Historia del Kung Fu

Entiendo y sé lo difícil que es escribir acerca de la historia que nos ocupa. Sin embargo, vamos a explicar de una forma global la historia sin entrar en algunos detalles, entre ellos años, dinastías etc que aparte de crear confusión para algunas personas, los datos son difíciles de demostrar en algunos casos, aparte del sinfín  de perspectivas con la que puede ser contada. Por tanto es una explicación sencilla y concisa de la historia sin entrar en otras valoraciones.

El término Kung-Fu es un coloquialismo del sur de China que no designa las Artes Marciales en sí, sino que es una palabra que indica cualquier labor llevada a su más alto grado de perfección, gracias a un esfuerzo intenso y prolongado. Por lo tanto, el término kung-fu pretende designar la realización, la planificación y el dominio del Arte. Sin embargo, llamar Kung-Fu a las Artes Marciales chinas no es ninguna aberración y en China siempre se ha utilizado este término para designar las Artes Marciales, a pesar de que la traducción exacta sea wu-shu.

El objetivo del Kung-fu va actualmente más allá de la pericia en la pelea, buscando la perfecta armonía entre todos los componentes de la persona: cuerpo, mente y espíritu.
La historia del kung-fu está ligada a la historia de China. Sus orígenes datan de 3.000 años a.C., bajo el reinado del Emperador Houang-Ti. Pero no fue hasta el siglo sexto en el que apareció el kung-fu moderno.

En efecto, en el siglo 527 el monje Ta-Mo (Bodhidarma) llega al monasterio de Shaolín, en la provincia de Honan. El monasterio que se encontraba en el lado norte del monte Shao-Shih, fue construido 150 años antes por el Emperador Su-Wen. Bodhidarma, vigesimooctavo patriarca budista, que dejó la India para trasladarse a China (realizando este recorrido a pie, demostrando una gran resistencia física y mental), para transmitir la verdadera enseñanza de Buda en la Corte Imperial China. Siendo el hijo del rey Sugandha, había sido formado sobre el plan de las Artes Mar­ciales por el viejo maestro Prajntra.

Llegando al Monasterio de Shaolín, Ta-Mo encontró a los monjes en muy malas condiciones físicas, que les impedía practicar correctamente la meditación. Les dio nociones de higiene, medicina y les enseñó una serie de 18 ejercicios para mantener sus cuerpos con buena salud. La historia y la leyenda acuerdan que aquí comienza el Kung-Fu moderno. En espacio de unos siglos los monjes del Templo de Shaolín se hicieron célebres a través de toda China por su habilidad en las Artes Marciales. En el siglo XII, el General de la armada Imperial Yueh-Pu, creó el Shing-I, un estilo interno basado en su experiencia en combate con lanza. Algunos siglos más tarde, el monje Chang-San-Feng, impregnado de los principios taoístas, funda el Tai-Chi-Chuan.

Con la aparición de esos dos sistemas, la popularidad del Kung-Fu de Shaolín empezó a declinar. En el siglo XVI aparece Chuen-Yuan, de origen noble, experto en Artes Marciales, va al Templo de Shaolín y decide revisar los 18 ejercicios de Ta-Mo, y los convierte en 72 técnicas. Entonces viaja a través de China para ampliar sus conocimientos. Más tarde regresa al monasterio con otros dos expertos, Pai y Li. Juntos los tres crean un sistema completo de 170 movimientos incluyendo cinco estilos que luego servirán de base a decenas de otros.

En China, muchos de los sistemas externos se clasifican como Shaolin Kung Fu, Incluso algunos de los métodos que se originó fuera de su influencia. Por lo tanto, es imposible caracterizar un sistema único como original de Shaolin Kung Fu. Después de todo, más de 1500 años han pasado en la evolución y la transmisión de las artes marciales de Shaolin. Por lo tanto, es comprensible que tantos estilos tienen sus raíces en el famoso templo.

En Occidente, Shaolin Kung Fu se asocia a menudo con los Cinco animales. Estos son el Tigre, Dragon, Leopardo, Serpiente y la Grulla. Sin embargo, la mayoría de los estilos de Shaolin Kung Fu no emplean las cinco formas de animales en su currículo. Muchos métodos de Shaolin hacen poco o ningún uso de formas animales. Los cinco animales son más comunes en el sur de los estilos de Kung Fu, en particular, Hong Jia (Hung Gar en cantonés).

El Kung Fu Shaolin de la escuela del Norte  se clasifica generalmente como Puño Largo. Este método hace hincapié en larga distancia en técnicas de combate que es el patear, saltar, barrer, y técnicas de mano extendida y  técnicas de penetración.

En el antiguo templo del Shaolin, el estilo del Dragón representaba el cultivo del espíritu. Los movimientos del Dragón, fueron creados para el desarrollo de la concentración y de la condición de alerta, se parece a un Dragón volando en el aire capaz de dirigirse en cualquier dirección. En este estilo no se usaba la fuerza. El Dragón representa la fluidez de movimientos.
En el anciano templo del Shaolin, el estilo del Dragón representaba el cultivo del espíritu. Los movimientos del Dragón, fueron creados para el desarrollo de  la concentración y de la condición de alerta, se parece a un Dragón volando en el aire capaz de dirigirse en cualquier dirección. En este estilo no se usaba la fuerza.

El estilo del tigre se caracterizaba por un fuerte desarrollo de los huesos e incluso de los músculos y los tendones. Al contrario del estilo del Dragón, se caracterizaba por el uso de la fuerza. Un arma natural de este estilo esta la mano en forma de garra de tigre. El tigre representa la fuerza.

El estilo de la serpiente educaba el “CHI”. Los movimientos en cada posición debían efectuarse lentamente y con agilidad. En este estilo la respiración era muy importante, debiendo de efectuarse lentamente, regularmente y sin ninguna clase de esfuerzo. La serpiente representa la respiración.

El estilo del leopardo desarrollaba la velocidad, y los movimientos eran realizados con gran destreza. El leopardo no es tan imponente como el tigre, pero debido a su fuerte cintura y bajas extremidades genera mucha fuerza. El leopardo representa la velocidad.

En El estilo de la grulla, el desenvolvimiento de los músculos era el objetivo principal. Los movimientos eran efectuados con rapidez y ligereza. Al ejecutarse, la voluntad y el espíritu, deben estar en reposo. Al principio del entrenamiento los movimientos se realizaban con rapidez, algún tiempo después se debían ejecutar con lentitud y ligereza. Existían algunas posiciones en las que el practicante debía sostenerse sobre una pierna al igual que la grulla, necesitando de gran cantidad de paciencia y de aguante. La Grulla representa el equilibrio.

 Fuente: artesmarciales.org

Un pensamiento en “Historia del Kung Fu”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s