Muere Bud Spencer a los 86 años

El actor italiano, cuyo verdadero nombre era Carlo Pedersoli, participó en tres Juegos Olímpicos antes de triunfar en la pantalla junto a Terence Hill

(El actor italiano Mario Girotti, más conocido como Terence Hill, manifestó estar “conmocionado” tras el deceso de Bud Spencer, su compañero de aventuras cinematográficas a quien calificó también como su “mejor amigo”.
“He perdido a mi mejor amigo, me ha impactado”, dijo Terence Hill en declaraciones publicadas por el Corriere della Sera, luego de enterarse de la muerte de Bud Spencer, quien falleció este lunes a los 86 años.
Terence Hill y Bud Spencer compartieron créditos actorales en infinidad de películas, la primera de las cuales fue “Tú perdonas… yo no” donde personificaron a los vaqueros Cat Stevens y Hutch Bessy, respectivamente, que se veían envueltos en cómicas situaciones.)

Medía casi dos metros, pesaba más de 140 kilos y a la mínima sonreía –lo cual escondía aún más sus ojos achinados- y soltaba un rotundo: “Nunca fui actor”. Y efectivamente, cualquier crítico exquisito asegurará que Carlo Pedersoli nunca tuvo talento para pasear por los caminos interpretativos. Pero daba igual: adonde no llegaba su talento alcanzaba su presencia; y él nunca paseó por el cine, sino que conquistó la pantalla a puñetazos. Pedersoli, para los adolescentes de los setenta y ochenta, era un mito, aunque no por ese nombre sino por su seudónimo interpretativo: Bud Spencer. La tarde del 27 de junio, a las 18.15, Pedersoli ha muerto en Roma a los 86 años, como ha anunciado uno de sus hijos, que ha asegurado que su última palabra ha sido “gracias”, y que ha fallecido serenamente, “sin sufrimiento”. En cambio Spencer ha sido, es y será inmortal.

Sin el personaje de Bud Spencer, Pedersoli ya tuvo de por sí una vida fascinante. Nacido en Nápoles en 1929, su familia emigró en 1947 a Sudamérica, lo que le obligó a abandonar la carrera de Química, que había empezado muy temprano por su facilidad para los estudios. Dos años después volvió a su país, impulsado por su capacidad en la piscina. En 1950 se convirtió en el primer nadador italiano en bajar del minuto en los 100 metros libres (fue siete veces campeón nacional de esa distancia), y logró varias medallas en distintos Juegos del Mediterráneo. En los Juegos Olímpicos de Helsinki 1952 y de Melbourne 1956 además de nadar en solitario formó parte del equipo de waterpolo de su país que alcanzó las semifinales en ambos campeonatos, y también compitió en ese deporte en los de Roma de 1960. La leyenda dice que en la piscina conoció a otro nadador, Mario Girotti, con el que muchos años después crearía el dúo Bud Spencer y Terence Hill.

Cuando se retira de la pileta, Pedersoli, de físico hercúleo gracias al cual había participado como extra en Quo Vadis?, trabaja en la construcción de la carretera Panamericana. Incluso vende coches en Caracas a inicios de los sesenta –hablaba seis idiomas, el castellano entre ellos-, antes de que en 1967 les llegue su oportunidad con Dios perdona, yo no. “Me dieron una lista con 20 nombres y 24 horas para escoger uno. Elegí Terence Hill porque sonaba bien”, asegura Girotti, ocho años más joven en su página web oficial. En cuanto a Bud Spencer, el nombre se debe a la cerveza Budweiser, de la que Pedersoli era fan, y a su pasión por Spencer Tracy. “Me casé con María Amato, mi ángel de la guarda, hace 56 años. Fue su padre [Giuseppe Amato, productor de La Dolce Vita o Don Camillo] quien me lo sugirió. Comencé cuando él murió. Necesitaban un grandullón y, aunque al principio no nos pusimos de acuerdo por una cuestión económica, finalmente cedieron y aceptaron porque no encontraron a nadie con mis dimensiones”, contaba en una entrevista a EL PAÍS tras publicar su cuarto libro de memorias.

Y triunfaron. Vaya si triunfaron. Tres años después llega la descomunal Le llamaban Trinidad, de Enzo Barboni, que en 1970 lanza al estrellato a dos vaqueros hermanos que ante las pistolas prefieren los mandobles. “Cuando actúo junto con Bud, es como si algo surgiera entre nosotros y conseguimos ser divertidos”, sostiene Hill. “Terence Hill sí que es actor, porque él estudió, incluso había trabajado antes de conocerme en, por ejemplo, El Gatopardo”, decía por su parte Spencer. “Ese es el motivo por el que nunca hemos discutido, pese a que todas las parejas del cine lo hacen. Él actuaba; yo simplemente curraba. Rodaba tres películas al año tratando de aprender siempre algo de cada una”. Así crean y se especializan en un subgénero de spaghetti western que antepone la comedia, los mamporros y las alubias a la violencia y los tiroteos.

“Yo lo único que siempre quise plasmar en las películas es algo por lo que lucho en la vida real: terminar con la injusticia”

La pareja no para: Seguían llamándole Trinidad, secuela de 1972 de la anterior; Y si no… nos enfadamos, de 1974, con la que se convierten en mecánico y camionero, aficionados a las carreras de coches… Una tras otra, hasta 16, muchas rodadas en Almería. “Yo lo único que siempre quise plasmar en las películas es algo por lo que lucho en la vida real: terminar con la injusticia. Mi violencia siempre fue cómica. Era el brazo ejecutor de todas esas mentes que quieren y no pueden rebelarse contra las barbaridades, contra su jefe en el trabajo, por ejemplo”. Las dos últimas fueron Dos superpolicías en Miami (1985) y Y en Nochebuena… ¡se armó el Belén! (1994). A ambos, en 2010, les concedieron un premio David Di Donatello honorífico en reconocimiento a su trabajo. En el caso de Pedersoli su rostro se vio en más de ochenta películas, la última en la serie I delitti del cuoco (2010), un lustro después de que hiciera una breve incursión en la política de la mano de Silvio Berlusconi.

Guionista de algunos de sus filmes, cantante y productor de documentales antes de que lograra la fama como actor, piloto de avionetas… Algunas de sus últimas películas fueron las españolas Hijos del viento (2000), de José Miguel Juárez, una aventura en tiempos de la Conquista de América, y Al límite (1997), un thriller de Eduardo Campoy, en cuyo rodaje este periodista le intentó explicar a Spencer lo que supuso su cine para los adolescentes españoles de los setenta y ochenta, exploradores de los primeros videoclubs, fans de sus filmes proyectados en sesiones continuas de salas de barrio, pantallas de bibliotecas municipales y sábanas en muchos pueblos. Pedersoli miraba, sus ojos se perdían en su inmenso rostro y se reía. A él siempre le gustaron más los deportes, los aviones, incluso diseñó ropa. “Pero sí, soy Bud Spencer”.

Fuente: elpais.com

El actor nació en Nápoles el 31 de octubre de 1929 en el seno de una familia burguesa. Allí pasó sus primeros años de vida, hasta que se trasladó a Roma y después a Suramérica a causa de la Segunda Guerra Mundial. Vivió su adolescencia en países como Brasil, Venezuela y Argentina, y regresó de nuevo a Italia a principio de la década de los cincuenta. Entonces se convirtió en uno de los deportistas más destacados de su país: fue veinte veces campeón nacional de natación, representó a Italia en los Juegos Olímpicos de Helsinki 52, México 56 y Roma 60, y batió el récord de ser el primer nadador italiano en descender de un minuto en los 100 metros libres.

“En mis recuerdos de niño estás tú. Esos momentos y esas imágenes estarán siempre conmigo”, escribía ayer en Twitter el portero de la Juventus Gianluigi Buffon, pero no refiriéndose al Bud Spencer deportista, sino al actor. Porque, de hecho, el cuerpo escultórico del italiano es lo que le sirvió de carta de presentación inicialmente para entrar en escena. Así logró un papel como soldado imperial en la película Quo Vadis (1951), y Annibale (1959).

Pero el primer éxito de Spencer en la gran pantalla le llegó en 1967 junto a Terence Hill que, a partir de entonces, sería su compañero profesional inseparable. Se complementaban en todo. Uno era rubio, guapo, delgado y holgazán. Otro, Bud Spencer, bonachón, gordo y de golpe fácil. La pareja se convertirían en las estrellas del western cómico, con películas como Dios perdona…¡Yo no! (1967), Los cuatro truhanes (1968) o Le llamaban Trinidad (1970).

“Era un niño grande, una gran persona, muy altruista”, se lamentaba el actor italiano Lino Banfi, tras conocer la desaparición de Carlo Pedersoli. “A menudo hablábamos que teníamos que adelgazar y yo me reía de él porque tenía los ojos un poco desviados y le decía que se tenía que operar”, añadió.

Spencer nunca adelgazó ni se operó la vista, pero sí que hizo muchas películas más que los films del Lejano Oeste. De hecho, su filmografía suma hasta un centenar de cintas, con títulos como El super ‘poli’ (1973), Quien tiene un amigo tiene un tesoro (1981) o Banana Joe (1982).

El actor también hizo sus pinitos con la canción, y en 2005 se presentó a las elecciones regionales con el partido Forza Italia, de Silvio Berlusconi. “Conozco a Berlusconi desde hace tiempo y le quiero desde antes de que hiciera política. Y cuando se quiere a alguien de antes, se le acepta siempre”, justificó entonces Spencer. A buen corazón, no le ganaba nadie.

Fuente: elmundo.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s