Los Estilos de las Artes Marciales Africanas

Imágen vía el usuario de Flickr Dietmar Temps

Cuando hablamos del mundo de las artes marciales, la mayoría de las personas se imaginan a monjes shaolin, ninjas, Bruce Lee y ahora al MMA. Las personas casi nunca piensan en África; se que yo no lo hago. Uno de los mejores documentales que he visto sobre las artes marciales africanas fue un documental de Vice sobre las lucha Laamb. Casi cada cultura en el planeta ha desarrollado alguna forma de técnicas de pelea mano a mano o con armas. Con la llegada de las armas de fuego, estas técnicas se volvieron sistematizadas en forma de deporte, danza, sistemas de defensa personal o se extinguieron. África no es la excepción. En esta pieza analizaremos las varias artes marciales que vienen de la cuna de la humanidad. Representan la amplia variedad de la expresión marcial, en los deportes de combate, danza y armas. En muchas maneras, las artes marciales africanas son como las artes marciales de Asia, Europa y América; esto tal vez se debe a nuestra diversidad cultural. Sin embargo, las artes marciales africanas también tienen características que son únicas.

En algunas partes de Senegal, la lucha Laamb se ha vuelto más popular que el futbol. El deporte también persigue grandes patrocinadores internacionales a medida que es televisado. En Laamb, que en lenguaje Wolof significa “pelear”, los luchadores compiten para lograr derribos. En los encuentros profesionales de Laamb, se permiten los golpes a la cara y cuerpo. Los encuentros son coloridos, antecedidos por danzas y rituales de chamanismo, los peleadores visten taparrabos y talismanes mágicos. El Laamb incluso tiene participantes de fuera de África. Una de las estrellas del deporte es el español Juan Espino, “El León Blanco”, quien antes de competir en Laamb era practicante de Lucha Canaria, una forma indígena de lucha de las Islas Canarias. Aunque Laamb se ha mantenido como deporte africano, algunos de los principales luchadores Laamb pueden ganar hasta200 mil dólares por pelea, con aproximadamente 50 mil espectadores reunidos en estadios, y millones por televisión.

Imágen vía usuario de Flickr Robin Presta

Cuando comparamos la lucha Laamb con el MMA o el box en Estados Unidos, ambos tienen cualidades de espectáculo en común. En Laamb, el baile previo a la pelea y los rituales de chamanismo son una parte integral del deporte. Como occidentales, vemos esto como algo exótico, pero hacemos cosas similares. Canciones de salida, ondear banderas y muestras de religión, rezos y la señal de la cruz, son ubicuos entre los peleadores occidentales.

Los estilos de lucha africanos son similares a los estilos tradicionales de otras culturas. El sumo japonés, el pateo de espinillas inglés, la lucha canaria española, el glima islandés, la lucha mongola y el ssireum coreano comparten, con el Laamb y el Evala, el hecho de ser estilos de lucha con saco/cinturón, o al menos los estilos con enfoque en los derribos, sin grappling en el suelo. Los estilos de puros derribos posibilitan estilos más sencillos que pueden ser trasmitidos y entendidos por los fanáticos casuales y participantes, sirviendo su función como recreación y entretenimiento en festivales. Sin embargo, en el caso del Evala, la lucha en algunas partes de África, aunque competitiva es de hecho una parte de la iniciación hacia convertirse en hombre.

Entre las personas Kabye de Togo, los chicos grandes deben luchar en el festival de Evala para poder convertirse en hombres. Para convertirse en hombre Kabye, uno debe someterse a la circuncisión y escalar tres montañas. Como la educación de la antigua Esparta, los iniciados también son segregados de sus familias en chozas donde se someten a un intenso entrenamiento físico. Su entrenamiento comienza una semana antes del festival de Evala y los iniciados lo toman muy en serio porque aunque perder en el Evala no significa ser descalificados de la iniciación, perder puede llevarse humillación a su familia.

Imágen via usuario de Flickr Erik Cleves Kristensen

Otro deporte de combate de África occidental es el Dambe, el estilo de box del pueblo Hausa. Cuando uno ve el Dambe, le da el presentimiento de que se desarrolló a partir de la lucha con lanzas. En el Dambe, una mano es llamada “lanza” y es amarrada con fuerza con una cuerda o cubierta con un guante de box. La otra mano, llamada “escudo”, se deja desnuda y es utilizada para la defensa. Los encuentros son divididos en tres rounds y se permiten las patadas. La meta del Dambe es conseguir una “caza” al noquear al oponente, lo que puede ser difícil cuando estás limitado a utilizar una sola mano.

La procedencia de las luchas con lanza es similar al desarrollo de las técnicas de esgrima a mano limpia, que se derivan de las técnicas con armas del sistema. El Gunting, removiendo los colmillos de las serpientes, es la estrategia para deshabilitar la mano que lleva el arma de tu enemigo con el fin de desarmarlo. Esta estrategia tiene mucho sentido en las peleas con espadas, pero el esgrima lo lleva un paso más adelante al aplicarlo al combate sin armas también. Otro ejemplo del origen del cambio espada a mano, es el Jeet Kune Do de Bruce Lee, donde dijo que había tomado prestado el trabajo de pies de la esgrima . Sin embargo, el Dambe parece único en el sentido de que no es simplemente un estilo espada-a-mano sino un estilo espada escudo-a-mano. Junto con los estilos de golpeo y lucha africanos, están sus sistemas de armas, en particular, las peleas con varas.

Desde Egipto viene el Tahtib, una forma de pelea con varas, comparable con el capoeria en que existe principalmente como una forma de baile. Algunos piensan que el Tahtib tiene sus orígenes en la era de los faraones en Egipto. Este baile de peleas con varas es acompañado por música y a menudo se presenta en bodas, el Ramadán u otros festivales. Al sur del Nilo está Etiopía, hogar del agresivo arte de pelea con varas de los Suri.

El Donga es el nombre que la vara larga que utilizan los hombres Suri para arrear a su ganado. La única regla en el arte de pelea con varas Suri es: no mates a tu oponente. En este deporte del sur de Etiopía, el derramamiento de sangre es común y muchos peleadores compiten desnudos, lo cual es impresionante dado que los golpes conectan a toda fuerza. Los encuentros de Donga son eventos volátiles, con 20 o 30 participantes en cada lado, cada uno esperando su turno de pelear. Cuando uno compara esta violenta forma de pelea con varas con la danza del Tahtib, te da la sensación de que sólo hay una manera de pelear efectivamente con una vara larga y delgada, ya que los dos estilos parecen haber sido desarrollados independientemente con técnicas similares.

Mientras que el Donga solo utiliza una vara, el estilo Zulu de Nguni utiliza dos. Las peleas Nguni es el estilo tradicional de pelea con varas, atribuido por algunos al guerrero Zulu, Shaka. Los peleadores Nguni utilizan dos varas, una para la defensa y una para atacar. La mano que sostiene la vara de defensa también está cubierta por un pequeño escudo de piel de vaca. Una pelea Nguni se gana cuando uno de los combatientes sangra,  es noqueado o se rinde.

Imágen vía usuario de Flickr Dietmar Temps

La respuesta americana para el Donga y el Nguni son los Dog Bros. Llamados así por la tribu ficticia de los libros de comic de Conan el Bárbaro. Los Dog Bros han combinado las artes marciales filipinas con el jiu-jitsu brasileño, haciendo una muy realista forma de entrenamiento en armas. Curiosamente, los Dog Bros invocan un recuerdo del espíritu de los guerreros tribales, algo que el Suri y Zulu no han abandonado. En las reuniones tribales de los Dog Bros, les dicen a los participantes que vean sus sesiones como si fueran parte de una tribu y estuvieran peleando con el propósito de volverse mejores guerreros para poder defender a su pueblo de una invasión. Esta idea ayuda a asegurar que las peleas sean duras y realistas pero no innecesariamente brutales. Los participantes de estas reuniones no compiten por honor, dinero, trofeos o fama, sino por el bien del arte marcial, para probarse a sí mismo y divertirse.

Cuando uno estudia relativamente diferentes artes marciales, parece que hay sólo algunas maneras de golpear, patear, derribar o pegarle a alguien con una vara. Las cosas que distinguen a las diferentes artes marciales son las técnicas que limitan a las mismas al entrenamiento o el deporte. Como Jack Slack ha dicho, “el futuro no es de los innovadores, los tipos que están inventando técnicas, sino de los nuevos adoptantes en el MMA que pueden tomar una estrategia de alguna otra parte y aplicarla a las artes marciales mixtas”. ¿Tiene el Dambe estrategias que ofrecerle a los peleadores de MMA? ¿Tienen el Donga o el Nguni algo que enseñarle a los Dog Bros? No me corresponde decirlo, pero sospecho que sí.

Fuente: fightland blog en Vice/Por Pedro Olavarria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s