EL ARTISTA MARCIAL, COMPLETO

https://i0.wp.com/www.vacacionchina.com/userfiles/image/U1832P1T1D13730641F21DT20070824081121%5B1%5D.jpg

En 1644, cuando China fue invadida por los Manchuria, las artes marciales crecieron debido a la necesidad práctica, con finalidad de arte de combate. Aunque los manchues fueron conquistados por los patriotas chinos en 1911, y esto acabó con el período conocido como la dinastía Ching, la destreza y habilidad que había sido adquirida estos años de problemas, era tan efectiva por entonces como lo es hoy día.

En la época de la ocupación de los Manchues, el legendario templo de Shaolin de China era un lugar de entrenamiento para los luchadores patriotas serios. El templo era una institución budista, y sus sistemas de artes marciales enfatizaban los patrones de entrenamiento que crearon los artistas marciales completos de la época.

El entrenamiento en el templo de Shaolin estaba basado en 5 principios fundamentales: la mente, los ojos, las manos, el cuerpo y los desplazamientos.

Si la mente de un artista marcial no era clara, afrontaría una situación real de defensa personal con cierta confusión, nerviosismo e incapacidad para producir la energía suficiente. En las artes marciales chinas, la meditación es la forma más común de producir una auto-seguridad. Algunas artes marciales de Shaolin usan el budismo como técnicas de meditación, mientras que otras prefieren las técnicas toístas que enfatizan la meditación sentada. La meditación en movimiento es igualmente una práctica común, y puede ser vista en las formas de acondicionamiento con posiciones bajas de Hun Gar o Choy Li Fut. La concentración, igualmente, es una consecuencia de una mente relajada. Sin la correcta concentración el artista marcial nunca podrá realizar la defensa adecuada o el correcto golpe ofensivo. La concentración puede ser dominada a través de la práctica constante de formas. La secuencia, la potencia y el equilibrio estarán distorsionados, a menos que se ejercite la correcta concentración.

Otro aspecto de la concentración son los ojos. Si no observamos, no vemos el blanco. Los ojos combinan el Shen (espíritu), con la visión para producir un enfoque y una vigilancia consciente. La vigilancia consciente es una sensación o sentimiento de impedir el ataque, y ayuda a crear unas reacciones rápidas que ayudan a salvar la vida de una persona. El enfoque es el resultado combinado del espíritu y la intención (fuerza de voluntad). Si un estudiante puede fijarse sobre un oponente imaginario cuando él práctica sus formas, está desarrollando la intención.

Cuando mezcla su espíritu e intención para obtener este enfoque, está añadiendo velocidad a su perfección. Inmediatamente, será capaz de, simultáneamente, ver y atacar el blanco.

De la misma manera que los ojos y la mente, las manos deben moverse de una forma rápida, precisa y fuerte para bloquear y golpear de forma segura.

Si el artista marcial practica un sistema externo (usando la fuerza como un arma), el entrenamiento será diferente del estilista que practique un estilo interno, quien convertirá la fuerza del oponente en un arma. El artista marcial que use sus puños deberá practicar principalmente sobre varios tipos de saco y equipo para endurecer la superficie de su mano, al tiempo que acondicionará sus brazos y hombros. Estos que prefieran los golpes de palma, deberán pasar muchas horas de entrenamiento golpeando objetos con las manos abiertas de forma similar al entrenamiento de la palma de hierro. Los golpes de dedos y las técnicas de garras se desarrollan golpeando objetos con la punta de los dedos y agarrando sacos de arena pequeños con los mismos.

La consistencia es la clave para un condicionamiento externo con éxito. Cuando se practica de forma diaria, el desarrollo de una fuerza y un acondicionamiento externo tan sólo tomará unos pocos años.Para desarrollar una fuerza controlada, los practicantes de artes marciales externas deberán mantener los músculos de sus brazos relajados. Cuando los brazos lleguen a estar demasiado agarrotados, esto impedirá la circulación de la energía y cortará la fuerza interna.

El cuerpo es el punto siguiente en la lista de los principios de entrenamiento Shaolin. Para el artista marcial de sistema externo, los músculos deben ser lo suficientemente fuertes para encajar un golpe. La cintura y la espalda deben trabajar al unísono, es decir, permitiendo al cuerpo que funcione como una unidad. A aquellos que prefieran las artes marciales internas, deberán usar un sistema de respiración profunda de forma natural, con el fin de mantener sus cuerpos relajados. Cuando los patrones de respiración son relajados, los golpes son más fuertes y llevan más potencia. Nunca hay que hinchar el pecho; esto reduce la fuerza y la efectividad debido a que la respiración está limitada a la cavidad superior. Los hombros deben estar igualmente relajados debido a que son el punto de conexión del cuerpo y los brazos.

De acuerdo al antiguo dicho chino, “Los puños toman el 30% de la habilidad de combate, mientras que los desplazamientos se llevan el 70%”, con esto en mente, los profesores de artes marciales de Shaolin, consideran los desplazamientos como el quinto principio necesario.

La base de cualquier arte marcial recaen en sus desplazamientos, sus posturas y patadas. Toda su estabilidad y potencia se origina de un desplazamiento fuerte y bien equilibrado.

Para conseguir una posición sólida, los artistas marciales de los estilos del sur practican jop man (entrenamiento de la postura del caballo). Sus posiciones son característicamente bajas y amplias, con menos desplazamiento que su contraparte en el norte.

Los estilistas del norte prefieren posturas más estrechas y altas, las cuales provienen de Zhan Zhang (una forma de acondicionamiento de las piernas y meditación).

Los artistas marciales chinos también utilizan barridos a las piernas como técnicas de ataque. Considerados como una parte vital de los desplazamientos, los barridos de pierna requieren unas espinillas y tobillos bien entrenados.

Las patadas son importantes en el concepto general de los desplazamientos. Muchas horas de práctica combinadas con ejercicios de elasticidad y flexibilidad, es un deber para que las técnicas de pateo sean efectivas.

Pasando a través de los años desde el templo de Shaolín de China durante los años de la dinastía Ching. Sin embargo, estos mismos principios pueden ser aplicables hoy día al entrenamiento de los artistas marciales. Después de todo, los artistas marciales son los mismos, sólo las circunstancias han cambiado.

 

Fuentes:

Autor: DOC-FAI WONG
Publicado: SENSEI/http://jlgarcia.galeon.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s