El Estilo Chen de Tai-Chi Chuan

Si hablamos de un Tai-Chi poderoso y marcial no he conocido a nadie que iguale al Maestro Chen en su ejecución. Y cuando digo poderoso entiéndase bien, no dejo de decir por ello suave. La esencia del Tai-Chi es el misterio y la paradoja de cómo lo suave vence a lo duro; un bello concepto que todos curiosamente podemos vislumbrar en nuestras mentes, pero llevarlo a la práctica es otra cosa distinta. Esa clásica metáfora del bambú, la del agua… todo ello nos es muy familiar a través de la magnífica difusión que la filosofía oriental ha tenido en Occidente en los últimos años. Pero… “del dicho al hecho hay mucho trecho”, reza el antiguo refrán castellano, y a la hora de pasar a los hechos, las más de las veces, el Tai-Chi no pasa de una agradable y estética “performance”; seductora, sí; saludable, ¡sin duda!, pero Arte Marcial, lo que se dice verdadero Arte Marcial, amigo ¡de eso había que hacer un acto de fe! hasta que conocí al Maestro Chen. Sí. La suavidad está ahí, pero también la firmeza necesaria para proyectar la fuerza. –“El Tai-Chi es como el bambú; cuando lo empujas cede, pero cuando liberas esa tensión el bambú te golpea como un rayo”, me comentó el Maestro en nuestro primer encuentro. Su alumno dilecto, Diego Cáceres, ya me había advertido de que Chen “era distinto”. Bueno, uno está harto de oír eso en este mundillo… pero esta vez era de verdad. Por todo ello, y tras el éxito de su primer vídeo sobre la forma “YI LU”, la principal del estilo Chen, le pedí al Maestro que escribiera un libro, el libro definitivo para los estudiantes de Tai-Chi. En él, por supuesto, hemos descrito la forma paso a paso; pero, para ser coherentes con la parte marcial, le hemos pedido que además compartiera con vosotros lo que en Karate se conoce como los “bunkai”, es decir, las aplicaciones que la tradición propone como aplicación efectiva de las técnicas y movimientos que uno realiza al ejecutar la forma. ¡La cosa deja de ser un baile!, se rompen brazos, proyectan personas, golpean zonas débiles, y todo ello desde la aplicación de las claves del Tai-Chi: Lo suave venciendo a lo duro. El resultado es imponente. Un libro con más de 1000 fotografías a color, una verdadera guía completa para el estudio del estilo Chen que complementa el trabajo en vídeo ya a la disposición de los lectores de Cinturón Negro. Un trabajo del que todos en la redacción estamos orgullosos.

Alfredo Tucci

El Estilo Chen de Tai-Chi Chuan

El Estilo Chen es el más antiguo que se conoce y se le considera el origen del Tai-Chi Chuan. Puede decirse que fue el resultado de recopilar diferentes Artes Marciales. En su trabajo se recogen técnicas de golpe con puño, codo, hombro, pierna, rodilla, así como proyecciones, luxaciones, inmovilizaciones, saltos, etc. Existe un dicho popular al respecto, que dice que “todo el cuerpo son manos”, es decir, muchas partes del cuerpo pueden de golpear.

Sus orígenes se remontan a finales del siglo XIV, en la aldea de Chenjiagou en China. Fue en esa época cuando Chen-Bu, al que se considera el origen de la familia Chen, se estableció en la aldea, aunque en realidad comenzaron a ser conocidos a partir de su 9ª Generación con Chen Wang-Ting (1600-1680). Chen Fake (17ª Generación) viajó desde la aldea de Chenjiagou a Pekín alrededor de los años 30, donde hizo famoso el Estilo Chen como consecuencia de su alto nivel técnico.

Inicialmente había 7 formas, que posteriormente se redujeron a 2, denominadas Yi-Lu y Er-Lu (Pao Chui o forma cañón). Ambas se caracterizan por combinar movimientos lentos y suaves, con otros rápidos y explosivos, siempre dentro de la continuidad propia del Tai-Chi Chuan. En la forma Er-Lu, existe una mayor utilización de Fa-jing en gran parte de sus movimientos. Las posiciones son bajas y muy enraizadas, lo cual favorece la descarga de potencia del Fa-jing.

El “Chanse-Ching” es el rasgo más característico del Estilo Chen. Surge del principio llamado “enrollar el capullo de seda” y consiste en el trabajo de la fuerza espiral: el Chi (energía) se despliega en espiral desde los pies, desde donde asciende por todo el cuerpo hasta llegar a las manos. Este movimiento espiral, se utiliza como defensa o como ataque.

La fuerza originaria del Tai-Chi Chen

El Tai-Chi Chen es un Estilo que explora la fusión de energías opuestas y complementarias, una mezcla que hay que controlar. El practicante de Tai-Chi debe alcanzar la misma naturalidad y poder de los movimientos de un recién nacido. Podríamos asemejarlo al momento del nacimiento de un bebé; en el instante de cortar el cordón umbilical, es cuando se produce la falta de oxígeno y surge su primera necesidad que es respirar por sí mismo. En ese instante se origina una convulsión energética que recorre su cuerpo y que es la que precisamente provoca el acto de la respiración. Esa sacudida poderosa e indomable, es la misma que intentamos recrear con el Tai-Chi Chen: un flujo de energía tal que haga que el cuerpo se convulsione casi eléctricamente para realizar, por un lado el golpe, y por otro una descarga curativo-energética del cuerpo.

En el Tai-Chi Chen, al realizar los movimientos de la forma se aplica el concepto anteriormente expuesto como trabajo base, con constantes movimientos de recogida o interiorización de la energía para inmediatamente después expandirse y, en su caso, “explosionar” en el Fa-jing. Esa misma sensación energética, también se aprecia en el propio movimiento del cuerpo, que se encierra en sí mismo para luego abrirse hacia el exterior. Al mismo tiempo, se realizan movimientos ondulatorios; algo semejante a las ondulaciones de una serpiente.

Las energías elementales y la circulación energética

El hombre responde a las fuerzas del Cielo y de la Tierra y depende del intercambio de energía con el medio. Las energías del Cielo y Tierra lo ocupan todo; al dispersarse vuelven a reunirse, retornando siempre a su estado inicial.

Todo procede del Tao, el principio único e indiferenciado. El Qi es la fuerza elemental, la primera manifestación del origen. El Qi se polariza a través de dos fuerzas: Yin y Yang.

Todo estado de desequilibrio energético genera malestar por dos razones, por carencia o por exceso. En plenitud le llamamos XU (o Yang) y en defecto o vacío ZXU (o Yin).

El hombre es un ser que resulta de las dos energías. De forma armónica emite vibraciones con sus movimientos; esa mutación permanente y continua, precisa de un suministro energético que la mantenga. Un medio para generar esa energía, hablando en términos marciales, se realiza por la vía de la respiración, y la otra a través del propio movimiento físico. La energía Yang expande, la Yin contrae; éste es el juego que debemos mantener en nuestra práctica.

El cuerpo humano mantiene dos pulsos, el Zhen y el Du; el hombre y la mujer funcionan con pulsos contrarios, la mujer tiene el pulso más débil en el exterior y más fuerte en el interior y el hombre al contrario. El pulso Zhen es el que lleva la fuerza de la sangre y el Du el impulso del aire.

En la práctica debemos centrar los canales principales de circulación de energía corporal. La energía circula saliendo desde Tan Tien (cuatro dedos por debajo del ombligo), dividiendo en dos el cuerpo; por un lado sube por el pecho hacia la cabeza, y baja por la espalda hasta llegar al punto Huiyin, y por otro sale desde el Tan Tien haciendo un círculo y rodeando la cintura.

A la hora de la práctica debemos centrar nuestra concentración y respiración en el Tan Tien y visualizar esta energía circulando por estos dos canales, mientras mantenemos una respiración pausada y tranquila como el trino de un pájaro.

Las características técnicas

La práctica del Tai-Chi Chen nos enseña una técnica basada, sobre todo, en el movimiento de “explosión” del cuerpo. Dicho movimiento hace que éste gire como un tornado, empujado por una convulsión de pies a cabeza que, en el último momento, se manifiesta como un latigazo de ataque al enemigo.

El arte del ataque es análogo a la forma en cómo atrapa un águila a un conejo con sus garras. Hay que mantener el control a través del contacto físico, pero sin llegar a agarrarlo. Los ataques del Tai-Chi Chen presionan sobre superficies concretas, no en cualquier parte, y generalmente se corresponden con tendones y nervios, venas y arterias, presionando en puntos eje que hacen que se desplacen los huesos, luxándolos, dividiendo músculos y tendones.

Utilizamos como armas la palma y el dorso de la mano, el puño, el hombro, el antebrazo, el codo, etc. El dedo pulgar y el meñique pueden girar como las agujas del reloj, a favor, Zhen; o en contra, Fan. La palma de la mano, además, puede utilizar movimientos de caricia en contra y a favor del movimiento; cuando una mano está arriba, la otra baja y viceversa.

Los movimientos de los pies cuentan con 8 técnicas en las que se pueden utilizar el empeine, el talón, la parte media de la curvatura del pie por el interior, exterior, y sus variantes en 45º; además de los aconsejados barridos y giros en tornado.

En cuanto a las posiciones, la más importante es la denominada Mapu (montar a caballo), ya que permite modificar los pesos del cuerpo y balancearlo hacia un lado u otro en función del ataque.

Además manejamos las posiciones de Xiebu, sentado sobre el talón. Xibu en giro, Dulibu sobre una sola pierna elevando el tronco; así como las posiciones de Pubu muy bajas para fortalecer los tendones.

El Estilo requiere mucha flexibilidad, por lo que es aconsejable iniciarse en su práctica en la juventud cuando los músculos y tendones están poco endurecidos, evitando que se pierda su extensión para mantenerla durante toda la vida. De otro modo, comprobaremos que nuestras posturas serán más duras, menos estéticas y nos costará más mantener aquellas que nos aportan la potencia necesaria a la hora de practicar los ejercicios.

Siempre hemos de tener en cuenta que la posición más importante es la de Mapu: la cabeza siempre permanecerá recta y alerta, mirando al frente, pero sin la mirada perdida y sin fijarla en ningún punto. El oído también permanecerá alerta, la nuca concentrada, pero no tensa; la espalda muy recta, el pecho erguido, el estómago hacia dentro sin arquear la espalda o sacar el glúteo hacia fuera.

De ese modo, podremos realizar todos los giros con el cuerpo, permitiéndonos girar en el ataque y la defensa al facilitar que la columna rote libremente 45º, hacia la izquierda o la derecha.

El glúteo ha de mantenerse como si estuviésemos sentados sobre el agua, en una posición firme, pero a la vez con la flexibilidad suficiente para que no estemos agarrotados a la hora de desplazarnos; de forma que si el contrario nos ataca por la izquierda podremos cambiar el peso del cuerpo hacia la derecha y viceversa, evitando así los ataques a los muslos o a las rodillas al poder desplazarlos y apartarlos del ángulo de ataque. Un glúteo rígido nos fijaría al suelo, impidiendo que nos moviéramos con agilidad. Hemos de respetar el punto de mira y mantenerlo siempre durante el ataque.

Utilizaremos movimientos circulares. Como ya hemos dicho, cuando una mano sube la otra baja; cuando el cuerpo se eleva, el movimiento siguiente será de bajada, y así sucesivamente. Cuando una palma está hacia arriba la otra se mantendrá hacia abajo para cambiar la posición, y la que estaba de un lado ahora estará en el otro; siempre se sigue el juego de los movimientos contrarios.

El aprendizaje se realiza como cuando éramos recién nacidos, realizando ese movimiento circular que manteníamos con los brazos y las piernas, y que vamos perdiendo durante el proceso de crecimiento. De pequeños todos nuestros movimientos eran circulares, como un método de defensa ante lo desconocido. En el Tai-Chi Chen hemos de recuperar el sistema circular de movimientos.

Los movimientos más característicos de nuestro Estilo son:

• La famosa grulla que extiende las alas Baihe liangehi.

• Barridos de rodilla con paso adelante Louis aobu.

• Retroceder girando antebrazos Daojuan gong.

• Agarrar cola de gorrión izquierda Zoulan quewei.

• Agarrar cola de gorrión derecha Youlan quewei.

• Patadas de talón Ti dengjiao.

• Balancearse delante detrás Chuansuo.

• Girar el cuerpo, desviar, esquivar, golpear, Zhuanshen banlanhui.

Fuente: budointernational.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s