. Son producidas sobre todo al realizar los giros sobre la zona bajo los dedos (koshi). Su tratamiento es sencillo, emplear tintura de yodo sobre al ampolla; nunca realizar su vaciado con agujas ó similares, puesto que retrasaría su recuperación (aunque si se practica con ellas al final se abrirán). Tras su primera aparición, el pie se irá “curtiendo”, y no volverán a aparecer. Son dolorosas. Las curas han de realziarse varias veces al día para evitar posibles infecciones, y para que el yodo, “queme” la zona y la cicatrice.
5. CONCLUSIÓN.
Karate es una actividad para toda la vida, por lo que todo practicante habrá de preservar su salud. Para ello se deberá conocer el límite “personal”, lo cual no quiere decir que se evite el esfuerzo por mejorar y progresar.
Frente a una lesión, se deberán tomar las medidas oportunas, porque de lo contrario, su recuperación será mayor, pudiendo dejar además secuelas irreversibles, que limitarán la práctica posterior.

Desde aquí se anima al practicante, a que realice una práctica “inteligente”.

Karate superior: Kumite para cinturones Negros.

Una de las ventajas más importantes del Karate es la facultad que proporciona al practicante de hacer frente a cualquier agresión con garantía de buen resultado. Desgraciadamente, la sociedad actual se caracteriza por la proliferación de delincuentes que se hallan amparados por unas leyes absurdas, basadas en unos pretendidos derechos humanos de los que dichos maleantes salen beneficiados a costa de las personas pacíficas y honradas, que se ven obligadas a proteger sus viviendas con rejas en puertas y ventanas, a transitar por las calles de las grandes ciudades con el temor de ser asaltadas a cada instante, a equipar a sus negocios y vehículos con sistemas de alarma y cierres de seguridad, etc. etc. Ni que decir tiene que resulta peligrosísimo, especialmente para las mujeres, circular de noche si no es en compañía suficiente, en particular en determinadas zonas de la ciudad o del campo. Casi nadie escapa de ser abordado en alguna ocasión por uno o varios maleantes, generalmente armados con palos, navajas o simplemente haciendo uso de su superioridad numérica, para ser objeto de un robo y muchas veces, de algo mucho peor: Una paliza, un “pinchazo” y en el caso de las féminas, una violación.

Un karateka puede reaccionar ante un ataque de este tipo utilizando sus conocimientos, y en esto consiste precisamente la Defensa Personal a la que nos referimos. En muchas ocasiones, la simple presencia de ánimo, la seguridad y la valentía con que se enfrenta a su agresor o agresores, es suficiente para hacer que estos desistan de sus propósitos. La mayoría de ellos, son despreciables cobardes, acostumbrados a asustar fácilmente a mujeres, niños y ancianos y cuando se les enfrentan decididamente un hombre o una mujer que intuyen están preparados para hacerles frente, deciden retirarse prudentemente. Claro está que no siempre sucede esto y, en tal caso, es preciso actuar rápida y contundentemente. Esto sí, hay que tener muy presente que los maleantes son gente entrenada en sus menesteres y consiguientemente, su peligrosidad es grande.

Es por ello que hay que actuar sin contemplaciones de ninguna clase y prescindiendo bastante de la rigurosa legislación que establece que la respuesta a un ataque ha de ser proporcional al mismo. Es muy difícil evaluar la importancia de una agresión y sus posibles consecuencias para aplicar una defensa que no produzca mayor daño que el que iba a resultar de dicha agresión. En cualquier caso, siempre resultará mejor tener que explicar ante un Tribunal las razones de nuestros actos que verse en el lecho de un Hospital o, lo que sería mucho peor, yacer en el depósito de cadáveres.

De lo dicho se deduce que, llegado el caso, hay que lanzarse a fondo y sin reflexionar demasiado, ya que la reflexión perjudica la rapidez de las reacciones y no hay que esperar tampoco reflexión por parte de este tipo de gentuza, como no sea para hacer daño.

Claro está que la agresión puede surgir también de persona o personas que no sean maleantes, sino simplemente seres excitados por alguna cuestión o problema surgido con el karateka. También en esta ocasión la presencia de ánimo, la tranquilidad y la paciencia pueden ser elementos definitivos para resolver la situación sin mayores consecuencias y con ello demostrará el karateka que utiliza el Karate en su más noble acepción. El gran Maestro Oyama tiene en su Dojo un cartel que dice: “No emplees primero el Karate. Haz uso, ante todo, del Karate”, y ello nos parece suficientemente ilustrativo de lo que queremos decir.

Fuente: http://jlgarcia.galeon.com/Autor: Hermenegildo Camps Meseguer

Kumite: Historia y desarrollo.

KUMITE

El término Kumite se compone de los caracteres Kumi, el grupo (el encuentro), y Te la mano. Después del Kihon y el Kata éste es el tercer pilar del Karate-Do. Kumite frecuentemente se traduce como lucha, pero debe entenderse como una “técnica de encuentro” o “encuentro de manos”. No es una confrontación marcial para determinar el más fuerte, ya que en la vía clásica del Karate-Do no existe un oponente, si no un compañero con el cual uno se relaciona con una recíproca e inextinguible dependencia. Sin un compañero, el Kumite no podría existir. El significado real de Kumite es la gran oportunidad de comprender nuestro ego a través del entrenamiento con un compañero.

Dentro del entrenamiento de Karate-do existen tres métodos muy amplios: el Kihon, Kata y el Kumite. De los tres, el Kumite es el más espectacular y vistoso, asi como el que llama más la atención de los principiantes y neófitos del Karate-do. Sin embargo, es el menos desarrollado de los tres métodos de entrenamiento formales del Karate-do, el trabajo del karateka actual es elevar el Kumite al nivel de la Kata y del Kihon.

Para casi todos los practicantes el Kumite o ‘Combate’ como lo llaman regularmente representa la culminación de todo su entrenamiento. No obstante Kumite es mucho más que solo ‘combatir’, es un enlace directo al origen del Karate y un intento de una expresión personal del mismo.

El propósito del Kumite no es ver quien es más fuerte o quien puede golpear mas duro o mas rápido. Es dar a los estudiantes una oportunidad de entenderse mejor a sí mismos, enfrentar sus miedos y adversidades para superarlas, hacerse fuertes venciendo retos que les darán la autoconfianza suficiente para enfrentar retos mayores.

Esto se logra primero educando al cuerpo preparando bien su condición física, su actitud mental, su compromiso espiritual y su habilidad técnica; de tal manera, es un indicador del avance diario de los estudiantes.

Kumite no significa literalmente combate, no obstante dadas las peculiaridades del lenguaje japonés esta es la palabra más cercana en español. La palabra Kumite la forman dos ideogramas:

Kumi: significa intercambio, cruzar, transferencia, pasar.

Te: significa mano, técnica, cuerpo, artes marciales.

Por lo tanto, una traducción mas adecuada seria ‘intercambio técnico’, ‘cruzar técnicas’ o ‘intercambio de artes marciales’. La palabra usada en Japón para decir combate o pelea es Kento.

Kumite es un término genérico que abarca muchos tipos de ejercicios, algunos de ellos poco practicados en la actualidad pero todos muy interesantes.

El Kumite es esencial para la práctica del Karate-do. El Karate-do en su verdadera y tradicional esencia es un sistema de defensa personal y autoprotección. Para que las técnicas del Karate-do tengan una efectiva aplicación en la defensa personal, deben ser practicadas constante y consistentemente. Por esto es importante la práctica del Kumite en todas sus formas.

Historia

El entrenamiento del Kumite es un método de ensayar las diferentes técnicas ante un adversario. En la antigüedad, este tipo de entrenamiento no existía, las formas principales de práctica eran la Kata, Hojo-undo y excepto por las pruebas ocasionales de fuerza, el combate no era practicado como tal.

En el antiguo reino de las Ryu Kyu (Okinawa) la habilidad de los guerreros era puesta a prueba muy a menudo en combates a muerte (San Tan) que eran brutales enfrentamientos entre dos karatekas de gran habilidad en donde uno moría y el otro sobrevivía con lesiones severas, con el paso del tiempo para tener un mayor control sobre los retos entre los guerreros se idearon y popularizaron algunas reglas de caballerosidad a través de encuentros de Tegumi y de pruebas de fuerza llamadas Kakedameshi.

El Tegumi era una especie de lucha feroz en la cual se respetaba la vida del perdedor, no obstante las lesiones internas eran muy serias, con el correr de los años nuevas regulaciones fueron apareciendo haciendo una división en esta forma de entrenamiento; una de estas incorporaba todas las habilidades en un grupo de ejercicios estandarizados cuya función era servir de unión entre la Kata y la aplicación de sus principios fundamentales, esta parte fue más conocida como Tegumi Renzoku-geiko o Renzoku-te; la otra aceptó todas las regulaciones a las que fue sometida transformándose en el Sumo Okinawense actual, diferente al Sumo japonés. Entre los practicantes mas famosos del Tegumi de la epoca moderna se encontraban Kenstu Yabu y Chotoku Kyan.

El Kakedameshi era un enfrentamiento similar al combate entre los caballeros de la edad media, cada combatiente llevaba a un compañero que hacía las funciones de padrino, este iba armado con un Bo (palo largo de 180 cm aproximadamente) de tal manera que cuando el combate se salía de control, los guerreros eran separados por los padrinos usando los Bo. Entre los practicantes de Kakemadeshi de la época moderna estaban Kenwa Mabuni y Choki Motobu.

Cuando el Karate llegó a la isla Honshu del Japón, los pioneros del Karate no quisieron transmitir estas ideas antiguas pues las consideraban muy violentas, además eran concientes de la enorme peligrosidad de las técnicas. La primera referencia escrita del término Kumite data de un libro llamado “Karate-Kumite” escrito en 1905 por el maestro Hanashiro Chomo quien había sido uno de los principales estudiantes de los maestros Sokon Matsumura y Anko Itosu; junto con el maestro Hanashiro Chomo, el maestro Choki Motobu fue uno de los principales desarrolladores de algunos aspectos del Kumite que influenciarían mas tarde a los japoneses. En 1924 con el nacimiento del Karate Universitario los jóvenes japoneses solían entrenarse a escondidas de los maestros en encuentros descontrolados para probar su habilidad, en 1927 en Shichi-Tokudo se entrenaba de manera clandestina encuentros de combate entre karatekas usando armaduras de Kendo, aunque los viejos maestros trataron de disuadir a estos jóvenes karatekas de sus experimentos en combate no lo lograron y decidieron entonces dejar de ir a enseñar ahí en 1928. En ese año en Okinawa, Chojun Miyagui y Kenwa Mabuni experimentaban con protecciones en practicas de combate, ejercicio que abandonaron en 1929 por considerarlo inadecuado y poco recomendable.

No obstante, algunos grupos de la isla de Okinawa persistieron en su práctica desarrollando una variante usando estas protecciones, sobre todo el grupo perteneciente al maestro Shigeru Nakamura.

En la isla Honshu, Yashuhiro Konishi (maestro de Kendo y Ju-jutsu) y Hironori Otshuka (maestro de Ju-jutsu) habían desarrollado desde 1925 algunos ejercicios básicos de combate inspirados en el Kendo y Ju-jutsu ayudados por Choki Motobu. En 1930 Yoshitaka Funakoshi desarrolla el Gohon-Kumite apoyado por Genshin Hironishi, Takashi Shimoda y Shigeru Egami, en 1933 incorpora el Kihon Ippon-Kumite, en 1934 el Jiyu Ippon-Kumite y en 1935 el Jiyu-Kumite como un ejercicio para los cintas negras únicamente.

En 1936 se publica el libro ‘Karate-do Kyohan’ por Gichin Funakoshi y se incorporan los aspectos del Kumite recién desarrollados, siendo de esta manera aceptados públicamente por los japoneses. El Kumite como deporte surgiría 20 años después, con otra idea y otro concepto que analizaremos en el apartado correspondiente precisamente al Karate Deportivo

Tipos de Kumite

Habíamos mencionado que el Kumite es un término genérico que envuelve una gran cantidad de ejercicios y que fue desarrollado en la isla Honshu del Japón hace menos de 100 años, por esta razón esta compuesto de varios set de ejercicios con nombre propio y características muy diferentes entre sí, veamos cada uno de ellos de manera breve, no obstante he de advertir que no todos estos tipos de ejercicios son practicados por la escuela Shito-ryu, pues esto dependerá del conocimiento o interés de cada instructor en cada Dojo en particular.

KIHON KUMITE

El Kumite básico esta compuesto por tres formatos claramente diferenciados entre sí por la cantidad de movimientos marcados en cada uno, reúne varias condiciones acordadas de antemano: un compañero es el atacante (Aite), otro es el defensor (Shite), el numero de ataques, tipo, dirección, defensa y contra-ataque quedan acordados desde un principio. El objetivo es practicar el perfeccionamiento de las técnicas de defensa (uke-waza), posturas (tachikata), desplazamientos (unsoku) y terminación correcta de las técnicas (zanshin).

Gohon Kumite.

Kumite a cinco pasos, debe ser el primer tipo de Kumite a estudiar pues ayuda a establecer y perfeccionar las técnicas de base, el énfasis no esta en la velocidad sino en la perfección de los movimientos y gestos.

Sambon Kumite.

Kumite a 3 pasos, es la fase intermedia, la velocidad de los movimientos ha aumentado gradualmente pues se supone que las técnicas de base ya se han comprendido con más claridad.

Ippon Kumite.

Kumite a un paso, aquí el elemento predominante es el estudio de la velocidad de los movimientos, no obstante aun predomina la perfección del gesto.

TAN-SHI-KI KUMITE

El Kumite simple es ya el primer acercamiento a lo que sería un entrenamiento mas cercano a la realidad, pero aun bajo un estricto control y dominio de los movimientos, consta de dos subejercicios basados en una especialización del Ippon Kumite básico.

Kaishi Ippon Kumite.

En este apartado se estudian el sentido de la distancia, la defensa, el contra-ataque, el cambio de la posición y la colocación del último golpe. El atacante (Aite) anuncia el blanco de su ataque (por ejemplo: cabeza, cuerpo, piernas, etc.) y la técnica que usara (puño con la mano derecha o migi oi-zuki, pie izquierdo al estómago o hidari mae-gueri, etc.), el defensor (Shite) bloquea y contra-ataca. Ambos contendientes pueden mostrar todas las técnicas que conozcan.

Jiyu Ippon Kumite.

En este apartado se estudian los mismos elementos que en el anterior, solo que en esta ocasión el atacante (Aite) anuncia el blanco de su ataque (por ejemplo: cabeza, cuerpo, piernas, etc.) sin anunciar que técnica usará y entonces ataca repentinamente y con gran fuerza, el defensor (Shite) bloquea y contra-ataca. Ambos contendientes pueden mostrar libremente todas las técnicas que conozcan.

 

FUKU-SHI-KI KUMITE

El Kumite doble es el siguiente nivel en el estudio y entrenamiento del Kumite, su objetivo es la preparación para la habilidad de respuesta (hen-o) cuando se ha fallado en el ataque o en el contra-ataque, desarrollando de esta manera cierta continuidad e intuición.

Su practica básica consiste en que Aite lanza su ataque el cual es defendido por Shite e inmediatamente contra-atacado, pero a diferencia de los anteriores Aite defiende la respuesta de Shite y vuelve a contra-atacar, obligando de esta manera a Shite a efectuar un nuevo contra-ataque definitivo, todos los movimientos están acordados de antemano no obstante pueden combinarse con cualquiera de los métodos vistos anteriormente.

YAKUSOKU KUMITE

El Kumite en desplazamiento o en movimiento viene a ser el sustituto japonés del Tegumi de Okinawa, no obstante es muy diferente y con otros principios, de hecho se subdivide en varios apartados, tales como:

Renraku-geiko.

El Renraku-geiko es simplemente el entrenamiento de combinaciones de movimientos en desplazamiento, desde las mas simples (por ejemplo: oi-zuki y gyaku-zuki) hasta las mas complejas (por ejemplo: suri konade maete-zuki, gyaku-zuki, mawashi-gueri, ashi-barai y uraken-uchi).

Cada escuela de Karate tiene sus propias combinaciones de base, pero siempre es aconsejable desarrollar las propias según nuestras características físicas y técnicas.

Renzoku-geiko.

El Renzoku-geiko es el entrenamiento continuo de las técnicas en movimiento, muchas veces este tipo de entrenamiento y el anterior son confundidos creyendo que se trata de lo mismo, no obstante son muy diferentes.

Mientras que el Renraku-geiko se basa en combinar varios movimientos de acuerdo a un patrón establecido por el entrenamiento base, el Renzoku-geiko por el contrario combina varios de los movimientos de acuerdo a la reacción del contrincante a dicho movimiento, lo cual se determina en fracciones de segundo, por ejemplo: un gyaku-zuki al estómago hará que el contrincante se incline hacia adelante, lo cual da la oportunidad para dar un rodillazo ascendente (age hiza-ate); o en otro caso el mismo gyaku-zuki al estómago hace que el contrincante baje su guardia para defenderse lo cual expone su rostro para aplicar una patada circular (jodan mawashi-gueri).

Midare Kumite.

El Kumite de esquivas tal y como su nombre lo indica se practica para estudiar las defensas, bloqueos, esquivas y desplazamientos. Aite ataca libremente a Shite con velocidad y fuerza moderada en sucesivas combinaciones de técnicas, mientras Shite solo se limita a evitar los ataques bloqueándolos o esquivándolos, para poco después ir aumentado gradualmente la velocidad y la fuerza de las técnicas de ataque.

Iri Kumi.

El Kumite libre continuo es una forma de entrenamiento de karatekas avanzados, ambos contendientes usan todos sus conocimientos para efectuar un entrenamiento simulado de combate hasta que uno de los dos se dé por vencido o se rinda (en caso de caer atrapado en una presa o llave, pues el combate en el suelo o Ne-waza es una constante), todo el repertorio del Karate puede ser usado. La única condición es que ambos contendientes se conozcan lo suficiente para evitar posibles accidentes.

Jiyu Kumite.

Es el combate libre donde hay alternancia de golpes, patadas, defensas, algunas proyecciones e inmovilizaciones básicas. La diferencia fundamental con el Iri Kumi es que en el Jiyu Kumite no se utilizan normalmente tácticas de Ne-waza (técnicas de combate en el suelo). Nada esta arreglado de antemano y ambos contendientes deberán mostrar todas sus habilidades, al igual que en todas las variantes anteriores los golpes solo se ‘marcaran’ evitando a toda costa hacer contacto real.

Kabe Kumite.

El Kumite acorralado en la pared es una variante muy interesante del combate en desplazamiento, que puede ser combinado con cualquiera de las otras variantes de Kumite ya presentadas. El objetivo de la práctica de esta variante es estudiar las situaciones de reacción ante la imposibilidad de retroceder con la presión de un contrincante frente a nosotros.

BUNKAI KUMITE

Es el estudio de las técnicas de una Kata o varias de ellas en aplicación de combate, se divide en varios apartados, para estudiarlo mas a fondo entren a este enlace:

Bunkai-jutsu

KISO KUMITE

El Kumite preparado consiste en una secuencia de movimientos de lucha que ha sido arreglada de antemano entre ambos contendientes, es ampliamente utilizada en las demostraciones o exhibiciones para simular una agresión real. Es la versión japonesa de las formas a dos hombres practicadas en el Quanfa (Kung-fu), cuando se efectúa esta versión de Kumite incorporando todas las aplicaciones Bunkai de una Kata es denominada En-bu o Embu.

TOSHI KUMITE

El Toshi Kumite es la modalidad de entrenamiento en el cual se hace combate contra varios adversarios que atacan de dos maneras distintas:

*Futari Dori (contra varios que atacan de uno en uno).

*Taninzu Dori (contra ataques simultáneos).

El objetivo a estudiar es la velocidad de reacción y de respuesta refleja, así como la atención a todas las direcciones posibles y a todos los niveles (alto, medio, bajo, suelo, etc.), es un entrenamiento muy difícil, se requiere a su vez de un gran repertorio de técnicas y sangre fría.

Hay muchas formas de hacerlo:

*Con Shite en el centro rodeado de agresores (Aite).

*Con Shite caminando por el centro de un pasillo formado de oponentes, etc.

Usando la imaginación y combinándola con otros métodos de entrenamiento del Kumite y variando los escenarios (esquina, escalera, campo abierto, callejón, etc.) se obtendrán otros ejercicios derivados que nos ayudarán a nuestra preparación técnica.

JIKKEN KUMITE

La traducción de este apartado se refiere al Kumite con poder real, hay algunas formas de entrenamiento de Kumite las cuales permiten hacer contacto ya sea ligero o completo contra el oponente, debido a la dureza de su práctica es recomendable solo a karatekas expertos y bien preparados, se conocen tres modalidades distintas:

Ko-shi-ki Kumite.

Esta es una modalidad de entrenamiento de Kumite desarrollado por el Sensei Masayuki Hisataka de la escuela Shorinji-ryu Kenkodan Karate-do bajo la supervisión de la antigua WUKO (hoy WKF), esta modalidad permite el contacto ligero contra el oponente pues ambos contrincantes van protegidos por un equipo denominado Anzen Bogu.

Ko-shi-ki significa antiguo o vieja escuela y aunque el contacto es permitido aun no se trata de una especie de Full Contact, pues la técnica sigue siendo aun mas importante al igual que el control de nuestros movimientos.

Bogu Kumite.

El Kumite con armadura protectora o Bogu fue desarrollado en una primera instancia por Kenwa Mabuni, Chojun Miyagui, Shinken Taira y Yashuhiro Konishi durante la década de los años 30’s, la idea fue finalmente abandonada por estos maestros por inapropiada ya que había demasiadas lesiones (usaban el equipo protector del Béisbol antes de crear un equipo adecuado). No obstante, algunas autoridades del Karate de Okinawa tales como el Sensei Shigeru Nakamura (creador del Okinawa Kempo-Karate) decidieron continuar con su práctica y evolucionó al actual Bogu Kumite practicado principalmente por las escuelas derivadas de las enseñanzas del maestro Nakamura.

Su practica es realizada bajo contacto completo usando un equipo protector denominado Bogu muy similar al Anzen Bogu solo que un poco mas pesado, estas protecciones absorben el impacto real de los golpes y permiten entrenar de una forma mas realista.

Kenka Kumite.

Esta modalidad de Kumite es conocida de forma coloquial en el Japón como combate ‘brutal’ (Kenka en japonés) aunque el creador de esta modalidad defendía su postura diciendo que su arte era Budo Karate y no Karate ‘brutal’.

Esta modalidad fue creada por el Sensei Masatatsu Oyama (fundador de la Kyokushinkai) y se basa en el combate a contacto completo sin protecciones usando algunas ligeras reglas para evitar lesiones serias (como técnicas de mano a la cabeza) y otras según el grupo o escuela que lo practique, obviamente esta forma de entrenamiento es durísima y requiere de una buena preparación física y mental. Aunque esta modalidad es practicada por la mayor parte de los karatekas avanzados de casi todas las escuelas en algunas ocasiones excepcionales, la regla general es que su practica es cultivada por las escuelas derivadas de las enseñanzas del Sensei Mass Oyama quienes prefieren esta variante en detraimiento de las otras.

JISSEN KUMITE

Jissen Kumite no es una forma de entrenamiento, es en si el combate real en donde no hay regla alguna y se esta en peligro de perder la propia vida. Es la razón de todo el entrenamiento previo y algo que debe evitarse a toda costa. También es denominado Shinken Shobu o ‘contienda a muerte’ (literalmente significa ‘peleando con espadas reales’).

SHIAI KUMITE

El Shiai Kumite se refiere al encuentro de contienda reglamentada exclusiva para los Campeonatos y Torneos, es la versión mas popular de Kumite conocida por el público en general, pero también la mas limitada técnica y conceptualmente, pues precisamente lo que prohíbe el reglamento es lo mas efectivo del Karate-do.

Cada organización de Karate-do tiene un reglamento propio de Shiai Kumite, pero la gran mayoría coincide en usar los lineamientos de la WKF en los encuentros deportivos que sostienen, salvo contadas excepciones.

Esta forma de entrenamiento de Kumite es muy buena para los niños y para un primer acercamiento al Kumite, pero pensando en el Karate-do como Budo (Arte Marcial) no es muy aconsejable hacerse experto en esta área, pues se quedaría irremediablemente limitado técnicamente.