“Goyito”, de mexicano indocumentado a campeón de la UFC

Goyito-330x350

Una máscara de luchador es su rostro. Se escucha una canción de Vicente Fernández en su camino al área de combate, mientras que le agradece a los aficionados las porras. Sin embargo, Érik Pérez no se dirige hacia un cuadrilátero, sino a un octágono.

Maneja con maestría el arte de las llaves y las contra llaves, también domina el muay thai, boxeo y otros estilos de pelea; las artes marciales mixtas. Es Goyito Power, el primer peleador de la UFC nacido y formado totalmente en México.

“Me siento orgulloso de ser el único mexicano ciento por ciento en una Liga tan importante como lo es la UFC, pues yo nací en Monterrey. Pero también me es grato ser etiquetado como peleador mexicano al lado de una figura como Caín Velásquez. Somos luchadores muy combativos, así somos los nacionales”, dice Goyito.

Inició su paso en la UFC como peleador de relevo, lo que significa que fue llamado de último momento para enfrentar a John Albert, a quien sometió en junio del año pasado. Después sorprendió con el nocaut más rápido en la historia de la Liga estadounidense entre los de peso gallo, al vencer a Ken Stone en agosto. El pasado 29 de diciembre tuvo su más reciente victoria por nocaut ante Byron Bloodworth.

Un camino con dirección a lo más alto de las artes mixtas que comenzó cuando dejó Monterrey para irse a entrenar a Nuevo México.

“Si quería ser de los grandes, tenía que entrenar con los grandes. Tenía que prepararme en el mejor lugar en el mundo, que es donde estoy ahora, en el campamento de Greg Jackson, donde hay muchos monarcas de esta Liga”, resalta.

Érik Pérez, de 23 años, creció admirando a los boxeadores Érik Morales, Juan Manuel Márquez y Ricardo López. Probó el boxeo, pero sintió que no lo llenaba. A sus 16 años descubrió su pasión por las artes marciales mixtas. Ahí comenzó el sueño y la difícil decisión de dejar su natal Monterrey.

“Cuando me mudé a Nuevo México, las cosas eran difíciles, porque no estaba en la UFC. Peleaba en otras ligas y no eran bien pagadas, así que sufría, porque no había mucho dinero. Esto me orilló a trabajar de ilegal poniendo pisos y alfombras, a veces hasta pintando casas. Todo lo que me salía, pero sin dejar de entrenar.

Siempre, enfocado a mi sueño”, recuerda.

Goyito o Goyito Power, sus dos apodos, se considera así mismo un peleador striker. Su principal característica es la constancia en el entrenamiento. Un carácter que, señala, curtieron sus padres con la enseñanza de que siempre trabajara. Ya fuera desde una tortillería o en la compra y venta de chatarra, oficio de su padre. Hoy en día, su familia sigue muy de cerca su carrera.

“Al estar combatiendo, sí es peligroso, pero ya mi madre ya se acostumbró. Tengo desde los 14 años peleando, así que mi familia ya están acostumbrados a verme pelear [risas]“, agrega.

Su sueño es llegar a ser campeón mundial de la UFC en las 135 libras. Lleva una racha de ocho triunfos al hilo y quiere mantenerse en ese camino. Un andar en donde promete seguir llevando en alto el nombre de México, con todo y su cultura, y entregarse en el octágono día a día.

Fuente: El Universal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s