Beneficio de la Yoga

Imagen

Estiramiento, tonificación, relajación

La práctica de las posturas de Yoga se basa en la acción conjunta de estos tres principios: estiramiento, tonificación y relajación.

Por medio del estiramiento liberamos las tensiones del cuerpo, tomando conciencia y desarrollando la atención de los músculos y funciones internas del cuerpo.
Las posturas tonifican gradualmente los músculos de soporte de la columna y los miembros del cuerpo, logrando la firmeza y estabilidad de la postura, y corrigiendo los malos hábitos posturales.
El desarrollo es suave y gradual, evitando los movimientos bruscos, o los esfuerzos innecesarios.
Por medio de la relajación aumentamos la capacidad del cuerpo de reponer la energía, y liberar las toxinas generadas durante el esfuerzo muscular.

En Hatha Yoga, se realiza una secuencia de asanas o posturas que fortalecen y benefician íntegramente el cuerpo, llevándolo hacia un desarrollo armónico.

El trabajo sobre los órganos internos

Cada una de las posturas trabaja sobre ciertos órganos internos, estimulándolos por medio de diferentes presiones suaves, y haciendo circular la sangre desde y hacia dichos órganos. Por ejemplo en la postura sobre la cabeza, se estimula el retorno venoso por medio de la acción de la fuerza de la gravedad, fomentando el descanso del corazón y de las venas de las piernas. Al mismo tiempo los órganos abdominales se desplazan hacia el pecho, masajeando y estimulándolos suavemente. La postura sobre los hombros, estira y fortalece los músculos del cuello, al mismo tiempo que estimula mediante una presión suave la glándula tiroides. La postura del pez desarrolla la capacidad respiratoria abriendo el pecho y otorgándole flexibilidad a los tejidos pulmonares. La postura de la pinza, produce un estiramiento en toda la columna, regenerando el espacio intervertebral. La postura de la cobra actúa sobre riñones y otros órganos del abdomen.

El efecto sobre el sistema nervioso

La ejercitación conciente de la respiración, la relajación y las posturas, desarrolla y tonifica el sistema nervioso. Por ejemplo las posturas de equilibro estimulan la estabilidad y conciencia somato-sensorial.
Al mismo tiempo durante la relajación se actúa sobre el sistema nervioso autónomo, equilibrando la vía simpática y parasimpática. Esto produce un efecto de calma en la mente, ayudando a combatir el estrés y la ansiedad.

El trabajo sobre el sistema nervioso equilibra funciones como la digestión, la eliminación, el sueño y la circulación, alteradas por los efectos del estrés.

Dormir bien renovando la energía

El efecto de las posturas, la respiración y la relajación practicados de forma conjunta, ayuda a normalizar las funciones del sueño, favoreciendo el descanso del cuerpo y de la mente durante la noche.

Luego de una práctica de Yoga, el cuerpo descansa profundamente, y de forma mas efectiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s