Archivo de la categoría: Armas

Los Caballeros Medievales eran mas ágiles de lo que pensamos

En términos generales, la idea que tenemos de un caballero medieval es la de un sujeto que envuelto en su pesada armadura metálica tenía poco movimiento y aún menos agilidad, una forma de combatir que ganaba en defensa y protección lo que perdía en soltura.

Sin embargo, es posible que muchos vivamos en el error a este respecto. Es posible que los caballeros medievales hayan tenido la capacidad no sólo de pelear con destreza sino también subir y bajar escaleras velozmente, estar bocabajo o bocarriba en el piso y levantarse con poco esfuerzo, brincar, flexionarse, rodar y varios movimientos más, todo ello enfundados en una armadura que resistía el golpe de una espada metálica tan sólida como esta.

Para demostrarlo, el Museo Nacional de la Edad Media (situado en París), produjo para el diario parisino Le Figaro este video en el que recrea las condiciones de combate y movilidad de los caballeros europeos de la época. Las acciones son sorprendentes por el nivel de naturalidad con que se realizan.

Pero si todos nos apegáramos a esta verdad histórica, ¿los combates en series como Game of Thrones serían igual de dramáticos?

Fuente: http://pijamasurf.com

Los robots asesinos dejan de pertenecer a la ciencia ficción

La ONU convoca un encuentro internacional sobre el uso bélico de máquinas que pueden tomar la decisión de matar

El objetivo de esta convención es el control de lo que se denominan "armas inhumanas" y ha generado acuerdos internacionales para prohibir, por ejemplo, determinados tipos de minas antipersonales y los láser cegadores.
Desde una perspectiva moral, muchas personas encuentran terrible la idea de delegar en máquinas el poder de tomar decisiones sobre la vida o muerte en los conflictos armados.

Los robots asesinos, máquinas que pueden tomar la decisión de matar de forma independiente de cualquier control humano, han abandonado la ciencia ficción para entrar de lleno en la agenda internacional sobre desarme: a partir del próximo lunes, la ONU reúne en Ginebra a decenas de expertos durante cinco días para estudiar todas las implicaciones de los llamados Sistemas de Armas Autónomos Letales (LAWS, en sus siglas en inglés). El objetivo de los investigadores es convencer a la comunidad internacional para que impulse una prohibición global de este tipo de armas, que plantean profundos dilemas éticos, sobre todo en el terreno de las leyes de la guerra: ¿quién es responsable si una máquina autónoma comete un crimen? Todavía no existen; pero sí la tecnología capaz de desarrollarlas.

“Soy muy optimista sobre la posibilidad de que se alcance un tratado para decretar su prohibición”, explica Noel Sharkey, profesor emérito de Inteligencia Artificial y Robótica en la Universidad de Sheffield y el académico que ha impulsado la mayor campaña internacional contra los robots militares, Stop Killer Robots. “Hay muchas naciones implicadas, aunque este tipo de decisiones requieren mucho tiempo”, agrega. Sharkey, que lleva casi una década dedicado exclusivamente a este problema, asegura que la reunión de Ginebra se produce “porque ha habido tanto debate sobre los robots asesinos, que las delegaciones nacionales en la Convención sobre Armas Convencionales han decidido convocar a expertos para documentarse a fondo antes de tomar una decisión”.

El objetivo de esta convención es el control de lo que se denominan “armas inhumanas” y ha generado acuerdos internacionales para prohibir, por ejemplo, determinados tipos de minas antipersonales y los láser cegadores. Este armamento se prohibió antes de que estuviese operativo y eso es lo que pretenden los científicos: que los robots asesinos no lleguen a crearse nunca. Muchos países han desarrollado sistemas de armas autónomos, como el x47-B de EEUU, un avión que puede aterrizar y despegar solo. De hecho, la eficacia del escudo israelí Cúpula de Hierro se basa en la robótica. Se han inventado armas que se mueven por su cuenta -por ejemplo, el Samsung SGR-1 surcoreano que patrulla la frontera con Corea del Norte-, pero la decisión de abrir fuego sigue siendo humana. Por ahora.

Con motivo del encuentro de Ginebra, Human Rights Watch y Harvard Law School’s International Human Rights Clinic han publicado este jueves un informe que relata lo que implicaría que las máquinas con capacidad para decidir sobre la vida y la muerte entrasen en el campo de batalla. Su conclusión es clara: “Recomendamos prohibir el desarrollo, la producción y el uso de armas totalmente autónomas a través de un instrumento legal internacional”. Una de las ideas contra las que lucha la campaña internacional es que, en principio, no suena mal que sean máquinas, y no seres humanos, los que hagan las guerras.

El panorama que describe este documento se parece bastante a Terminator: “Desde una perspectiva moral, muchas personas encuentran terrible la idea de delegar en máquinas el poder de tomar decisiones sobre la vida o muerte en los conflictos armados. Además, aunque las armas completamente autónomas no se dejen llevar por el miedo o la ira, carecerían de compasión, una salvaguarda clave para evitar la matanza de civiles. Debido a que estas armas revolucionarían la guerra, también pueden desatar una carrera armamentista. Una vez que estuviesen totalmente desarrolladas, se producirá una proliferación a estados irresponsables o grupos armados no estatales. Algunos críticos también argumentan que el uso de robots podría hacer más fácil que los líderes políticos recurran a la fuerza porque reduciría el riesgo para sus propios soldados”. A todo esto, habría que sumar la responsabilidad ante las leyes de la guerra. Los expertos trazan el paralelismo con los coches autónomos, una tecnología plenamente desarrollada, pero no circulan porque no se ha resuelto el problema de la responsabilidad si ocurre un accidente con un coche que conduce una máquina.

El Comité Internacional para el Control de los Robots Armados (ICRAC), formado por científicos, abogados, expertos en derechos humanos, ha desarrollado un argumentario para la reunión de Ginebra con los problemas para la seguridad global que plantean las armas autónomas. “Nos encontramos en un momento crítico en la evolución del armamento. Todavía estamos a tiempo para detener la automatización de la decisión de matar, para asegurarnos que todas las armas siguen estando controladas por seres humanos”, mantiene el texto.

Fuente: El País

ARMAS CHINAS – II

ARMAS DE GUERRA ANTIGUAS

Allá por el II Milenio a. C., en la Edad de Bronce china, tienen su origen las espadas (Jian). La metalurgia de este país se encontraba más desarrollada que en el resto del mundo. Su trabajo del bronce (aleación de cobre y estaño), de una técnica superior a la del resto de países, dio origen durante el siglo XVII a. C. a una forja laminada “bimetálica” de hierro y bronce, lo que otorgaba a sus espadas (y más tarde a sus sables) dos características: flexibilidad en su vena central y dureza en sus filos cortantes, siendo todo el conjunto de una alta dureza, añadiendo, incluso, un baño (óxido de cromo) como acabado, para darle una capa antioxidante.

Dado que las espadas eran más costosas de fabricar y además requerían una mayor técnica (esgrima) para su manejo y dominio, no es de extrañar que las tropas montadas y de a pie, ante la popularización del sable (Dao) sobre el siglo III a. C., lo prefiriesen para combatir, pues sus cortes de tajo eran capaces de decapitar a un enemigo y sus formas de ataque: estocar, rajar y cortar le daban una utilidad más amplia que las de las espadas, mientras su manejo era menos complicado. Así pues, la espada Jian dejó de emplearse mayoritariamente a favor del sable Dao, con sus múltiples variantes (años más tarde, de una de estas variantes saldría la Katana japonesa y sus hermanos menores: el Wakizashi y el Tanto), quedando la espada como arma aristocrática para emperadores y nobles.


Durante la época de los Reinos Combatientes, tanto la infantería como la caballería iban armados con “Ge” y “Qiang” indistintamente. Con la lanza (Qiang), dada su gran versatilidad, lo mismo podían combatir contra soldados a pie o a caballo, mientra el Ge, al tener una hoja en ángulo, se utilizaba indistintamente para lancear a jinetes o infantes con la punta de su ángulo bien afilado o cortar las cabezas de los jinetes si quien la manejaba iba a caballo; los soldados de la infantería la usaban para lo mismo, lancear y cortar las cabezas o las extremidades de sus enemigos, usándolas, también, para cortar las patas de los caballos y echar a sus jinetes a tierra.

Alguien observó ambas armas y decidió crear otra diferente que fuese una fusión de las dos. De esa forma nació el “Ji”, consistente en un “Ge” al que se le había agregado una punta de lanza (algunos tenían dos hojas paralelas en ángulo de 100º con el asta y la punta), consiguiendo un arma letal de una gran movilidad y utilizable por los soldados de a pie y la caballería. La hoja u hojas laterales unidas a la punta frontal la hacían formidable como arma, pues además podía decapitar al enemigo o cortar sus extremidades anulando al contrincante e, incluso, arrebatar el arma enemiga usando las dos cuchillas paralelas.

Existe otra potente y mortífera arma, cuyo uso ha sido, además del apropiado como arma, que es el de utilizarlo para exterminar enemigos, para cortar las patas de los caballos, pues dada su envergadura, su masa y su ancha hoja, podía conseguir eso y más; pero antes, sabiendo que se creó otra parecida, aunque con algunas características que las diferenciaban y que algunos no conocen, pasaré a describir la creación de ésta y su evolución, pasando, a continuación, a explicar la segunda y sus diferencias con la primera, que me imagino que ya habréis descubierto cuál es: el potente y terrorífico Guan Dao o Kwan Tao.

En todas partes y en todos los tiempos ha habido que ejecutar a alguien. Unas veces por ser unos desalmados y otras sin razón (probablemente estos sean los que tienen el porcentaje más elevado); también en cada lugar y en cada tiempo las formas de ajusticiar a algún reo han sido de lo más variable, a menudo procurando que el desenlace fuera rápido (la guillotina francesa o el fusilamiento en muchos países, a partir de que surgiesen las armas de fuego) y otras buscando precisamente su lentitud, para escarmiento y temor del resto (el garrote vil español) pasando, cómo no, por el ahorcamiento, que podía ser rápido o lento según la experiencia del verdugo o el odio que se le llegase a tener al reo por sus crímenes; pero la inmensa mayoría de las veces, sobre todo en la antigüedad, se utilizaba la separación de la cabeza del tronco (cortar la cabeza del condenado). En China, sobre el siglo III a. C., se desarrolló un arma para esos menesteres, ya que la espada (Jian) no tenía la masa suficiente para conseguir una decapitación completa, limpia y rápida, de un tajo y el sable (Dao), aunque con una masa (y por lo tanto con un peso) mayor, había veces que no podía conseguirlo al tener que ser manejado con una sola mano (si bien existía algún modelo de sable que estaba preparado para poder ser manejado con las dos manos), por lo que, repito, se creó un arma para ese exclusivo cometido a la que se le dio el nombre de Da Dao o Sable de verdugo. Su hoja, ancha y ligeramente curvada, era la apropiada para ese uso. El acompañamiento de una empuñadura con una longitud especialmente constituida para las dos manos y que terminaba en un aro cuya misión era la del apoyo de la mano atrasada, evitando que resbalara y asegurando un golpe certero y preciso, la hizo idónea para cortar cabezas de un solo tajo.

Posteriormente se construyó un modelo con la empuñadura de una mayor longitud y que se utilizaba como un sable largo o una pequeña pica. Precisamente, esta modificación al Da Dao dio origen al arma de la que vamos a tratar: el Pu Dao.
Del Pu Dao hay que hablar poco ya que se trata de un Da Dao cuya empuñadura se ha alargado hasta una longitud de 130 cm., lo que permite u obliga a que la palabra empuñadura se convierta en mástil, a la vez que pasa de arma corta a arma larga, manteniendo la anilla del final. El grosor de su mástil es de 30 mm. y su longitud de 130 cm., más los 10 cm. de la anilla, sumados a los 60 cm. de su hoja nos da una longitud total de 200 cm. (Dos metros).

Y como lo prometido es deuda, hablemos seguidamente de esa antedicha arma, potente y terrorífica que es el Guan Dao, comparándola con lo que puede llamarse “su hija menor”.

Según la leyenda, el Kwan Tao (Guan Dao) fue inventado por el famoso general Guan Yu. Aunque históricamente no haya pruebas concluyentes de ello, se la llamaba “La hoja de Guan”. Se dice que para demostrar su fuerza, creó un arma pesada (unos 40 Kg.) compuesta por un mango metálico de 37 mm. de grosor y una longitud de 160 cm., al que se le unió, en su parte atrasada, una punta de lanza maciza, cónica o piramidal, de 10 cm. (con 4 aristas bien definidas éstas últimas) que se utilizaba para pinchar, traspasando las corazas enemigas gracias a su gran masa o para golpear sus cabezas aplastándolas o hendiéndolas con sus aristas. Esta punta iba engarzada al mástil por un encajamiento metálico de 10 cm. de longitud. En la parte frontal otra encajadura metálica, ésta de 20 cm., terminaba en un disco también metálico (cuya misión era detener la sangre para que no resbalara por el mástil y llegara a las manos de quien lo manejaba) de donde partía una hoja de 60 cm. de longitud, que se curvaba por su filo hasta terminar en una aguzada punta y que iba agrandándose desde su salida del disco, hasta alcanzar, por su parte más ancha, unos 12 cm. Por la parte trasera de la hoja, unas hendiduras curvadas daban paso a otra punta, también curvada, ideada para detener ataques de armas enemigas, enganchándolas y desarmándolos. El Guan Dao alcanzaba, muy bien, una longitud de 2 metros y medio (250 cm.). Aunque se ideó para los soldados a caballo, si estos eran desmontados o mataban a su caballo, muchas veces utilizaban el Guan Dao, además de para ensartar desde su posición en tierra a los enemigos a caballo que le atacaban, para cortar las patas de las monturas enemigas y así desmontar a sus jinetes, aunque hay más armas que se han utilizado para esa finalidad, como el arma del que hemos hablado antes, el Pu Dao, que además es el arma de donde los japoneses sacaron su “Naginata”, casi idéntica al Pu Dao pero sin terminar en su aro característico y teniendo la hoja más delgada. Como curiosidad podemos decir, que en Japón la Naginata es un arma casi exclusiva de las mujeres. El por qué, no lo sé. Tal vez al ser un arma tan ligera no estaba considerada como arma apropiada para un guerrero samurai.


Tanto el Da Dao, como el Pu Dao y el Guan Dao, a veces, por la parte trasera de su hoja, podían venir adornados con 7 ó 9 anillas (casi siempre 9), estas anillas se encontraban en dichas armas con la misma finalidad que la Jian lleva borlas colgando, el Dao y las dagas dobles llevan pañuelos, e incluso el Guan Dao lleva crines coloreadas de rojo en la punta trasera de su hoja: trataban de desconcertar al enemigo y que se confundieran con los movimientos de las borlas, los pañuelos, las crines y los chasquidos de las anillas al golpear el acero de su hoja. Estos movimientos de pañuelos, borlas y crines, así como los chasquidos de las anillas, a menudo desestabilizaban al contrincante durante décimas de segundo, lo suficiente para aprovechar dicho desconcierto y entrar de una forma mortífera a través de su guardia.
Creo que aunque no hayan terminado las ARMAS ANTIGUAS es preferible que continúe en otra entrada.

También pediría a quien pueda leer estas entradas, que me comunicaran cualquier error que pudiese tener o cualquier cosa que no corresponda, sobre todo cuando me meta con las armas no convencionales, pues no soy infalible ni creo que mis conocimientos puedan ser totalmente poseedores de la verdad, aunque lleve practicando e interesándome por las Artes Marciales en general y por las Artes Marciales chinas en particular más de cuarenta años.
Si cometo algún error o pongo algo que no proceda pido disculpas, también me gustaría que hiciesen y me enviasen las correcciones a los errores que pueda tener, pues yo también quiero aprender.

Fuente: shifu-joss-viper.blogspot.com

LAS ARMAS CHINAS – I

ARMAS CHINAS
El arsenal de las armas chinas es muy amplio y variado, puesto que en las manos de un maestro cualquier objeto puede ser utilizado como arma y con el entrenamiento adecuado, como arma mortal. Me estoy refiriendo a objetos tales como banquetas, palillos para comer y otros, cuyo uso habitual difiere bastante al de un arma, como algunos útiles agrícolas y ciertas herramientas o utensilios que se usan para realizar diversos trabajos específicos; son ejemplo de ellos los dos palos unidos entre sí por una cuerda trenzada, habitualmente con crin de caballo, y que se usaba para descascarillar el grano de trigo seco. Estos utensilios, muy usados para diversos trabajos, podían ser con los dos palos iguales, de unos cuarenta centímetros, con uno de esa medida y el otro de unos veinte centímetros y el más largo de estos artilugios, con una longitud en su parte más larga de ciento ochenta centímetros y su palo más corto de unos treinta centímetros. Algunos los conocen como “Nunchaku”, “Nunchakus” o incluso “Nunchacos”, aunque su nombre chino es Liang Jie Gun o Er Jie Gun.

Existe otro utensilio que usaban para moler el grano de trigo, allí donde no podían contar con molinos movidos por animales o por el agua, y que consistía en un trozo de madera rectangular y plano (principalmente por su parte inferior), de unos cincuenta centímetros, del que salía a unos diez o quince centímetros de uno de sus extremos, otra madera perpendicular al madero principal, de forma redondeada y casi siempre con un tope superior, que servía para ser cogido por esa parte y golpear con toda la superficie del madero principal el grano de trigo. Habréis visto algo parecido en la cintura de los guardias de seguridad y en algunas de las unidades antidisturbios de los cuerpos de seguridad del Estado. Este arma es conocida con el nombre de “Tonfa”, aunque sus nombres en chino pueden ser, dependiendo del idioma o dialecto en que se nombre (mandarín, fukinés o cantonés) Tuifa, Tunka o Tonkwa. También están las palas con las que abrían los surcos en el terreno para sembrar y los tenedores de dos puntas con los que rellenaban de tierra esos surcos, ya ocupados por las semillas correspondientes…, como arma, existían diversos modelos de pala: Pala de Monje, Pala de media Luna…, etc. (Estas dos últimas se encuentran reflejadas en la fotografía que encabeza esta entrada). En fin…, la imaginación que utilizaban para idear las diferentes armas era bastante amplia y, a veces, muy original.
Las armas pueden dividirse en dos categorías: las armas Antiguas y las armas Modernas.

ARMAS ANTIGUAS

Al hablar de las armas antiguas, quiero referirme a las armas reales que utilizaban para combatir en sus guerras y en sus rencillas particulares, mientras que al hablar de armas modernas me estoy refiriendo a las actuales que utilizamos en los kwon´s para entrenar y cuyo uso habitual no es el de emplearlas contra enemigos reales, aunque algunas de estas armas modernas coinciden con las que se utilizaban antiguamente; no obstante, al no coincidir el uso, varían sensiblemente en la forma y, sobre todo, en la calidad de sus materiales y en su factura, que no se puede comparar a la forma artesanal en que se hacían antes, por maestros tradicionales que llevaban toda su existencia dando forma y vida a estas armas únicas, que a las construidas actualmente por máquinas y en serie.
También hemos de comprender que las armas antiguas, tenían la misión de salvar tu vida si no te quedaba más remedio que enfrentarte a un enemigo y poner a prueba la calidad de tu entrenamiento y ¡cómo no! de tu arma. Si las dos cosas eran las apropiadas conseguías un gran trofeo: ¡Seguir viviendo!
Con las armas modernas sólo tienes que enfrentarte a ti mismo cuando realizas los entrenamientos necesarios para dominarlas, aunque el mayor dominio de un arma es hacerla parte de ti, de forma que fluyas con ella como si los dos fueseis uno. Si te rindes en tu esfuerzo diario y puede más en ti la pereza que el ansia de aprender siempre serás mediocre. Si tu tesón y ganas de aprender vencen sobre tus impulsos de abandonar el entrenamiento, cuando aún te quedan fuerzas para seguir, conseguirás perfeccionar tu arte y poco a poco irás aproximándote a la perfección.
Existe un pequeño truco que hace bastantes años me dijo mi Shi-Kung Fei Shuliang, en relación al manejo de las armas. Me dijo: «Cuando empuñes un arma nunca pienses que estas aprendiendo su manejo, pues estarás equivocado, piensa que estás acostumbrando al arma a que haga lo que tú quieres, cuando tú quieres, de la forma que tú quieras y en el momento que tú desees, de esa forma la harás tuya».

Creo que es el mejor consejo que me han dado en toda mi vida, pues cuando comprendí lo que significaba me abrió una cantidad de posibilidades que me han servido para muchas cosas de las que he tenido que hacer a lo largo de mi dilatada vida de aventuras.
Se han descubierto armas de la edad del bronce china cuya antigüedad data de dos milenios antes de Cristo.
China siempre ha estado compuesta por muchos reinos individuales que continuamente guerreaban entra sí, hasta que el Príncipe Zheng de Qin, después de deshacerse del amante de su madre, la Reina, y de los dos hijos que había tenido con él, confinó a su madre y suprimió a su principal enemigo, el Canciller Lu Buwei, nombrándose Rey de Qin. Cuando consiguió el respaldo de todo el poder empezó a tomar los reinos que le rodeaban, haciéndose poco a poco con ellos, a veces por medios nada convencionales, como el soborno. Cuando los consiguió, inició una gran guerra contra los otros seis reinos. Resumiré diciendo que consiguió la unión de todos ellos tras doce años y por lo tanto de China, siendo conocido desde entonces como Qin Shi Huang (Primer Emperador Qin). Esta época fue la que se conoció como “El período de los Reinos Combatientes”.
Me gustaría aclarar que resumir lo anterior ha sido, sólo, por salirse del tema y volver al principal, que son las Armas Chinas.

Lo mismo que ocurre en la actualidad con el armamento de las grandes potencias, aunque en diferente grado, las diversas guerras sirvieron principalmente para intentar mejorar el armamento, mediante la práctica real en el campo de batalla, modificándolo apropiadamente para aumentar su efectividad. Más adelante se explicará detalladamente de alguna de las reformas a las armas de que se habla, por qué se hicieron y qué consiguieron.
Debido a la amplitud que se necesitaría para hablar de todos estos pormenores, probablemente yo me eternizaría y ustedes se aburrirían de leer tanto, por lo que he decidido continuarlo en entradas sucesivas (como pequeños capítulos, cada uno enfocado a alguna cosa concreta y específica), siendo las entradas que quedan: “Las armas de guerra antiguas, Convencionales”, “Las armas de guerra antiguas, No convencionales”, donde se verá una amplia gama de ellas con reseñas y fotografías de su uso, y de las “Armas de entrenamiento modernas”, de las que también se darán amplias referencias.

Fuente: shifu-joss-viper.blogspot.com

El ejército y las armas en el Imperio Antiguo (El Antiguo Egipto. Capitulo I)

Fuente: egiptologia.com

“Trae los dos ojos de Horus: como un arco-iwnt. Yo soy
aquel que tensa las cuerdas del arco como Horus y que
estira de la cuerda como Osiris”.

Escribir sobre el ejército y las armas de un periodo tan añejo como el Imperio Antiguo es, lo acepto, una osadía por mi parte y por ello pido perdón. Mas adelante del momento sobre el que escribimos, el ejército se encuentra más desarrollado por lo que se hacen maquetas de unidades en las que se ve a la tropa con su utillaje, en formación de desfile, del que existen dos, conservados en el Museo de El Cairo y que se denominan “Los soldados de Meserheti” y pertenecen al Reino Medio, pero que pueden servirnos para hacernos una idea del equipo y de las formaciones en desfile. (Figura: 1)

Fig. 1 - Los Soldados de Meserheti - (Grupo D)

Fig. 1 – Los Soldados de Meserheti – (Grupo D)

Pero también es evidente que hay que escribir sobre este tema y a ello me he puesto. Y, tal como decimos en el foro de Amigos de la Egiptología, lo que diga… es sólo una opinión.

Los datos sobre este periodo en cuanto al ejército están muy difuminados y apenas si se pueden entresacar datos por las imágenes que aparecen en paletas como las de Narmer, la de los Cazadores y otras, sobre cerámica de la época o en epigrafías y pinturas de los muros de tumbas del Imperio Antiguo. Siendo posiblemente la “Paleta de los Cazadores” (Figura: 2) la que más imágenes proporciona sobre este aspecto.

Fig. 2 - La Paleta de los Cazadores - (Grupo C)

Fig. 2 – La Paleta de los Cazadores – (Grupo C)

En estas iconografías se puede observar también otras costumbres militares, como es el uso de estandartes y algunos soldados con tocados especiales que imitan, o son, cabezas de animales feroces, sin duda con la idea de asustar al enemigo o como señal de jefe del grupo. (Figura: 3) y otros armados con diferentes armas del tipo de la maza con forma de mano. Hay también imágenes claras de luchas en el mar, en la que se aprecia un amplio arsenal de armas, sobre todo arqueros, que disparan a otras embarcaciones o a enemigos que están en sus ciudadelas[1].

Fig. 3 - Soldados con Mazas - (Grupo C)

Fig. 3 – Soldados con Mazas – (Grupo C)

Lo mismo se puede decir de los grabados en cuchillos de sílex, con mango de marfil muy exornado, como el cuchillo (Figuras: 4 A y 4 B) de Dyebel el-Arak, una verdadera joya de trabajo en sílex y marfil.

Fig. 4 A - Cuchillo de Sílex de Dyebel el-Arak - (Grupos D y E) Fig. 4 B - Cuchillo de Sílex de Dyebel el-Arak - (Grupos D y E)
Fig. 4 A y 4 B – Cuchillo de Sílex de Dyebel el-Arak – (Grupos D y E)

¿Vuelven los gladiadores? Una armadura de fibra de carbono podría revolucionar las artes marciales

Recrear el famoso ocio de la antigua Roma pero con altas tecnologías y además recuperando 96 tipos de artes marciales en vías de extinción: este es el sueño de una empresa australiana que desarrolla una armadura revolucionaría.

Imagine por un momento que volvieran los combates de gladiadores; pero no peleas simuladas de exhibición, sino verdaderos combates entre hombres valientes que demuestran a la audiencia su dominio de las armas blancas.

La empresa australiana United Weapon Master quiere convertir en realidad esta idea, y por eso ha creado Lorica; un traje de combate parecido al de los gladiadores y construido para soportar y registrar todos los aspectos de las artes marciales. United Weapon Master planea organizar una competición en la que los mejores luchadores del mundo mostrarían sus talentos sin causar ningún daño a sus contrincantes, informa el portal ruso ‘RBC’.

Hoy en día existen alrededor de 300 tipos de artes marciales, 96 de los cuales incluyen el uso de armas. “Queremos reavivar el interés por las artes marciales con armas que se han practicado a lo largo de miles de años. Estas artes están desapareciendo lentamente, puesto que son muy peligrosas y no se pueden practicar en serio. Queremos crear un foro para que los practicantes de artes marciales puedan demostrar sus habilidades”, explicó el director de la empresa, David Pysden, al diario ‘The Sydney Morning Herald’.

El principal problema es la seguridad. Si un luchador golpea al contrincante con una katana real o un hacha de batalla las consecuencias pueden ser fatales. Los ingenieros de United Weapon Master están tratando de resolver este problema mediante el uso de las altas tecnologías: están mejorando Lorica, una armadura moderna y superdura. Su capa externa es de fibra de carbono, increíblemente difícil de perforar o cortar, mientras que la capa más cercana al cuerpo humano está hecha de materiales suaves que absorben los golpes.

Es más, Lorica está equipada con múltiples sensores que graban la fuerza aplicada por el opositor y la dirección del impacto.

Instructores profesionales y campeones de disciplinas marciales ayudan a los ingenieros australianos. El equipo de investigación incluye a un exdesarrollador de armaduras que trabajó para las series de películas de ‘El Señor de los Anillos’ y ‘El Hobbit’.

Hay planes de comenzar la producción de Lorica durante el próximo año. Después los combates de gladiadores se pondrán a prueba a pequeña escala.

Fuente: actualidad.rt.com

Imagine por un momento que volvieran los combates de gladiadores; pero no peleas simuladas de exhibición, sino verdaderos combates entre hombres valientes que demuestran a la audiencia su dominio de las armas blancas.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ciencias/view/134897-gladiadores-armadura-artes-marciales-armas

Recrear el famoso ocio de la antigua Roma pero con altas tecnologías y además recuperando 96 tipos de artes marciales en vías de extinción: este es el sueño de una empresa australiana que desarrolla una armadura revolucionaría.

Imagine por un momento que volvieran los combates de gladiadores; pero no peleas simuladas de exhibición, sino verdaderos combates entre hombres valientes que demuestran a la audiencia su dominio de las armas blancas.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ciencias/view/134897-gladiadores-armadura-artes-marciales-armas

Recrear el famoso ocio de la antigua Roma pero con altas tecnologías y además recuperando 96 tipos de artes marciales en vías de extinción: este es el sueño de una empresa australiana que desarrolla una armadura revolucionaría.

Imagine por un momento que volvieran los combates de gladiadores; pero no peleas simuladas de exhibición, sino verdaderos combates entre hombres valientes que demuestran a la audiencia su dominio de las armas blancas.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ciencias/view/134897-gladiadores-armadura-artes-marciales-armas

Esgrima con palos egipcia

 

Esgrima egipcia

el Tahtib (Árabe egipcio: تحطيب taḥṭīb), arte marcial que se originó en Egipto. Se basa principalmente en el uso de un palo de madera para técnicas de ataque, de defensa o esquivar.

 El nombre árabe completo de Tahtib es “Fann el Nazaha Wal Tahtib”, que significa “el arte (Fann) de la rectitud y la honestidad (Nazaha) mediante el uso de palo”. El término “Tahtib” deriva de “Hatab”, que significa “palo o madera”, “Hatab” se refiere al objeto, mientras que “Tahtib” se refiere al arte o de forma similar a la utilización de “Karate” en lugar de “Karate-Do” o “Aiki” en lugar de “Aikido”.

 Los orígenes del Tahtib parecen volver a la 2 º milenio aC, algunos de los gestos Tahtib están grabados en las paredes de las tres tumbas, excavadas en el yacimiento de Beni Hasan en la orilla oriental del Nilo, cerca de la ciudad de la Minya. La necrópolis consta de tumbas de los funcionarios (nomarcas) De la XI y XII las dinastías del antiguo Egipto.

Los antiguos egipcios relizaban la lucha del palo como una forma de entretenimiento. Este tipo de esgrima probablemente se basó en los sistemas de lucha real utilizado en combate con un escudo y una espada, que luego evolucionaron en un sistema con sus propias reglas y métodos. El palo de lucha no parece haber sido utilizado como un lugar que era utilizado principalmente como una herramienta de formación y / o para el deporte. Hubo ventajas de la enseñanza de la lucha del palo, junto con otros deportes de combate como un lucha libre, La ventaja principal es que el ejército egipcio podría mantenerse entrenados y listos para la guerra. En muchos aspectos se parece al deporte de un solo palo.

Algunos supuestos tienen que hacerse a fin de comprender la lucha del palo técnica de los antiguos egipcios, sus normas fueron posiblemente simples y pocas, y hay dos escuelas de pensamiento en el objetivo principal: el concurso fue uno de cualquiera de resistencia o habilidad. Hay evidencia más sólida, sin embargo, que el juego fue uno de habilidad y que golpea la cabeza era un objetivo primordial.

 El arte de la lucha con palos de Egipto alrededor de la Dinastía XXI podría haber sido similares a kenjutsu de Japón, donde se utiliza un bokken de madera. Un palo curvado Rungu parecida a la de África oriental, sin fines knobbed se utiliza en conjunción con un escudo. Shabbako Sabta, Shebitku Sabbtecha, y Tantamun Taiharcha supuestamente guardada Jeruselem y Egipto, más de una vez de los ataques de Sanachareb, Y más tarde, Esshardon de Asiria utilizando este sistema de combate. Sabbekka y otros sistemas de lucha también se utiliza puñales, pero en la práctica son utilizados palos para limitar el daño grave a los profesionales.

La esgrima con palos egipcia es el arte marcial egipcio más antiguo del que se tiene conocimiento; las evidencias más antiguas de la práctica de la esgrima como deporte también provienen de Egipto. Su práctica aún se mantiene viva en del folclore popular, por lo que puede considerarse un arte marcial antiguo pero también moderno.

La esgrima con palos en el Antiguo Egipto se practicaba durante ceremonias religiosas, procesiones, como deporte o juego y como entrenamiento para la vida militar, si bien el palo no se empleaba como arma en la guerra. Se realizaban competiciones en las que se enfrentaban los practicantes, controlados por un árbitro. Antes de la lucha, los contendientes saludaban al público haciendo una inclinación y bajando los palos, y se llevaban a la frente la mano izquierda; los vencedores obtenían premios, como collares. Existe una representación de una escena de esgrima con palos en la hipóstila del templo de Ramsés III en Medinet Habu. Además, en la corte de Ramsés II se organizó un campeonato internacional de esgrima en el que se enfrentaron soldados egicpios contra los de naciones aliadas extranjeras.

La esgrima con palos es popular aún en la actualidad en Egipto, donde se practica sobre todo en el mes de Ramadán. Del arte marcial han derivado el tahtiyb, una danza que simula el combate entre dos hombres, y el raks al assaya, que deriva de una imitación de la lucha realizada por mujeres. Es habitual que se interpreten estos bailes en las celebraciones matrimoniales. Se llama tahteeb o tahtib y todavía se practica en el alto Egipto. Los fundamentos de la Tahtib son muy similares a los demostrados en el África por los expertos en artes marciales. La lucha es acompañada por tambores, y es un evento con su propia ceremonia y normas de conducta.

 El palo también se ha utilizado para resolver controversias entre los miembros de familias rivales, sobre todo en las zonas rurales de Egipto.

                      El palo que utilizan es de aproximadamente cuatro pies de largo y se llama: “ASA”, “ASAYA”, “ASSAYA”, “SHOUM” O “NABBOOT”.  A menudo se batían de tal forma en todo el cuerpo, con tal velocidad y violencia que el desplazamiento de aire es perceptible en voz alta. Hay otra forma de practicar equitación conocido como “caballo paso a paso”, que utiliza un bastón que es casi 12 pies (3,7 m) de largo.

                      El palo es considerado como un símbolo de la masculinidad, es decir, un falo. Aunque la forma de la danza comenzó originalmente como sólo para hombres, hay mujeres que realizan vestidos de hombres y danza con otras mujeres. Otra versión femenina de la danza palo ha sido desarrollado con un estilo coqueto y en general, menos agresiva, e incorporado en cabaret o “danza del vientre”. El palo usado para este tipo de baile es generalmente más delgado, más ligero y curvado en un extremo, como un bastón, y en general, adornado con una hoja metálica de color o de lentejuelas. El traje usado es generalmente folklóricos: un simple Baladi vestido, aunque Assaya el Ra’s (Danza del bastón) se realiza a menudo como parte del baile de cabaret, incluyendo el equilibrio de la caña en la cabeza, la cadera o el hombro.