Aquellas epocas: Entrevista con Bruce Lee, Chuck Norris y Bob Wall

El 19 de mayo de 1972, el más famoso programa de la TV de Hong Kong por aquella época: “Enjoy Yourself Tonight” (“Disfrute Esta Noche”), de la cadena televisiva HK-TVB solicitó la presencia de Bruce y sus co-protagonistas americanos de la película para realizar una entrevista en directo y una exhibición de artes marciales a fin de promocionar así la última obra de Bruce.

Los invitados (Lee, Norris y Wall), aparecieron en el estudio de TV a las 18:00 pm, y nada más llegar fueron conducidos a los vestuarios, donde Norris y Wall se cambiaron y se pusieron sus karateguis. Bruce, que iba vestido con un traje deportivo de chaqueta marrón de terciopelo y pantalones también marrones, con camisa de seda verde con estrías verdes tornasoladas, no obstante, no se cambió de ropa, puesto que en esta ocasión él sólo tenía intención de promocionar la película y presentar al público de Hong Kong a Chuck Norris y Bob Wall. Una vez vestidos con sus uniformes marciales, algunos de los trabajadores del estudio, que habían oído hablar de ellos, les pidieron que posaran para algunas fotografías, a lo cual ellos accedieron gustosamente, y hablaron con la gente del estudio sobre artes marciales.

Muchos de los presentes ya habían visto las anteriores películas de Bruce y, conocedores de su gran velocidad y técnica, estaban ansiosos por ver a Bruce actuar en directo; sin embargo Bruce rehusó diciendo: “El público de Hong Kong ya sabe mucho de mí. Hoy vamos a presentar a estos dos hombres; artistas marciales en “El Furor del Dragon” y en la vida real, Norris y Bob Wall. Debo dejarles actuar a ellos”.

La gente aplaudió esta sugerencia mientras Norris y Wall sonreían. Acto seguido preguntaron: “¿Qué es lo que queréis ver?”. Y puesto que la gente no sabía demasiado acerca del Kung Fu, se quedaron sin saber qué contestar, por lo que Bruce se adelantó: “¿Puedo sugerir una idea?. En esencia las artes marciales buscan en el entrenamiento cuatro cosas. Estas son: poder ser salvajes, precisión, velocidad y fuerza. Creo que pueden realizar un juego para mostrar la precisión de sus patadas. Bob Wall sostendrá un cigarrillo en su boca y Norris se lo quitará de una patada”. Esto hizo las delicias de la gente. Bruce continuó: “Como todos sabemos, nuestras piernas están hechas para caminar. Si queremos usarlas para alcanzar un objeto que está alto, es difícil controlar nuestra pierna. Esto se debe a que cuando levantas una pierna, la otra debe soportar el peso de tu cuerpo. Patear con precisión no es fácil, especialmente cuando tienes que patear velozmente a un objeto pequeño. Bob tiene que sostener el cigarrillo en su boca. Si la patada golpea erróneamente en su boca o su nariz, es posible que resulte mal herido por la potencia de la patada de Norris. Por tanto, no es un juego divertido”.

A Bob Wall le dieron un cigarrillo y éste se lo colocó en los labios. Norris se mantuvo en una posición de karate, miró a Wall durante unos segundos y sin aviso, de repente, giró su cuerpo, levantó su pierna derecha y golpeó el cigarrillo de la boca de Wall. Este salió volando por los aires sin romperse (como puede apreciarse en la fotografía).

Como los presentes querían ver más, Norris y Wall realizaron algunos ejercicios de calentamiento para realizar algunas técnicas de pierna con un guante focus. Estas técnicas sorprendieron a los que observaban, y preguntaron acerca de la función del focus. Bruce dijo: “Este focus se utiliza para el entrenamiento de nuestra técnica de boxeo y pateo. Pueden dársele puñetazos o patadas. Como su altura y distancia son controladas por el que lo sujeta, el que trabaja puede practicar el golpeo contra un objeto que se mueve de forma irregular. Es mejor que un objetivo fijo y es muy útil para el combate real”.

Entonces, la gente instó a Bruce a que lo demostrará él también y Bruce no pudo rehusar, por lo que se quitó la chaqueta de su traje y pateó contra el focus sujetado por tanto por Bob Wall como por Chuck Norris y, aunque los pantalones del traje de Bruce no le dejaban moverse con toda la soltura que habría deseado, la gente pudo apreciar su precisión y su velocidad.

El programa, presentado por Joseph Lau, dio comienzo poco después de que estos acontecimientos tuvieran lugar entre bastidores del estudio. Joseph Lau presentó al público a Bruce, al que hizo entrar primero en el plató. Lau ya había entrevistado a Bruce en varias ocasiones con motivo de exhibiciones de Bruce y promociones de sus películas anteriores, por lo que los dos hombres ya se conocían y se encontraban bastante a gusto el uno con el otro. Lau dijo a Bruce: “¡Bruce!. Nuestro público está muy interesado en ti. ¿Puedes decirnos qué has estado haciendo recientemente?”.

Bruce contestó: “Raymond Chow y yo hemos estado recientemente en Roma para hacer el trabajo de exteriores para nuestra nueva película. Acabamos de volver a Hong Kong. Junto con nosotros hay otro artista marcial; es el campeón de América de Karate de Competición, el Sr. Norris. Vino directamente de los EEUU y nos reunimos en Roma. Junto a él, hay otro experto de karate americano; el Sr. Bob Wall. Ambos han participado en el rodaje de nuestra nueva película, “El Furor del Dragón”. En un momento, vendrán y se reunirán con nuestro público. También demostrarán su poderoso Karate”.

Lau comentó: “He sabido por el periódico que Norris y Bob Wall son tus estudiantes. También se dice que cuando te siguieron ya eran famosos, que han sido campeones de karate durante muchos años. ¡Creo que tu JKD debe ser muy potente!”.

Bruce agitó sus manos y dijo: “No, no juegues a eso conmigo. Yo nunca le he dicho a nadie que sean mis estudiantes. Somos amigos. Cuando tenemos tiempo nos juntamos y hablamos acerca de las artes marciales”.

Lau prosiguió: “¡Correcto!. Tú eres el fundador del Jeet Kune Do. Se dice que el JKD es una combinación de la esencia de todos los tipos de artes marciales. Nuestro público está muy interesado en esto. ¿Podrías decirnos algo acerca de la diferencia entre el JKD y otros tipos de artes marciales?”.

Bruce parecía muy excitado cuando llegó el momento de hablar de artes marciales. Dijo: “Muy a menudo, cuando la gente habla sobre el JKD, están muy interesados en su nombre. En realidad, el nombre no es importante. Sólo es un símbolo para el tipo de arte marcial que estudiamos. Es sólo como la “x”, la “y” y la “z” en álgebra. El énfasis no debería ponerse en su nombre, sino en su efecto. Se debe a que es un buen espejo para reflejar el poder del JKD”.

Bruce miró al público y vio que le escuchaba atentamente. Después continuó: “Antes de que explique lo que es el JKD, tenemos que saber primero lo que es una `forma tradicional de artes marciales´. Todas las artes marciales tradicionales, antiguas, tienen una tradición legendaria. La gente podría decir que ese tipo de artes marciales fue pasada a un monje por una deidad a través de un sueño. O, cuando su fundador vio a dos animales luchando, imitó sus acciones y, por consiguiente, creó un tipo de artes marciales. Así pues, la gente después de él imita ese tipo de acción y forma, y no se preocupa de si encaja en sus necesidades y su ambiente o no. Desafortunadamente, ahora el boxeo sólo tiene puñetazos, el judo sólo derribos… No infravaloro este tipo de artes marciales. Lo que quiero decir es que encontramos formas rígidas que crean diferencias entre los clanes. Y el mundo de las artes marciales se resquebraja como resultado. La otra debilidad es, cuando se forman los clanes, la gente de un clan sostendrá que su tipo de artes marciales es la única verdad, y no osará reformarlo ni mejorarlo. Por tanto, están confinados en su propio mundo diminuto. Sus estudiantes se convierten en máquinas que imitan formas de artes marciales. Como una cuestión de hecho, cada una de ellas tiene sus puntos fuertes y débiles. Todas ellas necesitan auto evaluación y mejora, pero están demasiado obcecados. Sólo pueden ver sus puntos fuertes, pero no sus puntos débiles y los puntos fuertes de los otros. Un hombre confinado en su pensamiento y su visión no será capaz de hablar libremente. Por tanto, si quiere buscar la verdad, no debería estar confinado por formas muertas. Insisto una vez más, yo no creo o invento ningún tipo de artes marciales. JKD se deriva de lo que yo he aprendido, más mi evaluación de ello. Por tanto, mi JKD no está confinado por ningún tipo de artes marciales. Al contrario, doy la bienvenida a aquellos a los que les guste el JKD a estudiarlo y mejorarlo”.

Lau preguntó: “Entonces, según tu opinión, el método de entrenamiento de las artes marciales chinas no se adapta al combate real, ¿no es así?”.

Bruce respondió: “Yo creo que el método de entrenamiento de las artes marciales chinas de hoy en día es como enseñar a nadar en tierra. Practican formas, posturas y combates de dos hombres; un combate fijo y regular. Pero cuando luchan contra un hombre vivo, me temo que muchas de estas bonitas formas se olvidarán todas. ¿Tú crees que puedes nadar en el mar con todo tipo de entrenamiento en tierra?. ¿El término “marino” representa que un hombre puede nadar?. Mi idea es: Si quieres aprender a luchar, entonces debes luchar. Si quieres nadar, entonces necesitas tirarte al agua”.

Tras un rato de charla entre ambos, Lau dijo:
“¡Bueno!. Después de oír tu filosofía de las artes marciales, creo que deberíamos dejar que nuestro público viese vuestras demostraciones. Ahora le pediremos a Chuck Norris y Bob Wall que actúen para nosotros”.

En ese momento Norris y Wall salieron al plató y realizaron un combate de karate. Sus puñetazos eran potentes y sus acciones muy rápidas. El público parecía complacido. Al terminar, se sentaron con Bruce y Lau les hizo una entrevista. Primero les presentó al público diciendo: “Este es el campeón de karate americano, el Sr. Norris. Y este es uno de los mejores karatekas en América: el Sr. Bob Wall”.

Cuando terminó la presentación, Lau les preguntó: “Mucha gente ha dicho que vosotros dos érais los estudiantes de Bruce. Nos lo acaban de mencionar. Bruce lo ha negado. Ha dicho que vosotros sois sólo amigos. Así pues, ¿cuál de las dos versiones es cierta?”.

Norris dijo: “Quizá piense que nuestra técnica de artes marciales no es lo suficientemente buena, y no estamos cualificados para ser sus alumnos”. Esto hizo reír al público allí presente. Norris continuó: “Independientemente, nosotros admiramos su kung fu. Sin embargo, a pesar de que él no nos trata como sus estudiantes, nosotros seguimos teniéndole por nuestro profesor”.

Lau preguntó a Norris: “En cualquier caso, simplemente de tus palabras y tu técnica, podemos ver que eres bueno en ello. ¡Bueno!. ¿Puedes decirnos cómo llegaste a conocer a Bruce?”.

Norris respondió: “Conocí a Bruce en 1966. En aquella época, asistí a una competición panamericana en New York. Fui el campeón del torneo. Después de la competición alguien me lo presentó. Nos alojábamos en el mismo hotel, así que volvimos juntos. Eso fue alrededor de las 11 pm. Nos alojábamos en la séptima planta, pero no queríamos dejarlo. Estuvimos hablando hasta las 7:00 am. De lo único que hablamos fue de artes marciales. El tiempo corrió rápido; y tuvimos una conversación tan maravillosa que pareció que habíamos hablado sólo durante 20 minutos. Como tenía que irme a las 9, me dí prisa en recoger mi equipaje y volé de vuelta a casa. Expresó que deseaba verme en Los Angeles. Así pues, entrenamos juntos más tarde en Los Angeles. Entonces él volvió a Hong Kong y comenzó a filmar. Varios meses después de venir a Hong Kong, me llamó con la esperanza de que pudiéramos filmar juntos. Nunca he estado en Hong Kong, por lo que me apetecía venir y echar un vistazo”.

Entonces Lau preguntó: “¿Qué piensas de Bruce Lee?”.
Norris echó una mirada a Bruce y luego dijo: “Es un hombre encantador, un hombre bien educado”. Norris hizo una pausa y luego dijo de manera más solemne: “Además, entre todas las personas que he conocido, él es el mejor. Sus artes marciales principalmente ponen énfasis en el uso de sus dos manos y sus piernas. Desde que entrenamos juntos su interés en la patada en giro y la patada hacia atrás ha comenzado a desarrollarse. Pronto la ha aprendido y puede patear tan bien como los demás. Cuando encuentra el tipo de arte marcial que le gusta, lo aprenderá a cualquier costa hasta que pueda dominarlo completamente”.

Durante la entrevista el público tuvo la oportunidad no sólo de escuchar a Bruce, sino también de verle realizar diversas técnicas de pierna contra el guante focus, sujeto por Norris. El público estuvo encantado durante la aproximadamente media hora que estuvieron en antena.

El programa tuvo como consecuencia no sólo la publicidad deseada (“El Furor del Dragón” superó en recaudación a las anteriores películas de Bruce Lee, convirtiéndose así en el mayor éxito de taquilla de la historia en Hong Kong), sino que también provocó reacciones adversas. Bruce fue desafiado por medio de un artículo en la revista china de Kung Fu “Chivalrous World” (Mundo Caballeroso), por haber desprestigiado las artes marciales chinas, pero prefirió ignorar el asunto, por lo que el desafiador, un hombre de 26 años llamado Lou Bak-chuen, dirigió sus desafíos contra Chuck Norris y Bob Wall por medio de un nuevo artículo en la misma revista; desafío al que también hicieron caso omiso. Sin embargo, estos esfuerzos sí produjeron su fruto, puesto que Lou Bak-chuen fue contratado por la compañía Man Ngai Film para protagonizar una película titulada “Tiger Boxing”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s