Filosofia Marcial; El Arte Marcial

Cuentan que un joven japonés estaba en busca de

un maestro de artes marciales. Finalmente,

después de mucho andar, logró localizar a uno de

gran renombre. Cuando por fin logró concertar

una cita con él, el maestro le preguntó:

– ¿Qué esperas de mi?

– Espero que me aceptes como alumno y con tu

enseñanza me convertiré en el más habilidoso

artista marcial. -Dijo el muchacho y preguntó-

¿Cuánto tiempo puede tomarme eso?

– Diez años, por lo menos -Replicó el maestro.

– Eso es mucho tiempo -Dijo el joven- ¿Y si

entreno el doble que el resto de tus discípulos?

– Ah bueno, en ese caso te tardarás veinte años

en convertirte en un experto – Respondió en

maestro.

– Pero entrenaré mañana, tarde y noche y

sacrificaré mis horas de alimentación y sueño si

es preciso.

– En ese caso -dijo el maestro- te tardarás

treinta años.

– ¿Pero cómo puede ser posible? -preguntó

confundido el muchacho- Mientras más tiempo le

dedico a mi entrenamiento, según tú, más me

demoraré en alcanzar mi objetivo. ¿Cómo puedes

explicar eso?

– Muy fácil -dijo el maestro- Cuando un ojo está

concentrado mirando hacia la meta, solo queda

otro ojo para ver el camino que conduce a ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s